Luis Digiano – Blanca López

Un sitio para reencontrarte con lo que más te gusta

MURIO EL CANTOR POPULAR SURERO ALBERTO MERLO

A la edad de 81 años falleció el cantor y guitarrista popular Alberto Merlo, uno de los cultores máximos de la milonga surera y con su partida deja un vacío dentro del género.

Tal su deseo, los restos de Don Alberto quien desde hace varios años la venía peleando con el Alzheimer, descansarán a partir de mañana en el campo donde había nacido hace 81 años en Colonia Bossi, Santa Fe.

Una palabra calificada para despedirlo es la del cantor y autor sureño Omar Moreno Palacios, quien consternado por la noticia, manifestó que “lo conocí a Alberto allá por el año 63 en la peña de Fanny. Un hombre santafesino que pisó con dignidad la bandera del canto surero y hemos pasado horas hablando de los cantores y autores en distintas ocasiones”.

“Osvaldo Andino Alvarez con quien hicimos alguna vez el programa de televisión las `Historias de No Se Donde`, fue el que lo bautizó el Señor del Sur” y gracias a Don Alberto pude cantar enla Casadel Folclore de Mar del Plata”, agregó.

“Allá por el 2010 -acotó- había pensado en hacerle un homenaje a Alberto, algo sólido y se me ocurrió hablar con Aníbal Fernández (actual senador nacional) y él consiguió el Salón Blanco dela Casade Gobierno, le hicimos un tributo, estuvo presente y quedó gente afuera. Hoy me alegro de que se haya hecho realidad”.

“Antes de partir para Cosquín -comentó- hablé con su mujer Coca quien me informó que no estaba bien y que no había vuelta, pero siempre uno tiene una esperanza, que hoy se nos terminó”.

“Dicen los africanos: `la muerte es una fatalidad que llega de improviso y nadie puede deshacerse de ella. El hombre esta imposibilitado de erradicarla de su vida”, comentó.

Y para finalizar la charla en su recuerdo, el autor de piezas como “Provincia de Buenos Aires” y “Nadie me dijo nada”, afirmño que “un barco parte del puerto y de este lado hay mucha tristeza y lágrimas hasta que el barco se pierde de vista, pero del otro lado cuando se lo empieza a avistar hay lágrimas pero de alegría, ojalá Alberto reciba eso”.

En su trayectoria de 50 años de carrera, fue autor de reconocidas piezas del cancionero popular fogonero como “La Vueltade Obligado” -una de sus máximas obras-, “Cuando la tarde agoniza”, “Noche y camino”, “Pa`Dolores” y “Rincon de López”, junto a su versión personal del clásico de Atahualpa Yupanqui, “Milonga del peón de campo”.

En su haber tiene sus recordados discos: “Semblanza sureña”, “De la brasa a un costao”, “El lunar de mi tropilla”, “Me gusta cantar y canto”, “Renovando éxitos”, “Deja que silben los vientos”, “La Vueltade Obligado”, “Pa` mi la cosa es ansi”, “Aquí canta un argentino”, “Al galope por el llano”, “Galopando sin apuro”, “Le canto al sur”, “Paisano” y “El señor del sur”.

Participó además de una serie de álbumes titulados “Canto surero”, que compartió junto a los recordados Argentino Luna y Suma Paz y Víctor Velázquez y otro “Jineteando”, con el inolvidable conductor Miguel Franco, responsable del programa radial de los `60, “Un alto en la huella”.

El joven cantor Germán Montes oriundo de la localidad bonaerense de Nahuel Rucá también recordó la figura de Merlo al decir que “se nos fue una eminencia del canto popular, un gran referente de la música del sur de la provincia de Buenos Aires y una eminencia en su decir”.

“Su don de gente traspasó la frontera del canto y para nosotros los que venimos defendiendo también la música del sur, fue un ejemplo no sólo en lo musical, sino en lo personal, como un verdadero profesional por su prolijidad arriba de un escenario”, dijo.

“Mi mayor recuerdo -agregó- fue cuando se hacían los encuentros de cantores enla Casadel Folclore en Mar del Plata y él era jurado y tuvo unas palabras de aliento para mi canto y en especial me dejó las enseñanzas en el trato amable con la gente y con los colegas”.

Otro de los cantores populares cultores del canto criollo, José Ceña, bonarense de nacimiento, pero quien pasó buena parte de su infancia en el pueblito del sur cordobés Saira, expresó que “es una perdida muy grande porque son estas piezas del arte que no tienen reemplazo, únicas, que nos han dejado un camino a todos los que creemos en el canto criollo”.

“Hace un rato cuando me enteré de la noticia de su partida me quedé reflexionando sobre su tema `Estación de vía muerta`, donde Don Alberto pone la observación y el manifiesto en la emergencia que vivió el país cuando se vaciaron los ferrocarriles y pueblos enteros del interior pasaron a ser fantasmas, eso me conmueve”, concluyó.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10/04/2012 por en ANDO POR LA HUELLA.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 376 seguidores

%d personas les gusta esto: