El Eternauta, la gran apuesta argenta de #CheNetflix

Con 9 años en nuestro país, Netflix es el resultado de la idea de un profesor de matemática, que comenzó en 1997 a alquilar DVDs por mail. Diez años más tarde, Reed Hastings reforzaría la apuesta con streaming conformando la alianza entre Inteligencia Artificial y el entretenimiento.

Enamorado de nuestro país desde que lo eligió para elaborar un duelo, Hastings desarrolló una nueva manera de ver cine y series, con un algoritmo que ofrece lo que supone que le va a gustar a la gente, y hacerle más fácil encontrar lo que quiere ver. Sin avisos, sin noticias y sin deportes, Netflix se enfoca en los consumidores.

Durante CheNetflix, el evento que celebra el talento Argentino, Netflix reforzó su compromiso con el país al anunciar que sumará nuevas producciones originales de varios géneros que incluyen series, películas y documentales: El eternauta, El cuaderno de María, Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada, Cielo grande y la tercera temporada de Go! Vive a tu manera. Además, se confirmaron fechas de estreno para La corazonada, Casi feliz y Fangio, el hombre que domaba las máquinas. Todo esto se suma al lanzamiento de Puerta 7 este viernes 21 de febrero y a la ya anunciada El reino que inició rodaje este mes.

“Argentina es un país rico en creatividad frente y detrás de las cámaras, con actrices como Dolores Fonzi y Mercedes Morán, y actores de la talla de Diego Peretti, Joaquín Furriel y Rodrigo de la Serna, guionistas como Claudia Piñeiro y Florencia Etcheves, y directores como Marcelo Piñeyro y Adrián Caetano, de los cuales hemos aprendido mucho en estos últimos años y que representan la diversidad cultural de este país. Creemos en el poder de las historias para mostrar esta realidad y crear contenido local, en idioma local, con creadores locales. Queremos continuar siendo parte de esa historia y contribuir a que cada vez más argentinos sigan triunfando en todo el mundo a través de Netflix”, dijo Reed Hastings, CEO de Netflix.

Durante el evento, Francisco Ramos, responsable de la empresa en Argentina conversó con los guionistas Martín Zimmerman (Puerta 7), Florencia Etcheves (Corazonada) y Claudia Piñeiro (El reino); mientras que Sebastián Wainraich (Casi Feliz), lo hizo con los actores Balthazar Murillo (Apache), Dolores Fonzi (Puerta 7) y Rodrigo de la Serna (La Casa de Papel).

Netflix llegó a Argentina en el 2011 y desde entonces ha colaborado con talentosos y reconocidos creadores locales – ya sea a través de acuerdos de licencia o con coproducciones y producciones originales – para lograr que sus historias sean expuestas a todo el mundo. Además de ser una plataforma de difusión para el talento argentino, Netflix también ha rodado varias producciones locales e internacionales que se realizaron en el país: ya sea en Buenos Aires, Fuerte Apache, hasta Ushuaia, Cataratas de Iguazú, Patagonia y Córdoba. Diversos títulos – de drama, comedia, musical, entre otros – han sido producidos en Argentina, como Edha, Apache: la vida de Carlos Tevez, No hay tiempo para la vergüenza, Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía, Go! Vive a tu manera, Los dos Papas, Boca Juniors: La pretemporada y especiales de comedia de Sebastián Wainraich, Malena Pichot, Fernando Sanjiao y Agustín Aristarán Radagast, entre otros.

Además se anunciaron la nuevas producciones:

*El eternauta (serie) – versión contemporánea basada en la novela gráfica homónima de Héctor Germán Oesterheld, esta historia de ciencia ficción muestra a un grupo de personas luchando contra una invasión extraterrestre. Después de que una tormenta de nieve tóxica matara a millones, Juan Salvo y un grupo de sobrevivientes luchan contra una serie de alienígenas que son controlados por una fuerza invisible. La produce K&S, dirige Bruno Stagnaro y cuenta con la participación de Martín Oesterheld como consultor.

*Cielo grande (serie) – esta gran producción musical trata de un grupo de adolescentes que trabajan para salvar a un centro de ski. Cielo reúne recuerdos de la infancia, secretos familiares, nuevas amistades y romances. Dirigida por Mauro Scandolari, escrita por Jorge Edelstein y producida por Pablo Ferreiro.

*Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada (película documental) – es la historia de Guillermo Vilas, leyenda del tenis, que durante más de 40 años reclamó por la revisión de los rankings para ser reconocido número 1 del mundo. Es también la historia de un periodista deportivo, Eduardo Puppo, quien haciendo propia la lucha de Vilas, emprendió una cruzada durante más de 10 años contra una de las más grandes corporaciones deportivas para demostrar que efectivamente había sido injustamente desplazado de la cima del tenis mundial. El trabajo del periodista nos adentra en una investigación que revisa todos los resultados que conformaron los rankings del tenis masculino mundial entre 1973 y 1978.

*El cuaderno de María (película) – al enfrentarse a una enfermedad terminal, María Marie Vázquez (Valeria Bertuccelli) decide enfocarse en que su hijo de 2 años la recuerde. Su optimismo y sentido del humor sarcástico se ven a través de lo que escribe para su hijo. Inspirada en la historia real del libro El Cuaderno de Nippur, la película está producida por Pampa Films, dirigida por Carlos Sorín y protagonizada por Valeria Bertucelli (La reina del miedo, Un novio para mi mujer), Esteban Lamothe (El marginal, El estudiante), Malena Pichot (Cualca, Malena Pichot: Estupidez compleja) y Mauricio Dayub (Quiero vivir a tu lado, El espejo de los otros).

*Go! Vive a tu manera – nueva temporada 3 (serie) – En esta nueva temporada, Mía cambió diametralmente. Ahora vive con Ramiro y debe convivir con Lupe y Álvaro, lo que genera situaciones divertidas y nuevos conflictos. Pero también a la vida de Mía llega su abuela Ana, una prestigiosa fotógrafa que viene a llenar sus días de alegría y amor.

Lo Que Se Viene:

*La corazonada (película) – estreno el 28 de mayo de 2020. Precuela de Perdida y basada en la novela La virgen en tus ojos de Florencia Etcheves; cuenta la historia de Manuela Pelari, Pipa (Luisana Lopilato), quien empieza su carrera como policía luego de salir de la academia. Junto con Francisco Juanez (Joaquín Furriel), controversial inspector de la división de homicidios, tiene que resolver el violento asesinato de una chica de 19 años que tiene como principal sospechosa a la mejor amiga de la víctima. Dirigida por Alejandro Montiel, el elenco también incluye a Rafael Ferro, Maite Lanata, Juan Guilera, Abel Ayala, Sebastián Mogordoy, Delfina Chaves, Marita Ballesteros, entre otros; producida por FAM Contenidos, Corinthian y Cindy Teperman SRL, está escrita por Alejandro Montiel, Mili Roque Pitt y Florencia Etcheves.

*Casi feliz (serie) – estrena el 1 de mayo de 2020. Casi feliz es una serie de comedia semi biográfica en la que el comediante y personalidad de radio Sebastián Wainraich, navega los obstáculos de su vida adulta. Entre una relación complicada con el amor de su vida (su ex-esposa) interpretada por Natalie Pérez, y una lista larga de inseguridades, simplemente no consigue encontrar la felicidad en su vida casi perfecta. Cuenta con apariciones especiales de Juan Minujín, Carla Peterson, Julieta Díaz y Adrián Suar, entre otros. La serie es producida por HC Films y Tiger House, creada por Hernán Guerschuny y Wainraich, dirigida por Guerschuny y escrita por Wainraich.

*Fangio, el hombre que domaba las máquinas (película documental) – estreno el 20 de marzo de 2020. Basado en un estudio realizado en el 2016 por la Universidad de Sheffield que determinó que Juan Manuel Fangio es el mejor piloto de F1 de la historia, Fangio, el hombre que domaba a las máquinas busca meterse dentro de la mente del mito a lo largo de su carrera y vida personal para comprender que lo llevaba a él y otros pilotos a arriesgar sus vidas corriendo en autos que volaban a las mismas velocidades que los de hoy, pero con mínimas precauciones de seguridad y en donde muchos de ellos no sobreviven hasta el final de la temporada.

Jairo, Los Nocheros y Los 4 de Córdoba entre emociones y premios

Cosquín, (por enviado especial Luis Digiano).- Fue una novena luna coscoína que tuvo todos los condimentos para ser la última gran noche festivalera del 2020, aún cuando quede todavía la yapa del lunes. En ella se unieron distintas expresiones valiosas del canto popular como Jairo y sus 50 años de carrera, el espectáculo “Sureras”, el regreso a escena de grandes exponentes como Enrique Espinosa, Carlos Di Fulvio, Pocho Sosa, y nadie más y nadie menos que Luis Landriscina, junto a las esperadas premiaciones.

Para completar la fiesta se le sumaron las presentaciones de Por Siempre Tucu, Los 4 de Córdoba, el cierre como broche de oro de Los Nocheros y los tributos y grandes homenajes: a Juan Carlos Saravia, post mortem con la entrega por primera vez en el marco del festival, del Camin Cosquin Legendario, la presencia de los conductores que pasaron por el escenario Atahualpa Yupanqui, con los familiares de Julio Maharbiz, Carlos Franco y Miguel Angel Gutiérrez, más Marcelo Iribarne, Maia Sasovsky, Marcelo Simón, Rony Vargas, los coscoínos Mabel Lema, Fabián Palacios, entre otros.

Ya en el comienzo de la velada fue Jairo quien abrió el juego con un repertorio repleto de climas recorriendo sus 50 años de trayectoria. Por eso es que entonó con su sapiencia y excelente voz, composiciones como “Chacarera de las piedras”, “La pobrecita” (con una emotiva parte a capella) en tributo a Don Ata, la “Milonga del Trovador”, dedicada a la memoria del genial Astor Piazzolla y temas como “Carpintería José”, “Los enamorados”, “Balacera” y “Ferroviario”, para recordar al gran poeta irrepetible Daniel Salzano.

Le brindó un sentido homenaje al recientemente fallecido Rafael Amor con “No me llames extranjero”, y el final llegó con una nueva versión de “Antiguo dueño de las flechas (Indio Toba)”, con el agregado durante concierto del exquisito aporte de Minino Garay, que se sumó a una efectiva banda que comanda el maestro Guillermo Cardozo Ocampo en teclados, Dhani Ferron en bajo y Yaco González, su hijo en percusión y arreglos.

Seguidamente y sin pausas el emblemático escenario se llenó de música de la provincia de Buenos Aires con las “Sureras”, que reúne a las payadoras Marta Suint, Susana Repetto y Mariela Acevedo de Uruguay, junto a las cantoras Lucía Ceresani y Karen Arranz. Entre las décimas surgieron temas como “Llenar de coplas el campo”, en tributo a Don Alberto Merlo quien hubiese cumplido 89 años, “Las carretas”, “Huellas de los pelajes” y “De la huella larga”, convirtiendo la bulliciosa plaza en un templo del folklore.

Promediando la noche llegó el turno de los grandes cantores populares como el caso de Enrique Espinosa, de 83 años “el cantor de las cosas nuestras”, quien recibió el Camin Cosquín a la trayectoria y le regaló al público “Las chapecas”, “Si tu supieras”, “Déjame estar”, “Provincia de San Luis”, “Tú” y “Horizonte de octubre”, con un interesante grupo de guitarras cuyanas como acompañantes.

Desde Tulumba llegó Don Carlos Di Fulvio secundado por el joven guitarrista Pablo Alessia, quien se lució  con una selección de gatos instrumental, para interpretar sus clásicos más memorables: “Cerro salamanca”, “Vientre de cabra”,  y las pedidas “Guitarrero” y “Campo afuera”.

Desde Córdoba nos fuimos a Cuyo de la mano del cantor Pocho Sosa, junto al Dúo Palma Sandoval, para dejarnos ese sabor de la tonada y la cueca mendocina con “Mendoza quédate niña”, “Cuyo es amor”, “Calle angosta”, “El duende del vino”, “Tonada de otoño”, “Fuego en Anymaná”, y el bis con “Los ejes de mi carreta”, y su recuerdo en imágenes para la inolvidable Mercedes Sosa.

Otro de los momentos memorables de la noche fue la llegada a escena del gran cuentista y decidor Luis Landriscina, quien deleitó al público con dos cuentos y recibió en manos del jefe comunal Gabriel Musso la Guarda de Cosquín, recordando su primera llegada al valle de Punilla con la delegación del Chaco.

Siguiendo con los clásicos fue el momento de Por Siempre Tucu, con Coco Martos y Roberto Pérez, junto al grupo Yuchán, entonando “Nostalgias tucumanas”, “No quisiera quererte”, “Mujer niña y amiga” con el cantor tucumano Héctor Saleme, “Pescador y guitarrero”, “Zamba de amo y mar”, “Nada tengo de tí”, “Anoche no dormí”, acompañado por el entusiasta público, y “Luna tucumana”.

Los 4 de Córdoba también deleitaron con la experiencia de más de 50 años eligiendo en el repertorio “Mama vieja”, “Que nadie sepa mi sufrir”, “Zamba para olvidar”, “Amándote”, “Soy cordobés, sí señor”, “La vida va” y “La Oma”, pero la frutilla del postre fue homenajear la memoria del querido gordo Juan Carlos Saravia junto a sus hijos Facundo, Santiago y Carolina, y Los Nocheros cantando “La nochera”.

En el final de la velada de la Noche de los Adioses, “de los pañuelos” como decía el Negro Gutiérrez, llegaron Los Nocheros, quienes no sólo mostraron sus temas nuevos como “Si me dices que sí”, “Sol nocturno”, “La guitarreada”, “Soy de Salta”  y “Que pisen mis huellas”, sino también los reconocidos “Sin principio ni final”, “Tómame”, “Soy como soy”, “Canto nochero”, “Canción del adiós”, “Roja boca”, “No saber de tí”, “Vuela una lágrima”, “Materia pendiente”, “La yapa”, “Chacarera del rancho” y, como es habitual en sus cierres, el himno de zamba carpera “La cerrillana”.

La lista de premiaciones fue la siguiente

Destacado de Espectáculo Callejero: Los Videla

Menciones a Abuelo Algarrobo, Puelchanas, Franco Coria.

Destacado de la peña oficial 2020: Los de Minetti

Mención especial Sadaic: Cuarteto Karé

Revelación del Pre Cosquín: Picahuesos Malambo

Consagración del festival: Adrián Maggi, más que merecido como artista y como estímulo para el canto surero.

Feria de Artesanías Augusto Cortázar: Ana María Flores, de Catamarca en el rubro hilados, y Víctor Nicomella, de Lanús, provincia de Buenos Aires en el rubro joyería.

 

Destacada noche de maestros con Raúl Barboza, Néstor Garnica y el Dúo Coplanacu

Cosquín, (por enviado especial Luis Digiano).- Noche de maestros en la octava luna coscoina con las actuaciones del acordeonista Raúl Barboza, el violín sachero de Néstor Garnica, el canto bien criollo y popular del Dúo Coplanacu, y la personalidad del Dúo Orellana-Lucca. Pero también se sumaron a este concepto el espectáculo “Las damas del río” y el festejo de los 100 años de Chabuca Granda.
Luego del grito de Aquí Cosquín, la arenga y el “Himno a Cosquín” por parte del Ballet Camin, el maestro Raúl Barboza, secundado por el guitarrista Nardo González y el percusionista Cacho Bernal, brindó un set de chamamé tradicional, mixturado con sus grandes creaciones de tono bien vanguardista. Temas como “Palmera azul”, “Merceditas”, “Km 11”, “Baile el duende”, “Alma guaraní”, “Camino a 3 palmas”, y el infaltable y requerido “Tren Expreso” se sucedieron, para luego dar paso al jefe comunal Gabriel Musso, quien le entregó el Camin de Oro a la trayectoria, más que merecido por su extensa, coherente y premiada labor artistica.

De la música del litoral nos fuimos a la chacarera del violín sachero de Néstor Garnica quien seleccionó climas en el concierto nivelando los momentos con “Desnudo y viejo”, la “Milonga de mis amores”, la zamba “Después de tantos años”, “Amapola” y “Verano” de Vivaldi, acompañado por el Ensamble de Cuerdas de la Orquesta Sinfónica de Córdoba, para luego terminar a todo baile con “La Ñan Arcas” y el gato “La negra”.

Roberto Cantos-Julio Paz, el Dúo Coplanacu cumpliendo sus 35 años de carrera, demostraron nuevamente su folklore bien criollito de la mano de composiciones de la talla de “De la banda a Santiago”, “Pelusita de Totora”, “Alma challuera”, le brindaron su espacio al cantor Miguel Figueroa y su grupo Amanecer Campero, y también presentaron al cantautor boliviano Manuel Monroy Chazarreta. Culminaron su actuación con “Camino a Telares” y “La algarrobera”, cuando todavía les restaba cuatro piezas para finalizar su concierto. Una verdadera injusticia para un dúo que siempre lo deja todo en Cosquín y son protagonistas indiscutidos de los festivales del país.

A los santiagueños de Orellana-Lucca les tocó el turno de cerrar la octava luna y lo aprovecharon al máximo mezclando temas nuevos, con clásicos de su carrera y con Patricia Herrera como invitada.
Por espacio de poco más de una hora de concierto, el dúo interpretó: “Chacarera del patio”, “La luna”, “Quemadito por el sol”, “Chacarera santiagueña”, “Por esas cosas”, “La ñaupa ñaupa”, “Sólo tus ojos”, “Desde mi corazón”, “Mi barrio 8 de abril”, “Mi tierra sigue latiendo” “El cosechero”, “La voz del que se ha ido”, “Para alegrarte la vida” y el bis con “Siestas andadas”.

El trío conformado por Mery Murúa, Juan Iñaki y Paola Bernal protagonizaron el recital de tributo a los 100 años de la gran Chabuca Granda, con un repertorio acertadamente elegido con grandes hitos de su cancionero como “La Flor de la canela”, “Cardo a ceniza”, “José Antonio”, “Puente de los suspiros”, “El surco” y “Fina estampa”, con el agregado junto a su banda de los vientos del Mono Izarrualde y el baile de Isamara Zerbini.

Otro de los grandes momentos de la penúltima luna coscoína fue el espectáculo “Las damas del río”, protagonizado por Patricia Gómez, Gisela Ribeiro, Natalia Pérez y Ana Luz Blanco, quienes le rindieron homenaje a las cultoras de la música del litoral como Jovita Díaz, Ofelia Leiva, Ramona Galarza, María Ofelia y Teresa Parodi, entre otras con emblemáticas composiciones: “Canto isleño”, “Lucía de arena”, “Posadeña linda”, “Nocturno taragüi”, “El país del interior”, “Sumale una canción”, “A mi Corrientes Porá” y “El cosechero”, ante el aplauso cerrado del público.

El grupo vocal Cuarteto Karé junto al cantor jujeño Bruno Arias mostraron un parejo y efectivo concierto en el que recordaron a Los Nocheros de Anta con la zamba” “La abuela de Anta”; luego invitaron al poeta y cantautor riojano Pancho Cabral para su tema “Coplas atadas en chala”, tema ganador del Festival de la Canción Sadaic 1997; Nahuel Porcel Peralta para “Pájaro de rodillas ” de Alfredo Zitarrosa; Sebastián Farías Gomez, del grupo La Fortunata, con el “El Huaychito”, primer gran éxito de Los Huanca Hua; y finalmente entonaron “La 11 y 1” una atractiva pieza que reúne 11 zambas en una canción y para el bis, “Fuego en Anymaná”, para brindarle fuerzas a César Isella, autor de la misma junto a Armando Tejada Gómez, quien se encuentra en un complicado momento de salud.

Completaron la velada en Postales de provincia Río Negro, en donde se destacó la cantora Romina Pino, y San Juan con un magnífico cuadro de canto y danza bajo la conducción del gran cantor cuyano Gustavo Troncoso.Poly Argañaraz, destacado de la peña oficial 2019, entonó un compilado de zambas de su tierra tucumana: “A Tucumán he vuelto”, “La tempranera”, “Coplitas pa’ mi aguatera” y “De Simoca”.

También tuvieron su espacio los ganadores del Pre Cosquín en Pareja de Baile Estilizada Passoni-Forli, de la sede de Santo Tomé. Párrafo aparte para la memorable actuación del grupo Picahueso Malambo, de la sede de Junín dentro del rubro Conjunto de Malambo. Si bien muchos no le tenían fe a la noche de sábado en cuanto al público, la Plaza Próspero Molina llegó a estar cubierta en un 80 por ciento.

Histórico encuentro musical entre Jorge Rojas y Abel Pintos

Cosquín, (por Luis Digiano enviado especial).- El encuentro musical entre Jorge Rojas y Abel Pintos en la séptima luna de la 60° edición del Festival de Cosquín fue el hecho histórico que quedará reflejado en la historia de la cultura popular en una velada que tuvo, además, como protagonistas a la unión de Canto 4-Guitarreros, la vanguardia de Horacio Banegas, y la versatilidad de la música del pianista y cantante Román Ramonda.

Ya las emociones iban a comenzar desde el inicio de la velada luego del grito de Aquí Cosquín, a cargo de Claudio Júarez, la arenga y el Himno a Cosquín por parte del Ballet Camin, con la llegada a escena del cantautor y músico santiagueño Horacio Banegas. Al frente de un poderoso trío que componen sus hijos Hana en guitarra, Cristian el Mono Banegas en bajo, y Franco Giacovo en batería, brindaron una lección de chacarera santiagueña de avanzada provocando el pogo sachero.

Temas como “Florcita busca”, “Semillitas”, “Mi origen y mi lugar”, “Huayno de mi infancia”, “Sueño de amor”, “Nostalgias campesinas”, “El color de la chacarera”,”Mensaje de chacarera”, un tributo a la memoria de Jacinto Piedra con “Canción del quenero” y el bis “Hermano Kakuy”, pasaron, para culminar una actuación memorable y con un sonido impecable de este reconocido artista de la vanguardia folklórica, que nunca deja de lado las tradiciones.

Sin dudas que hablar de Jorge Rojas en materia de espectáculo es decir que trae a los festivales la misma puesta que en el teatro, por lo tanto por espacio de la hora y media que duró su concierto la Plaza Próspero Molina se convirtió en un templo con alrededor de 15 mil personas coreando, cantando bailando con sus temas.

Al frente de su poderosa y efectiva banda Rojas fue marcando los climas con composiciones nuevas como “Mi cantar”, “Lo que el tiempo me enseñó”, “Viaje”, “A todo corazón”, “Sin atadura”, “Guitarra compañera”, y le dio un lugar al muy buen cantante santafesino Efraín Colombo para la composición “Lo que soy”, y a la local Victoria Alfonsina, que forma parte de su agrupación.

Seguidamente, y en comunión permanente con su público, le regaló a su público aquellas composiciones que, como bien explicó, “son las más viejitas que, a veces quedan guardadas en un cajón”, y así entonó: “El secreto de tu vida”, “La vida”, “Todo puede ser”, “Otra pena” enganchada con “No te vayas carnaval”, y “Vuelvo” para marcar el final de su recital.

Pero no fue así… porque la banda comenzó con los acordes de “No saber de tí” y de un costado del escenario apareció abrazado con Abel Pintos para lograr el encuentro musical que quedará en la historia del Festival Mayor del Folklore y el canto popular.

Juntos, con miradas de admiración mutua, cantaron para los aplausos cerrados de su gente, “La llave”, con el recuerdo de Atahualpa Yupanqui en un nuevo aniversario de su cumpleaños, y así entonaron “Piedra y camino”, “Para cantar he nacido”, y la despedida, con todo el mundo bailando “Al son de la vida”.

“Canta Salta” fue el nombre del memorable espectáculo que brindaron las  agrupaciones Canto 4 y Guitarrero, con un inicio de sentidas bagualas y vidalas, para continuar con clásicos temas como las zambas “Carpas de Salta”, “La Cerrillana”, compartiendo temas de ambas formaciones como “Recuerdo salteño”, “Canto guitarrero”, “Zamba para olvidar”, “Zamba del cantor enamorado”, “La taleñita”, “A Monteros”, el tributo a la memoria de Juan Carlos Saravia con el himno chalchalero “Jamás”, y el final con “Cariñito” en un ambiente de guitarreada salteña.

El pianista, cantante y multinstrumentista pampeano Román Ramonda brindó un show típico de la música del mundo con una selección de piezas del estilo de “Lluvia de estrellas”, “Czardas de Monti”, “Tanguera”, “Nocturna”, “Brasileninho”, “Cómo te voy a olvidar”, y un sentido homenaje al gran Alberto Cortez con “Castillos en el aire”.

Ya para el final de la séptima velada en el valle de Punilla Abel Pintos volvió a mostrar su perfomance de cada concierto con un medido y ajustado recital con temas nuevos y clásicos de su extenso, y variado repertorio.

De esa forma y con un clima de fiesta por espacio de dos horas de actuación, que finalizó a las 4.45 de la madrugada, Abel interpretó “Te juro que no”, “Cien años”, “Como te extraño”. Estrenó “Quiero cantar”, que formará parte de su próximo álbum, “Pájaro cantor”, “Asuntos pendientes”, “Cactus”, en tributo a Gustavo Cerati, “Yo estuve aquí”, “No me olvides”, “Cuántas veces”, “Como te quiero”, “Motivos”, “De sólo vivir”, “El Alcatraz”, “Revolución”, “Tu voz”, y “A-Dios”, llenando de climas los distintos momentos de su destacado show. Además le dio lugar al intérprete Sebastián Darín.

En lugar de otro bis, Abel se despidió con sus músicos, una agrupación en la que se destacan su director musical Marcelo Predacino y Ariel Pintos, abrazados y sonando el tema “Pensar en nada”, en la voz en off de León Gieco.

Participaron también en la séptima luna el chaqueño Coco Gómez y su chacarera del monte, la personal y particular forma musical de Rivera Folk con interesantes creaciones como “El gato del chupao” y “Altamar”; Roxana Carabajal y su chacarera santiagueña protagonizando su “Renacer del monte”, en el que incluyó un tributo al bailarín de los montes Juan Saavedra, y el crédito coscoíno Gabriel Macias, quien interpretó un repertorio del que se destacaron composiciones como “Mi mariposa triste”, “Naturalmente cantor”, “Conjuro” y “Memorias de una vieja canción”.

 

Cosquín, noche de carnaval norteño

Cosquín, (por enviado especial Luis Digiano).- Los Tekis, con su espectáculo bien carnavalero, Soledad, la calidad interpretativa de Los Nombradores del Alba (Facundo Toro, Nacho y Daniel), y la propuesta bailable de La Callejera, fueron los destacados de la interesante sexta luna coscoína del Festival de Cosquín, en su 60° edición con una Plaza Próspero Molina colmada.

Luego de la ceremonia del Himno a Cosquín, con un cuadro a cargo de ganadores del Pre, el conjunto de baile Añoranzas de la sede de Merlo, Los Tekis trajeron nuevamente al escenario Atahualpa Yupanqui toda la magia del carnaval de su tierra jujeña con un repertorio con clásicos y nuevas composiciones.

Ya en el inicio, Juanjo, Seba, Walter, Pucho y Mauro interpretaron piezas como  “Pa’l corazón”, “Y que pasó”, “Lejos de tí”, la morenada “El borracho”, Soy jujeño” y “Vivir la vida”. Promediando el concierto le dieron el espacio a sus invitados, el conjunto Jujeños para entonar “Tierra mía”, luego a la prestigiosa armónica de Franco Luciani para “Te pido en agosto” con la imagen en la pantalla de Luciano Pereyra, entonaron “Hasta el otro carnaval” junto a Maxi Gil, y Nico Tuchi fue parte de “Humahuaqueño”. Para finalizar se sucedieron “Soy soltero”, “Vienes y te vas” y, la repetición de “Tierra mía” con todos los músicos juntos.

Soledad trajo en esta oportunidad a Cosquín su nuevo espectáculo poblado de temas recientes, en un recital de más de dos horas de duración que, por un razón de atraso en la grilla, terminó pasadas las cuatro de la madrugada.
Luego de una introducción rapeada, La Sole, con impecable trajecito blanco y top rosa, interpretó sentidas piezas de su nuevo repertorio: “Fiesta en el sur”, “La gringa”, “Parte de mí”, “Abuela Emilia” y “Vivir es hoy”. Luego, con la gente de pie acompañando su presentación, continuó con distintos mix de zambas, chacareras, zambas carperas, gatos y huaynos en la parte más folklórica, destacándose versiones de “Zamba de usted”, “Somos nosotros”, “La olvidada”, “Gato de la fiesta”, “Llorando se fue”, y en la parte de valses y cumbias, “Que nadie sepa mi sufrir” y “Como te voy a olvidar”.
Los infaltables bises tuvieron al bailable “Chingui Chingui” y la inolvidable zamba “Volveré” para el aplauso final.

El toque emotivo de la velada lo pusieron Los Nombradores del Alba, conjunto integrado por Facundo Toro, Nacho y Daniel), quienes recordaron a sus padres en formaciones como Los Nombradores y Los Cantores del Alba, pero con su marcada personalidad y excelentes voces.
“Nono Luiggi”, “Chacarera del rancho”, “La muerte del carnaval”, “El corazón y la voz”, y el toque mexicano con “La parranda larga”, precedieron al toque romántico con una selección de bailecitos. Una de las sorpresas fue la intervención de Miguel Toro, el menor de la familia, en “Zamba”. El final llegó con “El Antigal”, “Lamento mataco”, donde se destaca la garganta privilegiada de Daniel Campos, y “Zamba para olvidar”.

Liderada por su vocalista y guitarrista Ariel Andrada, La Callejera brindó un espectáculo bien bailable con piezas del litoral como “Hermano de coplas”, “Chaco soy señor”, “Entrerriano y federal”, “A una rosa”, “El regalao”, de Piero y “Soy América”. Hacia el final se sumó Mario Bofill para revivir “Conjunto penas y olvido”. Acto seguido, el jefe comunal Gabriel Musso le entregó el merecido Camin Cosquín a la trayectoria a este compositor que ha pintado como nadie el paisaje del litoral.

La Delegación de Santa Cruz le rindió un sentido tributo a la memoria del recordado Hugo Giménez Agüero con sus Kaani, y la presencia de su esposa Perla y su hija Ana, más cantores de la zona: Hugo Merlo, Los Agüero, Las Voces del Sur y David Andrade.

De Jujuy, la vientista y cantante Micaela Chauque, trajo la música de la Quebrada bien autóctona mixturada con nuevos sonidos.

Otro jujeño presente sobre el Atahualpa Yupanqui fue Bruno Arias con su mensaje militante que se mostró en “Eterna risa”, “La espera”, “El pueblo unido”, “Cosecheros”, “Ave de luz”, “Maimará” y “El mundo”, aunque debería tener en cuenta que la canción de protesta se perdió décadas atrás siendo reemplazada por la canción de propuesta.

El Pre Cosquín también tuvo su momento con el rubro Dúo Vocal con Dúo Folk, de la sede de Junín, pero con un repertorio bien cuyano, donde no hay tonada sin gato y cueca.

Intensa jornada de calidad coscoína

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- En un marco de profunda comunión con el público se desarrolló la 5° luna del Festival Mayor de Folklore en Cosquín. La localidad serrana recibió a Víctor Heredia y Teresa Parodi, Ligia Piro y Susana Rinaldi, La Bruja Salguero y el Homenaje al Chango Nieto, con respeto y admiración.

Dos bises tuvieron que brindar el dúo conformado por Heredia/ Parodi, quienes recorrieron sus grandes éxitos ante un público de pie, que los ovacionó. Así pasaron “Pedro Canoero”, el nuevo tema “Tarumba”, “Sube, sube”, “Esa musiquita”, “Ojos de cielo”, “El otro país”, “Informe de la situación”, “La canción es urgente”, “Como la cigarra” y, para el final, “Razón de vivir”.

A continuación, Susana Rinaldi y Ligia Piro, madre e hija, dieron clase de canto con una selección de clásicos como “Negra María”, “Naranjo en flor”, “Desde el alma”, “Yuyo verde”, y una exquisita versión de “El día que me quieras”, conformando un dúo que se entiende y disfruta del intercambio de matices.

El soplo joven que la mixtura de A La Par Dúo le dio a Opus Cuatro fue muy bienvenido. Además de brindarle un lugar a la pareja, el conjunto logra así renovar su puesta. Se trata de una buena idea que rinde frutos. “La estrella azul”, “Alfonsina y el mar” y “Amarraditos”, se encuentran entre los mejores exponentes del cuadro.

Con un homenaje a Juan Carlos Saravia y al Chaqueño Palavecino pasó “Postales de Provincia: Salta”. Al colorido ballet, y las voces de Los Diableros de Orán y Las Voces de Orán, se sumó la del locutor Rolando Soria, quien hizo gala de su potencia en “Zamba para olvidar”. “Lloraré”, “La taleñita”, y las infaltables “La cerrillana” y “Carpas de Salta”, completaron el agradable paseo por La Linda.

Con su mensaje social y el carnaval del pueblo, La Bruja Salguero desplegó su encanto comenzando con “La Chaya de los Barrios”, para seguir con “Cinco siglos igual”, de esas interpretaciones que quedan para el recuerdo. Su espectáculo se completó con baile y la presencia de Los Arcanos del Desierto,  en un segmento tan vibrante, como el que ya habíamos presenciado en Jesús María.

Los ganadores del Pre Cosquín 2020, en Conjunto Instrumental, Quinto Espacio, de la sede Merlo y Pareja de Baile Tradicional, con Calvet/ Gomina, de la sede Junín, tuvieron también su lugar, rumbo a la Revelación.

Tras ellos subió al escenario del Anfiteatro Atahualpa Yupanqui, José Luis Aguirre, quien estrenó la “Zamba del canal” en el inicio de su set, y luego desplegó temas de su álbum “Chuncano”.

Emotivo fue el momento clave de la jornada: el Homenaje al Chango Nieto, guionado por su hija Carla, secundada por sus hermanos Luna y Hernán, éste poseedor del mismo color vocal de su padre, grata sorpresa para la Plaza.

El Chaqueño Palavecino, Sergio Galleguillo, El Indio Lucio Rojas, Destino San Javier, Daniel Altamirano, Facundo Toro, Mario Álvarez Quiroga, Las Voces de Orán, Los 4 de Córdoba, Por Siempre Tucu, Marina y Hugo Giménez, quien a su vez bailó con la nieta del Chango, fueron los encargados de recordar sus composiciones. Preciosas en el oído de todo amante de nuestra música, “A Monteros”, “Zamba del cantor enamorado”, “Himno de la Amistad”, y otras tantas fueron recorriendo gargantas y recuerdos.

Para el final quedó Riendas Libres, el combo integrado por Peteco Carabajal y sus hijos Homero y Martina Ulrich. Compactos, sacaron al público a bailar, terminando su actuación, además, con temas propios de la cosecha de Peteco, pero sin brillar como han hecho otras veces.