Espanoramas 2019: El mejor cine español se da cita en el Gaumont

A partir de mañana comienza la 5ª edición de Espanoramas Muestra de Cine Español hasta el 27 de este mes, en el Espacio INCAA Cine Gaumont KM 0, Av Rivadavia 1637.

Con entrada más que accesible, de $30.-, la fiesta comienza mañana jueves 21 a las 19,30 con la apertura y la proyección de “Con el viento”, de Meritxel Colell Aparicio, quien estará presente junto a la protagonista del film, Mónica García; además de Maider Oleaga, directora de “Paso al límite”.

La grilla es la siguiente:
Viernes 22 – 19 hs: “Comandante Arian”, de Alba Sotorra
Viernes 22 – 21 hs: “Tiempo después”, de José Luis Cuerda

Sábado 23 – 15 y 17 hs: “Los futbolísimos”, de Miguel Angel Lamata
Sábado 23 – 19 hs: “Paso al límite”, de Maider Oleaga
Sábado 23 – 21 hs: “La llamada”, de Javier Calvo, Javier Ambrossi

Domingo 24 – 19 hs: “Jean François i el sentit de la vida”, de Sergi Portabella
Domingo 24 – 21 hs: “Trinta Lumes”, de Diana Toucedo

Lunes 25 – 19 hs: “Mudar la piel”, de Cristóbal Fernández, Ana Schulz
Lunes 25 – 21 hs: “Trote”, de Xacio Baño

Martes 26 – 19 hs: “El Proxeneta. Paso corto, mala leche”, de Mabel Lozano
Martes 26 – 21 hs: “Un día más con vida”, de Raúl de la Fuente, Damián Nenow

Miércoles 27 – Clausura con “El desentierro”, de Nacho Ruipérez

La Embajada de España y el Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA), el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) de España, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) de Argentina y el Ministerio de Cultura, Ciencia y Tecnología de Argentina presentan junto a AC/E, Instituto Vasco Etxepare, Antonio Banderas Fragrances, Bodega Séptima y Movistar, Espanoramas 2019, Muestra de cine español, que se realizará del jueves 21 al miércoles 27 de este mes, en Espacio INCAA Cine Gaumont Km 0 (Rivadavia 1637).

Sobre la 5ª edición de Espanoramas, según su programador, Fran Gayo: La de 2019 no es una edición cualquiera de Espanoramas, no es un año más (nunca lo es, en realidad), es ésta una edición que responde a un momento convulso y complejo en la realidad internacional, un momento particular que también ha tenido su eco en la realidad española de los últimos 12 meses. Y esto necesariamente marca el perfil de nuestra selección de filmes, de una muestra en la que, de entrada, resulta crucial el peso del cine dirigido por mujeres, no se trata de corrección política ni de ajustar porcentajes, sino de reconocer una evidencia: reflejar el estado actual del cine español pasa necesariamente por subrayar el nombre de Diana Toucedo, Alba Sotorra, Mabel Lozano, Meritxel Colell o Maider Oleaga. El cine español en 2018 ha hablado de ellas y ha sido enunciado por ellas, pero también nos ha dicho cosas sobre la fragilidad de las fronteras y la necesidad de atravesarlas (no sólo las fronteras geográficas, también las de género, las lingüísticas, las creativas o las de pensamiento y creencias) . Ese mismo cine español que ha insistido sobre la historia, la inmediata, la que brota bajo nuestros pies, y también sobre la del pasado reciente y sobre esa Historia pretérita que tendemos siempre a poner en mayúsculas.
El cine español es un cine heterogéneo, rico, reflexivo y que parte de lo local para proyectarse en lo universal (conceptos que si van juntos se potencian y crecen sanos), un cine que se permite dar la sorpresa en las taquillas locales, saltar sin miedo a lo inconmensurable de netflix o viajar sin temblarle el pulso a festivales de clase A como Locarno, San Sebastián, Mar del Plata o Toronto.

-COMANDANTE ARIAN, UNA HISTORIA DE MUJERES, GUERRA Y LIBERTAD. En esta historia sobre la emancipación y la libertad en pleno frente de la guerra de Siria, la comandante Arian guía hacia Kobane a un batallón de mujeres con la misión de liberar a la población que vive bajo el yugo del Daésh (ISIS). Arian, quien siendo muy joven había presenciado el salvaje trato que recibían las víctimas de la violencia sexual, hace todo lo posible para que sus compañeras descubran el verdadero sentido de su lucha: la libertad para la próxima generación de mujeres. Tras convivir durante meses con la comandante y sus tropas, rodando una intimidad sin precedentes en la que se incluyen crudas secuencias de la lenta recuperación de Arian, Sotorra confecciona un fascinante retrato de una mujer embarcada en una misión.

-CON EL VIENTO cuenta la historia de Mónica y su reconciliación con una vida que dejó atrás. Mónica, una bailarina de 47 años, recibe una llamada desde España: su padre está muy enfermo. Tras 20 años, debe volver al remoto pueblo de Burgos en el que nació. Cuando llega, su padre ha muerto. Su madre, con quien apenas ha hablado durante todos estos años, le pide que le ayude a vender la casa familiar. Llega el invierno. El perpetuo silencio, el extremo frío y enfrentarse a la familia serán pruebas duras para Mónica, que se refugiará en lo que mejor conoce: la danza.

-EL DESENTIERRO: La repentina aparición de una mujer de origen albanés en un pueblo costero provoca que Jordi (Michel Noher) decida investigar el pasado de su padre, Pau (Leonardo Sbaraglia), desaparecido hace 20 años y al que todo el mundo daba por muerto. Recién llegado de Argentina, Jordi, asistirá al entierro de un importante Conseller. En el funeral, la misteriosa Vera (Jelena Jovanova) le dará indicios de que conoce la verdad sobre la historia enterrada de su familia. Con la ayuda de su primo Diego (Jan Cornet), emprenderán a contrarreloj la búsqueda de Pau, adentrándose en una trama de asesinos, corruptos y proxenetas.

-EL PROXENETA. PASO CORTO, MALA LECHE está protagonizado y contado en primera persona por Miguel, “El Músico”, un exproxeneta y dueño de algunos de los más importantes macroburdeles de España, condenado y sentenciado a 27 años de cárcel, que ha confesado con pelos y señales cómo ha evolucionado la prostitución en España y en el mundo, y cómo a principios de los años noventa surgió el espeluznante negocio de la trata y se empezó a secuestrar mujeres para someterlas a la prostitución.

-JEAN FRANÇOIS Y EL SENTIDO DE LA VIDA (JEAN-FRANÇOIS I EL SENTIT DE LA VIDA): Francesc, un niño solitario de trece años, descubre en la escuela el libro El mito de Sísifo del filósofo Albert Camus por el que queda fascinado. A partir de este momento decide convertirse en existencialista; se sube el cuello de la chaqueta y se hace llamar Jean-François.
Su nuevo objetivo será ir a París a encontrar a Camus. Lluna, una adolescente que vive el presente, le acompañará en su aventura con una única condición: parar por el camino para reencontrarse con el chico francés con el que tuvo una historia el verano pasado. Juntos emprenden un viaje para, con Camus o sin él, descubrir cuál es el sentido de la vida.

-LA LLAMADA se desarrolla en Segovia en el Campamento cristiano “La Brújula”. Bernarda, una monja recién llegada, quiere salvar el campamento con su canción Viviremos firmes en la fe. La hermana Milagros, una joven con dudas, recuerda lo mucho que le gustaba Presuntos Implicados. Y María y Susana, dos adolescentes castigadas, tienen un grupo que se llama Suma Latina.
Pero desde que Dios se le aparece a María una noche, todo está cambiando. Y es que a Dios le encanta Whitney Houston. Con 5 nominaciones a los Premios Goya 2018, fue ganadora a la Mejor canción original: La llamada, de Leiva

-LOS FUTBOLÍSIMOS. Pakete, Helena y sus compañeros de colegio se meten en todo tipo de aventuras en las que su ingenio y su amistad serán puestos a prueba. Todo para descubrir el misterio que podría acabar con su equipo de fútbol y con la continuidad de la pandilla. ¿Son víctimas de una conspiración o es todo fruto de la casualidad? Ha llegado el momento de hacer un pacto secreto y crear Los Futbolísimos con un objetivo claro: resolver el enigma y poder mantenerse juntos.

-MUDAR LA PIEL: Juan es un mediador que trató de alcanzar la paz entre ETA y el gobierno español. Roberto es un espía de los servicios secretos que se infiltró en su vida durante años. Mudar la piel es la historia de Juan, el padre de la directora, y Roberto, el hombre que le espió. Ambos cultivan una insólita amistad a pesar de la traición. Mudar la piel es también la crónica de la relación de los cineastas con el espía y su dificultad para atrapar su escurridiza identidad.

-PASO AL LÍMITE (MUGA DEITZEN DA PAUSOA) se centra en dos mujeres que se encontrarán en un departamento en San Sebastián, una está viva y es la cineasta, la otra se llama Elvira Zipitria Irastorza, y murió en 1982.
La cineasta descubrirá muy pronto que Elvira abrió la primera escuela vasca clandestina en ese mismo departamento, y la mantuvo durante 30 años, bajo la temible dictadura franquista.
Hizo un enorme esfuerzo para proteger el euskera y la cultura vasca en distintos sectores. Y pese a su trabajo pionero, no se le conoce mucho ni en el País Vasco ni en ningún otro lugar.
La cineasta, asombrada y movida por el ansia de saber más, empieza a investigar para descubrir quien fue esa mujer. La búsqueda no será fácil ya que se encontrará con muchas puertas cerradas.

-TIEMPO DESPUÉS: En 9177, mil años arriba, mil años abajo que tampoco hay que pillarse los dedos con estas minucias, el mundo entero y según algunos autores, el universo tambiénse
Ha visto reducido a un solo Edificio Representativo y a unas afueras cochambrosas habitadas por todos los parados y hambrientos del cosmos. Entre todos estos desgraciados, José María decide que con las dificultades que haya que salvar y mediante la venta en el Edificio Representativo de una riquísima limonada que él manufactura, otro mundo es posible.

-TREINTA ALMAS (TRINTA LUMES): Alba es una niña de doce años con una infinita curiosidad por el final de la vida y cómo no es la muerte lo que nos espera, sino una transformación. Junto con Samuel, su mejor amigo, recorren las casas abandonadas de los pueblos gallegos como O Courel. Juntos comenzarán un viaje de misterio y descubrimiento personal entre la vida y la muerte.

-TROTE. “Hija de”, “Hermana de”; Carme vive en una aldea de las montañas del interior de Galicia junto a su padre Ramón, con el que apenas se comunica, y su madre enferma. Trabaja en una panadería y necesita escapar de ese ambiente opresivo, pero las circunstancias siempre le impidieron dar el paso. Trotar. Huir.

-UN DÍA MÁS CON VIDA es la historia conmovedora del viaje de tres meses que el restigioso reportero Ryszard Kapuscinski realizó a través de una Angola devastada por la guerra, en la que los frentes cambiaban como un caleidoscopio, de un día para otro. Este largometraje de animación con imagen real está basado en el libro de Ryszard Kapuscinski “Un día más con vida”. Premio al mejor guión vasco Festival de San Sebastián (2018) Premio del Público Ciudad de Donostia / San Sebastián.

 

Anuncios

Baradero 2019: Luciano emocionó en la última noche y El Indio Rojas se consagró

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- Emotiva fue la despedida de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, en la que Luciano Pereyra logró una comunión perfecta con su público y el Indio Lucio Rojas obtuvo la merecida Consagración en la fiesta bonaerense.
Como no podía ser de otra manera, la variada grilla contó con los Campedrinos y su particular carisma, la presencia femenina con la excelente voz de Sofia Singh, la simpatía que desplegaron los payadores Emanuel Gabotto y David Tokar, Payana, con su propuesta fiestera, y el tecnicismo del combo tucumano de Las Cuatro Cuerdas
Festejando sus 20 años con el canto, Luciano Pereyra recorrió su amplio repertorio de folklore, baladas y pop latinos cautivando a la gente con “Soy yo”, “Perdóname”, “Chaupi corazón”, “No te puedo olvidar”, “Eres mi vida”, el infaltable “Vestido rojo”, “Tu dolor”, “Y así, así”, “Es mi culpa”, “Como tú” y el broche final con “Porque aún te amo”. Un aplauso aparte para sus seguidoras que poblaron el predio desde temprano brindando un marco más festivalero que otras noches álgidas hasta la madrugada en que se presentaba el artista principal.
Producido por Facundo Toro, “Festivalero”, nombre del último álbum de Campedrinos, consagrados en Baradero 2017, resume su espectáculo. “Juan de la calle”, “La taleñita”, “Don Santiago Ayala, el gran bailarín”, “Pasacalle del amor”, “Festivalero”, “Así se baila en mi pago” y “Puerto Tirol”, que marcó, a puro chamamé, el momento bailable.
En contrapunto, los payadores Emanuel Gabotto y David Tokar conquistaron a la audiencia con sus retrueques en el arte que dominan. Su actuación representó la cuota de reflexión y respeto de la audiencia.
Como si fuera una celebración compartida, Payana, hizo vibrar y bailar, mientras que Las Cuatro Cuerdas impusieron versiones personalísimas de distintos ritmos de “Corazón de lechiguana”, “La algarrobera”, pasando por “Persiana americana, Por una cabeza” y “Quien se ha tomado todo el vino”.
Para los que dicen que no hay voces nuevas, Sofia Singh le hizo un sentido tributo a Mercedes Sosa con “Cuando tenga la tierra” y “La tempranera”, y el talento baraderense, Jonathan Reynoso subió al escenario con “La olvidada” y “Bajo el cielo de Mantilla”.
La velada comenzó, como en días anteriores, con ganadores del Pre Baradero, Néstor Contreras, en el rubro malambo surero y Elizabeth Lema, solista de tango femenino; como así también la ganadora del año anterior, Mariela Desía, la danza de la mano del Ballet Municipal Sixto Palavecino y del Ballet Sembrando Sueños y Desde el Alma.
Uno de los momentos más esperados de la noche fue la entrega de premios con la Consagración del Indio Lucio Rojas y la Revelación para Julio Dante Álvarez, en malambo. La Revelación de la Peña Oficial fue para Los 4 Sotas, y, además hubo una mención del Pre Baradero para Sarita Flores, la Mención del Público, para la actuación de Martín Paz.

Baradero 2019: Una noche en la que el talento peleó contra el ruido

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- En medio de la expectativa de la noche cuartetera propuesta por la tercera velada en la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina, Román Ramonda, Fabricio Rodríguez y Los Pampas brindaron la cuota musical ante un público respetuoso, pero que esperaba el estridente final en el que la música faltó a la cita.
Haciendo un rico recorrido por chacareras, tango, Tchaicovsky y marchas turcas, Román Ramonda marcó climas en su impecable show, tanto al frente de su piano como de su acordeón. El pampeano se llevó, además, las dos distinciones obtenidas el año pasado, mención especial de la Comisión y del Público, recibiendo sendos galardones en el escenario.
Mezclando rock con folklore, Fabricio Rodríguez desgranó “Eterno amor”, una versión muy bien lograda de “Un beso y una flor”, la introducción del Himno Nacional Argentino para darle pie a “Puerto Tirol” con fiesta chamamecera incluida y su sentida composición “Un día a la vez”.
Mención especial Baradero 2018, Los Pampas, revalidaron su premio ante una platea que vibró con su repertorio medido y adecuado a la velada desde su espectáculo “Paisaje de mi tierra”. Se trata de un paseo musical por los grandes creadores del folklore nacional que incluye “La flor azul”, “Sargento Cabral”, “De mi madre”, “Luna carnavalera” y “La algarrobera”, dándole el toque clásico a la calurosa noche de Baradero.
Con “Seminare” en el medio del set, los coscoínos Ceibo hicieron bailar y cantar a la plaza con chacareras y zambas: “Piel morena”, “Cantor de chacareras”, “Soltero y borracho”, “Juan de la calle”, “Jamás”, “Luna tucumana” y “De Alberdi”.
Profetas en su tierra, Mizarez sobresalió con su versión de “Mujer, niña y amiga”, y los Ñaupa Cunan le pusieron toda su juventud y entrega en el comienzo de la velada cuando todavía la gente no había colmado el auditorio.
La sorpresa fue la actuación del cantautor Ramiro Abrevaya con su mixtura de géneros, secundado por el Coro Municipal La Cora, de Baradero, dirigido por el maestro Sebastián Concilio, que lo acompañó en una versión de “Todavía no puedo encontrar lo que estoy buscando” de U2, llamada “Lo que busco”.
Como es habitual el Ballet Municipal Sixto Palavecino le puso color a la apertura del festival, mientras que los Pre Baradero continúan siendo desplazados al primer lugar de la lista cuando menos de 100 personas se encuentran en el predio. Hoy se conocerá la Revelación entre los que se presentaron durante los tres días previos. Ayer fue el turno de Ricardo Miner, en el rubro Solista tango masculino; Irigaray- Madia, pareja de tango tradicional; La Cañada, conjunto folklore tradicional, Colque-Pérez, pareja zamba tradicional; La Clavija, conjunto instrumental, y Agustín Isismendi, solista de folklore.
Para el final, Cenizas, Banda XXI y Jorge “Toro” Quevedo, esperados por el grueso del público, ofrecieron sus combos, olvidables desde el punto de vista musical.

Baradero 2019: Jorge Rojas, el gran protagonista de la velada

Baradero (por Luis Digiano enviado especial).- En gran comunión con su público, Jorge Rojas se convirtió en el gran protagonista de la segunda velada de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019.
“En este festival viví momentos inolvidables primero con Los Nocheros, y luego con mi etapa solista, a lo que le sumo la emoción de anoche al revivir con mis hermanos Lucio y Alfredo, la formación de Los Rojas y festejar la consagración del Indio en Cosquín”, comentó Rojas durante el emotivo concierto.
Poniendo especial énfasis en su más reciente disco “Mi cantar” y secundado, como es habitual, por una compacta banda y puesta en escena, Rojas cautivó nuevamente a su público que volvió a consagrarlo como aquella inolvidable velada de 2006.
De “Mi cantar” entonó, además de la canción que da título al CD, “Olvida que te he amado”, “Como ayer”, el testimonial “Un humano más”, “Sin ataduras”y “Cómo hacer para olvidar”, ambientando el escenario con el acompañamiento de bailarines y videos.
También se dedicó a revivir otras piezas de su extenso repertorio como: “Mía”, “A sacar las penas”, “No te vayas carnaval”, “No saber de tí”, coreadas por sus seguidores, y luego compartió con los baraderenses Mizares, “La yapa”, yéndose  a todo ritmo y con la gente de pie ovacionándolo, tras su versión de “Cómo olvidarla”, de Rodrigo.
Otra de las grandes atracciones de la velada fueron los rosarinos Indios de Ahora consagrándose nuevamente como en aquel recordado 2014. Estrenaron composiciones de su nuevo disco “Ser humano” y mostraron una memorable evolución en la mixtura del folcklore propiamente dicho con el rock y el pop, sin perder la identidad.
Sus versiones de “Cuando tenga la tierra”, “Guitarra dímelo tú”, “Oración del remanso”, se juntaron con “Humanidad”, un fiel reflejo de su álbum, “Cada día” y “Capricho”, en un un recital que terminó con la gente parada y con ganas de más.
El folklore tradicional llegó de la mano del ex Chalchalero, Pancho Figueroa, quien desarrolló un repertorio bien criollo con piezas del estilo de “Luna cautiva”, “Agua y sol del Paraná”, “El mareao”, “A mí me gusta la zamba”, “Sargento Cabral” y el final con “La trasnochada”.
El embrujo violinero de Néstor Garnica revivió su performance en el Atahualpa Yupanqui y en su peña de Cosquín con creaciones como “Chacarera del violín”, “La Sixto Violín”, “Chacarera el rancho”,  cambiando el clima con un toque más lento con “Corazón vuela”.
Una de las grandes sorpresas de esta segunda velada la representaron los salteños Kaymanta, quienes realizaron una exquisita recorrida por zambas carperas y chacareras, secundados por el Ballet Tierra de Güemes. Así fueron pasando “Balderrama”, “Recuerdo salteño”, “Chacarera de un triste”, “Chacarera del rancho” y “Caminos me iré”.
El crédito local, Facundo Misenti estrenó temas de su nuevo disco “Identidad” siendo profeta en su tierra con “Mensaje de chacarera”, “Identidad”, “Chacarera del patio”, “Entre mi vida y la tuya”, “Chacarera pronta” y el bis con “No te vayas carnaval”.
El tango se hizo presente con la exquisita forma de interpretar el dos por cuatro desde el piano de Aquiles Roggero, el recuerdo del Chango Nieto a cargo del Chango Norteño y su hijo Marcos Fuccia, la chacarera santiagueña de Rubén Gummy, el Grupo Ventarrón trajo la música del sur argentino junto al Ballet Neuquén, y además la danza estuvo representada por el Ballet Municipal Sixto Palavecino, y el Ballet Sembrando Sueños y Desde el Alma.
Como en el día anterior los ganadores del Pre Baradero tuvieron su momento en el inicio de la velada que se extendió más allá de las 4 de la madrugada, con Sarita Flores, salteña del rubro Solista femenina de folklore; La Fortunata, de la localidad bonaerense de Escobar en conjunto folklore de proyección, y Nogales-Zamorano en pareja zamba estilizada. Una lástima ya que estos valores en ciernes merecen un lugar para ser presentados al público y no ante pocas personas como sucede, ya que la mayoría espera al primer número principal para poblar platea y tribunas.

Baradero 2019: El Indio Lucio Rojas consagrado por el público

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- El Indio Lucio Rojas cumplió con creces su actuación en la primera velada de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, consagrado por el público, agregando a su impecable recital el final con Los Rojas, con la aparición de Jorge en escena, sumándose a Alfredo y al menor de los hermanos.

Otros de los artistas destacados de una velada con el Anfiteatro Municipal cubierto en un 60% fueron Adrián Maggi con su canto surero, el formoseño Lázaro Caballero representando al litoral, Antonella Fernández, dirigida por el maestro Daniel García, dejando muy bien parado al 2×4, el innovador cantante cordobés Andrés Clerc, los virtuosos músicos de Dos Más Uno y Martín Paz con su fiesta santiagueña.

“Marca borrada”, “Chaqueñamente”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Eterno amor” y “No me abraces porque lloro” fueron algunos de los momentos de más altos del clima de la actuación consagratoria del Indio Lucio Rojas. En el final, cuando parecía que todo había terminado, el pedido del público lo hizo volver a escena, pero ahora con los Rojas para regalarle a sus fieles seguidores: “Celoso no soy”, la emotiva “Una zamba en el cielo” y “De esas que te hacen llorar”, culminando con la gente de pie, poniendo su impronta para una muy merecida consagración de Baradero.
Habitué del encuentro festivalero, Adrián Maggi hizo gala de su compromiso con las milongas fogoneras con temas profundos del estilo de “Mate amargo compañero”, para el lucimiento de bailarines ritmos de la llanura pampeana como la huella y el triunfo. Con el grito de “Viva la patria”, acompañado por el Taller del lenguaje de señas de Baradero, interpretó la testimonial “2 de abril” y cerró con “El cantor debe ser libre” redondeando un set compacto e impecable del cantautor de San Andrés de Giles.
La agrupación Dos Más Uno compuesta por los inmensos guitarristas Marcelo y Hugo Dellamea más el aporte de la percusión de Ariel González, convirtieron el predio en un templo con un puñado de clásicos: “El olvidao”, “Amarraditos”, “Luna tucumana/ Luna cautiva”, y “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, con la introducción rockera de “Humo sobre el agua”, de Deep Purple.
La juventud de Antonella Fernández brindó a la música ciudadana, con la dirección musical del maestro renovador Daniel García, un aire fresco revalidando el premio Revelación 2016 en el rubro folklore. Innovadora, pero con estilo bien personal, desgranó “Pasional”, “Naranjo en flor”, “Balada para un loco”, “Honrar la vida”, el candombe “Tango negro” y la unión de “Recuérdame”,  tema central de la excelente película “Coco” de Pixar, mixturada con una estrofa de “Uno”.

Combinando el más puro folklore con la fusión cuartetera- rockera, Andrés Clerc, joven cantor de Bell Ville, que impuso su fuerza en temas como “El olvidao”, “Desde el puente carretero” y su homenaje a la inolvidable Tamara Castro con la “Zamba de amor en vuelo”, de Jorge Milikota.
La chacarera santigueña llegó de la mano del ex Manseros Santiagueños, Martín Paz, hijo de Onofre Paz, quien entonó un repertorio recordando sus años en el grupo con composiciones emblemáticas como “Otoño y flor”, “Semilla de chacarera”, “Zamba de tu adiós”, “Adiós que te vaya bien”, y el clásico”Eterno amor”.
Chamamé, polkas y ritmos característicos del litoral fueron los elegidos por Lázaro Caballero, recordando su consagración del 2008, con mucha más experiencia y un gran sonido secundado por su compacta y pareja banda.

Completaron la velada Hugo Castiglioni, Daiana Paniagua, José Mena, y los ganadores del Pre Festival CheCatalán (dúo vocal), Julio Duarte (solista intrumental), Franco Coria (cantor surero solista), Julio Alvarez (malambo norteño) y Los Maldonado (canción inédita).
La danza contó con el protagonismo del Ballet Municipal Sixto Palavecino de muy buena perfomance y colorido.

Cosquín 2019: Noche salteña para la despedida coscoína

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- En gran comunión con el público, Los Nocheros se erigieron en los grandes protagonistas de la novena y última noche coscoína. La velada también contó con la esperada Consagración del Indio Lucio Rojas y el emotivo tributo “Marziali cerca nuestro” protagonizado por Marita Londra, Hugo Scotto, Simón Marziali y Doña Jovita, además de la excelente actuación de Adrian Maggi y el cierre a toda fiesta con el Chaqueño Palavecino.
Festejando sus 25 años desde la Consagración en el escenario Atahualpa Yupanqui, Mario, Kike y Alvaro Teruel, y Rubén Ehizaguirre compaginaron un recital con un repertorio basado fundamentalmente en su historia. Con el acompañamiento de la gente, que colmó la plaza Próspero Molina, desarrollaron un set de composiciones de la talla de “Tomame”, “Soy como soy”, “Canto nochero”, “Boquita de luna”, “Dejame que me vaya”, “Sin principio ni final”, un combo de serenata salteña con “Canción del adis”, “Rosa boca”´y “No saber de ti”, culminando a todo ritmo con “Soy de Salta”, La yapa”, “Materia pendiente”, “El humahuaqueño”, y el bis con “Te vas”.
Con su habitual extenso concierto, Oscar Esperanza “Chaqueño” Palavecino cerró el festival con sus conocidos temas y el desfile de invitados: Jacinta Condorí, la local Marina González y cantores del Chaco salteño.
Chacareras, zambas, huaynos y coplas del estilo de “Sueños”, “Nostalgias”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Cafayate”, “Cuando llora la guitarra”, “Que me olvides tú” y el infaltable “Amor salvaje” poblaron el momento “chaqueñado”.
“Marziali cerca nuestro”, fue el homenaje que crearon Marita Londra, Hugo Scotto, Simon Marziali y la viejita de Traslasierra, Doña Jovita, sobre canciones del querido juglar con piezas como “Ese Manuel que yo canto”, “La Sixto violín”, “Las cuyanas”, con el agregado de la danza del “Celador de Sueños”, el Negro Valdivia y Silvia Zerbini, la “Polka de las orejas”, “Cebollita y huevo” y “Los obreros de Morón”, para coronar su actuación.
Adrián Maggi trajo nuevamente a Cosquín el canto surero como único representante del género y, a pesar de tener la responsabilidad de subir justo antes del Chaqueño Palavecino, cautivó al público con “Argentino hasta los huesos”, “Madre” y “2 de abril”, personal tributo a los soldados caídos en Malvinas.
El cantautor Daniel Altamirano festejó en Cosquín sus 50 años de la revelación del conjunto los Altamirano y revivió temas emblemáticos de su trayectoria: “Serenata del amor callado”, “Que vengan a beber”, “Chaya para un adiós en La Rioja”, y el cierre con su himno “Dios a la una”.

Con graves problemas de sonido, Roxana Carabajal cumplió con su cometido al recordar los 20 años de su consagración en Cosquín con temas nuevos y otros bien conocidos de su tierra, Santiago del Estero: “Cuidar la madre tierra”, “Despierta con el salitral” junto a Pablo Carabajal, “Bombo legüero” en tributo a la Marcha de los bombos, “Zamba del Taricu” con presentación en video de Juan Saavedra, “Chacarera y voz” junto a Franco Ramírez y el final con “Digo la Telesita”.
Tras 15 años de ausencia El Toba regresó a la escena coscoína con “Canta Crespín” y “La refranera”, mientras que el segmento Postales de Provincia estuvo a cargo de Río Negro y su canto del sur argentino.
En la velada se entregaron los premios correspondientes a esta edición: Consagración: El “Indio” Lucio Rojas; Revelación del Pre Cosquín: Guido Encinas; Destacado de los espectáculos callejeros: Rivera Folk, y menciones especiales para Sofía Asís y Abuelo Algarrobo; y Destacado de peñas: Poly Argañaraz.
Párrafo aparte para el Camín Cosquín, galardón máximo del festival para la trayectoria de Daniel Altamirano.
En la noche de “Perfume de Salta” se brindó un tributo a los directores del Ballet Camin, Rodolfo y Osvaldo Uez, y sus 30 años de trayectoria y 25 en el escenario Atahualpa Yupanqui.