LOS “VIKINGOS” DE AMON AMARTH DEJARON SU FUERZA EN THE END

La banda sueca Amon Amarth brindó un concierto al más puro death metal melódico en el local musical The End del barrio porteño de Flores, completo en su capacidad, de la mano de su más reciente disco “Surtur rising” y buena parte de sus clásicos de 20 años de carrera.

Con un clima muy especial los “Amon….”, formados en Suecia en 1992 volvieron a Argentina y demostraron que los años no pasaron en vano, porque sonaron casi como en el estudio y lograron mantener los diferentes momentos del concierto, donde el death metal se hizo presente en sus más variadas expresiones.
Durante el recital y liderados por el buen y carismático cantante Johan Hegg, tocaron algunas composiciones de su disco último “Surtur rising” (2011) como “War of the gods”, “Destroyer of the universe”, “Live without regrets”, “For victory of death” y “Slaves of fear”, muy festejadas por sus entusiastas seguidores que no dejaron de cantar y de hacer pogo.
“Gracias Buenos Aires, Hola Argentina, contentos de estar aquí, con ustedes”, declaró Hegg a su gente y como respuesta obtuvo una bandera de Suecia, que quedó en la batería y se hermanó con la escenografía que mostraba una bandera argentina y la imágen de la tapa de su último álbum.
Sin mucho diálogo, con lo justo pero con mucha música, fueron pasando clásicos de la talla de “Thousand years of oppression”, “The pursuit of vikings”, “The hero”, “The fate of norns”, “Cry of the black”, “Death in fire” y el muy festejado “Victorious march”.
Amon Amarth que significa “Monte del destino” basa sus letras en la mitología vikinga, con música del más puro death metal melódico y en los bises le regalaron a su gente que pedía mucho más, “Twlight of the thunder” y “Guardians of asgaard”, para despedirse y prometer que “volveremos pronto….”.
La buena perfomance del vocalista y fundador del grupo Hegg, se completa con las ajustadas y personales guitarras de Olavi Mikkonen y Johan Soderberg, la sobriedad y justeza del bajo de Ted Lundström y la fuerza en los parches de Fredrik Andersson.
Pero la fiesta había comenzado mucho antes promediando las últimas horas de la tarde con la presencia sobre el escenario de bandas locales donde sobresalió Zoofilia con 20 años de carrera desde el más puro metal extremo nacional, liderados por su personal vocalista Hernán Alzamora, que en su tiempo de actuación, hicieron una recorrida por temas de su último disco “Reziclaje” y otros de su extensa trayectoria.
Mientras que también hicieron los suyo para luego abrirle la noche al plato fuerte de Amon Amarth, Tenebrio (muy interesante banda) y Draconis, también dentro de la rama del death-thrash metal.
Luis Digiano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s