LOS TRES CHIFLADOS ESTAN DE REGRESO

La serie de culto “Los tres chiflados” regresa con una mezcla que intenta homenajear y aggiornar a personajes queridos y conocidos como Larry, Curly y Moe, de la mano de los hermanos Farrelly.
Después de varios intentos, de los que se bajaron actores de la talla de Sean Penn, Benicio del Toro y Jim Carrey, por fin se estrena este tributo a “Los tres chiflados”, compuesto por los Farrelly en tres episodios, la misma forma en la que, en blanco y negro, varias generaciones de argentinos los vieron por televisión.


Abandonados en el umbral de un asilo, Larry, Curly y Moe crecen haciendo las travesuras ya vistas tantas veces, pero conservando la ingenuidad, lo que los pondrá en situaciones límites de las que saldrán beneficiados por la misma causa. Bobby y Peter Farrelly supieron traer los personajes televisivos a la actualidad, rodearlos de otros que parecen salidos de una película de los años ´70, y conseguir un dejo de nostalgia que los mayores de 40, algunos nerds más jóvenes agradecen.
El resultado no es el ideal ni el que habían pensado en un principio, pero si tenemos en cuenta el formato inicial, las performances de Sean Hayes, Will Sasso y Chris Diamantopoulos (Larry, Curly y Moe, respectivamente) no están alejadas de lo que, hoy en día, sería esperable para una audiencia infanto- juvenil. Sin embargo, ese no es el público que irá a ver esta película, más bien dirigida a seguidores del trío original. El resto del elenco, conformado por Jane Lynch, Sofía Vergara, Jennifer Hudson, Craig Bierko, Larry David y Stephen Collins, también tiene una clara extracción principalmente televisiva.
Si tomamos el estilo Farrelly, en “Los tres chiflados” dejan de lado la influencia que parece haber tenido en “Tonto y retonto” y el sentimiento de lo que fue y no volverá prevalece hasta la última toma donde los supuestos directores demuestran que la violencia ejercida entre los protagonistas no es más que un chiste. La paradoja es que, entre el guión que remite a fórmula de película en blanco y negro, y el reality “Jershey Shore” en el que Moe participa, los Farrelly pueden finalmente establecer la conexión y brindar una moraleja: las actitudes infantiles de Larry, Moe y Curly eran ficción, los de “Jersey Shore” son reales.
Allí es donde los Farrelly logran su objetivo, mantener libres de toda mancha a sus tres personajes, continuando en la brecha de los gags físicos, pero con la ternura del recuerdo siempre presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s