WP_20151101_001

MDQFest 2015: El Amazonas revive en magnífica visión de Ciro Guerra

WP_20151101_001“Gracias por verme en vivo y directo y por tenerme presente”, así se presenta Antonio Bolívar, aborigen del Amazonas que protagoniza “El abrazo de la serpiente” de Ciro Guerra. Para el productor argentino Horacio Mentasti, “Ha sido un honor para nosotros colaborar con la parte técnica. Se filmó en súper 35 mm y Cinecolor ha hecho un trabajo estupendo con el material. El esfuerzo tiene que ver con la dedicación del equipo colombiano del director, al que juzgo maravilloso”.
El otro productor, es venezolano. Raúl Bravo partició de la filmación, “Fue un honor inmenso haber podido coproducir de parte de Venezuela. Aportamos un actor secundario, financiamiento y algunos técnicos. Este es el tercer largo de Ciro, que tiene apenas 34 años, se estrenó en Cannes y representará a Colombia ante el Oscar por Colombia. Se adentra en el mundo amazónico desde el punto de vista de sus habitantes, no del hombre blanco, hablándonos de una civilización que se extingue. Mientras, el blanco no tiene herencia ni pasado. Es una reflexión profunda, cómo ese ser que es un chullachaqui, una copia vacía que deambula por el mundo, tiene que encontrarse a sí mismo”.
Antonio cuenta que tuvieron “Tres meses de preparación para que quede bien, buscar los lugares y reunir la gente que por primera vez estaba en este trabajo. Tuve que hablar con el jefe cacique de los cubeos y me pareció que no estaba de acuerdo, pero como paisanos pudimos hacer un trabajo entre todos. La raza indígena es pura y propia en nuestro territorio de Sudamérica, pero está en extinción y olvida la tradición y la cultura. Estamos buscando la forma de dejar un recuerdo porque la juventud necesita conocer nuestro origen”. Bolívar remarca que el pase a la nueva generación es oral: “Nosotros no escribimos”.
Con fecha de estreno el año que viene, Mentasti admite que “No se trata de un producto simple para el gran público. Pero es una película de autor. Cuando recibimos el guión lo leímos y le dije a mis hijos que era el mejor que había leído en mi vida”.
Bravo cuenta que “cuando conocí a Ciro, en 2009, estaba con la historia en la cabeza, pero para cuando se filmó era la 14° versión. Estuvo muy trabajada en el nivel de la reflexión para poder colocarse en un punto de vista que no era de él, que no tiene raíces amazónicas. En la sinopsis tenía una frase: ´Siempre que veía el mapa de mi país, veía una mancha verde de la que poco se sabe. Mi intención era penetrar y descubrir la cultura que ha trascendido por siglos y que no llegó hasta nosotros. Sólo se habla de ese lugar por el narcotráfico y la guerrilla”.
El primer corte era de 3hs 40. Guerra la llevó a dos horas porque “Siento que no puedo reducir más esta historia tan ambiciosa en más corto tiempo”. En Cannes lo compararon con el cine de Miguel Cortés, Coppola y hasta Kubrick, con momentos de 2001.
Bolívar relata que “Vengo del Amazonas. En Colombia vivimos varias tribus indígenas entre Perú y Venezuela, y hacemos intercambio de cultura manteniendo nuestra identidad, para mostrar a los turistas. Estamos en un lugar distinto, puro, legítimo de la selva y la naturaleza y mostramos los sitios valiosos para nosotros. Como van muchos turistas a visitarnos y sacan fotos y videos, eso va a la capital y lo muestran. Ciro Guerra me vio así y fue a buscarme. Me llevó a Bogotá para hacer este trabajo”.
Para Bravo, “La decisión de exhibir en blanco y negro fue producto de un gran debate de un año. Fue filmada en color y llevada al blanco y negro porque, según Guerra, estamos mostrando una Amazonia que ya no existe cuando viajan los protagonistas”.
Estos son dos exploradores de principios y mediados de siglo pasado que busca la “yakruna”, una planta milagrosa que cura todas las enfermedades. Basados en la figura de Theodor Koch-Grunberg y Richard Evans Schultes, Jan Bijvoet (el actor ganador de Berlín en 2013 con “Borjman”) y Brionne Davis, tuvieron aprender durante seis meses el idioma originario para poder hablarlo con fluidez, a la vez de salpicarlo con alemán, inglés, castellano y portugués.
Como curiosidad Bravo agrega que durante las siete semanas de filmación el equipo tuvo que protegerse con botas altas e inocularse infinidad de vacunas, inclusive la antirrábica por la existencia de vampiros hematófagos, “Además bebíamos agua de bidón mientras que los indios tomaban del río y no les hacía nada”.
Bolívar aclara que hay un error en la película porque la planta que buscan es, en realidad la ayahuasca. “Yakruna es en dialecto inca la boa o dios del agua, porque toda la naturaleza tiene su rey, su dios como el agua y el aire y la tierra”.
“Para ellos el Amazonas es una prolongación de su propio ser mientras que para nosotros es tan sólo proveedor de madera, de agua y de caucho”, sintetiza Bravo el choque de las cosmovisiones entre la de los pueblos originarios y la del hombre blanco.
serpienteEl resultado: A pesar del blanco y negro, hay tanta vida, tanto color en “El abrazo de la serpiente”, que, como la inmensidad en la que están inmersos los protagonistas, abruma.
En la historia de dos exploradores que buscan la mítica planta yakruna, uno para curarse de una enfermedad mortal, el otro para sacarle provecho, el hombre blanco debe, en realidad, buscarse a sí mismo.
Así el presente y el pasado no tienen más sentido que la voraz tendencia a alterar lo que está en estado puro, a destruir creencias, costumbres, naturaleza y vida.
Reducidos a la esclavitud por los caucheros, alienados por la religión que los aleja del contacto con los elementos naturales, los aborígenes son desplazados y su tierra maltratada. No es en vano la eterna desconfianza al blanco aunque éste perjure sólo estar estudiando plantas: “Es lo único sensato que le he oído decir a un blanco” se lamenta el chamán, guía tanto del antropólogo alemán como del biólogo estadounidense que se embarcan, cada uno en su tiempo, a buscar una flor sagrada.
Cada episodio vivido durante el viaje nos da una idea de la pérdida irreparable, tanto cultural como ambiental que ha sufrido la zona. Esa es la reflexión más directa, pero más cruda que transmite esta magnífica muestra de arte cinematográfico, plagada de aventuras, de misterio y de placer visual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s