thelastkingdom2

El último reino: Hablan sus protagonistas Alexander Dreymon y Emily Cox

thelastkingdomLos jueves a las 21 hay una nueva cita en History con “El último reino”. Se trata de una adaptación libre de la novela “Northumbria” de Bernard Cornwell, que relata la formación de Gran Bretaña como reino, tras las invasiones de los daneses. Charlamos con sus protagonistas, Alexander Dreymon y Emily Cox.
ER: Uno de los grandes dilemas de tu personaje es la búsqueda de un hogar y la lucha para forjar tu identidad. ¿Qué te genera a ti esto?
ALEXANDER DREYMON: Para mí fue muy fácil identificarme con eso porque yo crecí en diferentes países y no siento que realmente pertenezca a uno de ellos específicamente. Así que fue algo fácil de entender, el tipo de lucha que atraviesa Uhtred, aunque no tengo que matar personas en mi vida diaria (risas).
thelastkingdom3ER:¿Conocías la historia inglesa antes de trabajar en la serie? ¿Cómo te acercás y relacionás a la historia de Inglaterra dado que Inglaterra no es realmente tu país?
AD: En realidad, toda mi enseñanza escolar fue con el sistema inglés así que tuve una educación similar que la de cualquier otra persona británica. Di exámenes extranjeros en la secundaria, así que supe y se mucho sobre la historia británica. Pero el hecho es que en estos tiempos en los sistemas escolares británicos no se habla mucho del tema, no muchas personas saben sobre Alfredo el Grande, además del hecho de que se le quemaron unas tortas lo cual es un evento que pasó, muy gracioso. Pero más allá de eso se sabe que es un período oscuro y estoy muy contento de que esta serie haya terminado en History Channel porque es parte de la historia y creo que es una hermosa época para aprender porque plantó la semilla para que Inglaterra fuera creada como nación.
thelastkingdom2ER: ¿Por qué aceptaste interpretar a este personaje? ¿Qué fue lo que más te gustó de él?
AD: Primero me encantó el libro escrito por Bernard Cornwell en el que la serie está basada. Al leer los libros pude ver el gran potencial que la serie tendría. Segundo, yo era un gran fan de la visión que el director de los primeros dos bloques de la serie y uno de los productores de la primera temporada tenía del show. Su nombre es Nick Murphy quería filmar la serie al estilo documental, donde la cámara iría descubriendo cosas al mismo tiempo que los personajes las descubrían. La audiencia nunca sabría qué es lo que iba a pasar antes que nosotros. Y eso nos dio una gran libertad como actores, nos daba nuestro campo de juego. El se movía con la cámara por alrededor, captaba lo que podía; si no servía, iba a ser ajustado. Pero nos dio una libertad que era realmente muy particular y nos alentaba a improvisar y a ser espontáneos. Después de mi primera sesión via skype con Nick, porque yo estaba en Los Angeles en ese entonces, estuve totalmente comprometido con el proyecto.
thelastkingdom4ER: Brida parece una mujer realmente moderna, ¿qué pensás de eso?
Emily Cox: Yo amo completamente a Brida y creo que es increíble la manera en que fue pensada. Ella es una mujer muy fuerte, dice lo que piensa, no se considera menos que los hombres, tiene un gran sentido del humor. ¿Sabés que es lo que realmente me gustó sobre ella y de interpretarla? Fue que a pesar de que ella es una guerrera, fue pensada como una mujer. Mantiene sus atributos femeninos. Creo que tiene muchos sentimientos, pero también me gusta su sentido del humor y ella es increíblemente inteligente. Podría ser una gran política porque es realmente muy astuta. Así que me encantó interpretar a Brida porque si ella fuese un personaje real tendría que decir que sería la primera feminista que existió. Es un personaje heroico y guerrero; y a la vez es muy sensible. Es planificadora, así que en la relación entre Uthred y Brida ella es la que más razona, la que más piensa sobre estrategias y la manera en que pueden llegar a donde quieran ir. Y él es más de los que si quieren algo solamente van a buscarlo, aunque a veces lo quiera hacer de una manera un poco terca.
ER: “El último reino” fue producida por la BBC. ¿Cómo fue tu experiencia al trabajar en una serie histórica y en una gran producción con un alto nivel de calidad?
AD: Fuimos muy bendecidos con increíblemente eficientes y cuidadosos productores en Hungría, así como también todas las personas que viajaron desde Inglaterra. Me sentí contenido todo el tiempo que estuve en el set. Fue un gran placer ir a trabajar cada día porque estas personas fueron muy dedicadas a sus tareas y se veía que estaban pasando un gran momento. Era un set muy feliz, y ese no siempre es el caso. Y creo que eso se debe en gran parte a la producción, Gareth Neame y Nigel Marchant, quienes estuvieron al frente del proyecto, contrataron a grandes personas y ellos también son grandes personas porque siempre se ocuparon y preocuparon por la serie. Ellos tienen una visión artística y no se trata solo de hacer dinero para ellos, realmente se preocupaban por todo. Yo sentí eso todo el tiempo que estuve con esta producción.
ER: Más allá de la recreación de un momento tan importante en la historia del mundo, algunas personas comparan a “El Último Reino” con “The Vikings”. ¿Qué pensás de eso y pensás que estas series ayudan a promover la cutura?
EC: Creo que es muy bueno que haya tanto interés en esta cultura. Es una cultura que formó parte de un período de la historia y sobre la que se conoce muy poco, entonces creo que es una oportunidad fantástica para que las personas sintonicen con este momento y realmente aprendan sobre esa época. Y lo que a nuestros seguidores les gusta mucho del show, y estoy muy contenta de que la serie sea emitida en History también, es que uno realmente puede mirar una historia que es muy muy entretenida y que realmente te atrapa y te mueve, y sobre la que se puede aprender mucho solo por el hecho de verla, ya sabés, sin realmente tener la intención de aprender algo. Solamente después de mirarla aprendés mucho sobre historia así que creo que eso es algo fantástico que muestra cómo eran las cosas en esa época, y creo que eso es genial.
ER: Ambos se unieron a este proyecto que ya era amado por un grupo de fans, porque Bernard Cornwell y su novela ya tenían muchos fanáticos que los apreciaban con mucho cariño. ¿Se sintieron cómodos al ingresar en este proyecto o tuvieron que prepararse de alguna manera leyendo las novelas y preparándose para conocer a este grupo de fanáticos, que pueden ser muy habladores y vocales sobre las cosas que les gustan?
EC: Creo que uno de los momentos más importantes fue el estreno en Londres cuando mostraron los primeros dos episodios y Bernard Cornwell estuvo allí y no había visto nada todavía de lo que habíamos hecho, porque él nos había dado una gran libertad. Así que Alex y yo, los dos creo, estábamos realmente nerviosos cuando vino al estreno. Y después él se acercó con una ojos sonrientes y se veía tan contento y nos dijo lo mucho que le gustaba y que estaba tan feliz. Creo que ese es uno de los más grandes cumplidos que uno puede tener.
AD: Y sí, los dos leímos los libros y ante nada los disfrutamos mucho por sí solos. Y también fue una gran bendición tenerlos, porque creo que es muy importante para un actor meterse en ese mundo y realizar una investigación a fondo sobre esa época, la situación política, la situación social, y no siempre es fácil encontrar fuentes para eso. Y Bernard nos dio todo lo que necesitábamos en los libros. Y por supuesto que hay una presión para satisfacer a esos fanáticos de los libros y creo que es importante ver a los libros como la base porque la serie nunca iba poder integrar todos los detalles que encontramos en los libros.
ER: Alexander, quiero saber sobre el gran cambio de estado que hiciste. El personaje que interpretaste en “American Horror Story” no fue inmediatamente anterior al de “El último reino”, pero sí fue un gran cambio. ¿Qué se siente pasar entre dos personajes que son tan diferentes uno del otro en un período de tiempo tan corto?
AD: Me encanta interpretar a personajes diferentes y no siempre es fácil captar las cosas más ajenas a tu personaje más típico. Así que cuanto más diferentes sean, pienso que es más emocionante para mí como actor. Para interpretar a Uhtred, como dije, saqué mucho de los libros y a modo personal fue fácil relacionarme con él por quién es y creo que comprendí su esencia. Entender su esencia fue algo fácil para mí, así que no fue algo complicado de hacer, para ser honesto.
ER: Tenemos muchas series de televisión épicas en este momento, “Juego de Tronos”, “Vikings”. ¿Cómo te ves a vos mismo en este juego, formando parte de estas grandes series de televisión?
AD: Estoy muy agradecido de formar parte de esta serie porque me siento muy cercano a todas las personas que estuvieron involucradas en ella y siempre es fácil olvidarse la cantidad de gente que realmente formó parte de semejante proyecto; porque siempre se habla de los actores y de que los protagonistas hagan las giras de prensa para dar a conocer el proyecto. Pero nosotros no podríamos haber hecho esto sin otras cientos personas cuyo aporte es tan importante como el nuestro. Entonces, formar parte de esta serie es un honor, y formar parte de estas series épicos que en cierta manera lideran el mercado en estos momentos es enorme también. “El último reino” es todavía una serie joven, y al principio claro que fue comparada a series que ya habían hecho su marca, como “Juego de tronos”, de la cual yo soy un gran fanático. Este es una serie muy diferente, no sólo porque está basada en una historia real, sino por la manera en que fue filmada, es mucho más sucia y más áspera.
ER: ¿Qué nos pueden contar acerca de los trucos de la serie? ¿Qué es lo que ustedes podían hacer en el set realmente? Porque tenían muchas peleas con espadas, tenían que andar a caballo. ¿Qué es lo que ustedes realmente podían hacer?
AD: En realidad podíamos hacer muchas cosas por nuestra cuenta porque estábamos rodeados de un gran equipo de especialistas de trucos que nos enseñó mucho y que nos permitió hacer mucho nosotros mismos. Todas las peleas las hice por mi cuenta. Siempre hay una cuestión sobre el seguro; hay mucho sobre lo que el seguro te pelea porque ellos no quieren que uno lo haga, porque si tenés un accidente, el show se para y cada día que tenés que esperar tiene un costo de miles de dolares. Pero Emily y yo, los dos, tuvimos grandes dobles para los trucos que recibieron algunos golpes por nosotros. Mi doble de hecho fue dos veces al hospital durante la grabación.
EC: Estoy muy contenta de que Alex no hiciera de guardaespalda total conmigo que eso era lo más peligroso. Estaba realmente conforme que hubiese un doble que hiciera eso por él. Y era realmente impresionante de ver.
AD: Los dobles tienen mucha elegancia en sus movimientos y son capaces de mostrar algunas cosas tanto mejor que lo que nosotros podríamos hacerlas que creo que siempre se trata de encontrar el balance, hacer lo más que puedas pero siempre sabiendo tu limite.
ER: ¿Cuánto los ayudó la vestimenta para involucrarse con sus personajes?
EC: Lo que realmente me gustó de como estuvo hecha mi vestimenta fue que para Brida no se trataba de verse atractiva, sino se trataba de ser práctica, y realmente me gustó como se veía con su vestuario. Brida necesita algo en lo que pueda rodar en el barro y pueda pelear contra personas, así que me encantó. Era muy bueno porque filmamos mucho en el invierno, con un frío helado, y la mayoría de la serie fue en Budapest. Así que estaba muy contenta con mi abrigo de piel y otros grandes abrigos. Lo que se tornó inquietante fue que te llevaba como 20 minutos sacarte los pantalones por culpa del cinturón, y pasó que hubo una momento en el que empecé a dejar de tomar tanto agua, porque me llevaba mucho tiempo desvestirme. Pero, más allá de eso, era un vestuario muy interesante.
AD: Como dijo Emily, siempre había un problema para ir al baño. (risas) Te llevaba mucho tiempo, al estar con tantas pieles y cueros y armado, y necesitás a mucha gente alrededor tuyo para que te ayude a salir y volver a entrar en ello. Pero sí, el frio era helado en Budapest, y grabamos la mayoría de las escenas afuera. Estaba muy agradecido de tener una vestimenta práctica y con idéntico look de esos tiempos.
ER:¿Cómo fue participar en una serie basada en el siglo IX? ¿Les hubiese gustado vivir en esa época?
EC: No creo que a nadie que esté en sus cabales le hubiese gustado vivir en el siglo IX. Por todo lo que había que soportar, enfermedades, era sucio, era duro, así que estoy muy contenta de vivir en esta época. Pero me gustaría viajar a esa época por un día y experimentar.
AD: Lo cual es mucho de lo que tuvimos que hacer.
EC: Exactamente. Porque era como estar en esa época. Sabés, rodábamos en el barro, peleábamos contra el frío y la lluvia. Pero a la noche, cuando regresábamos al hotel y nos dábamos una ducha caliente, me sentía muy contenta.
AD: Dormí en la intemperie todas las noches.
EC: ¡No, él no lo hizo! (risas)
ER: ¿Nos pueden contar una anécdota divertida que recuerden, una de esas que surgen durante las grabaciones?
EC: Lo que me pareció muy gracioso, ya que antes hablábamos del vestuario y eso, fue una vez al principio cuando teníamos entrenamiento y Alexander tenía el pelo muy muy largo, estaba lloviendo afuera, ¿cómo fue?
AD: Ah sí, la historia es así. Volví del set. Salimos a las 4.30 de la mañana y yo me había olvidado las llaves de mi habitación en el hotel. Así que regresé, fui a la recepción y estaba sin mi vestuario, sin las pieles y todo, pero todavía tenía puestas mis botas, tenía mis cicatrices, y estaba inmundo, me refiero inmundo. Y tenía ramas pegadas a mis botas, tenía barro y hojas y de todo un poco. Y llegué a la recepción y dije: “Miren, me olvidé mis llaves en la habitación, ¿me dejarían subir?”. Y ellos no me dejaban, y llamaron al gerente. Le dije: “Disculpame, yo me hospedo en este hotel y me olvidé las llaves en la habitación. No tengo mi documento conmigo”. Y él me dijo: “Mirá, no podemos dejar que entre cualquier persona de la calle hotel”. Así que básicamente intenté convencerlo para que viniera a la habitación conmigo y que yo le dijera todo lo que había dentro de la habitación antes de que él abriera la puerta. Subimos por el ascensor y estábamos uno frente al otro y él me miraba de arriba a abajo…. ¿Y qué me dijo? Ah sí, lo que pasó fue esto. Él había visto mis manos sobre el mostrador en la recepción, y yo todos los días me aseguro de tener debajo de mis uñas mucha mugre para que mis manos parezcan más auténticas. Así que en ese momento dijo: “No, no vamos a dejarte subir”. Pero cuando estábamos en el ascensor, uno frente al otro, él me miraba de arriba abajo, casi a punto de descomponerse un poco, y se detuvo en mis botas. Y mis botas eran la peor parte, estaban llenas de barro y yo dejaba huellas de barro en la alfombra al caminar, y le dije “Esto realmente no me ayuda, ¿no?” Finalmente me dejó entrar a la habitación, la producción tuvo que hacer una llamada para asegurarse de que me creyera. Fue muy divertido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s