©Rainmark Films

Frankenstein regresa de la mano de Sean Bean

 Desde la perspectiva singular del detective John Marlott (Sean Bean), Las Crónica de Frankenstein lo siguen mientras trata de resolver el misterio detrás de los experimentos demoníacos que, al parecer, son consecuentes de la novela ya publicada de Mary Shelley sobre el doctor Victor Frankenstein y las víctimas de sus experimentos, siendo su máxima creación, el famoso Frankenstein. La serie comienza mañana domingo, a las 22 por A&E.
Londres, 1827. Después de un exitoso operativo policial en el Río Támesis para detener a una banda de contrabandistas de opio, se descubre el cadáver de una niña. El inspector John Marlott (Sean Bean) se horroriza al descubrir que, en realidad, no se trata de un niño, sino de un grotesco ensamblaje de partes de cuerpos humanos. En la primera temporada, Marlott buscará al asesino detrás del cuerpo mutilado, lo que llevará al inspector a rincones más oscuros del Londres georgiano, en un submundo de la prostitución, el tráfico de drogas, tráfico órganos, el asesinato con fines lucrativos y otros vicios. A medida que Marlott avanza en su investigación, esto lo lleva contra la clase médica y poderosas fuerzas políticas que luchan con la marcha del progreso científico. Hay algo que sí es cierto, un poder demoníaco está trabajando en la ciudad, aparentemente tratando de reanimar a los muertos en una curiosa parodia de la célebre novela de Frankenstein. Incapaz de sacar de su memoria lo sucedido a las orillas del río Támesis, pero resistiendo a admitir lo imposible, Marlott llega a una dramática conclusión. Pero al momento de su gran triunfo, otro horror es revelado, que cambiará la vida del inspector para siempre.
©Rainmark FilmsEsta ficción, de la cual ya está confirmada una segunda temporada, cuenta con importantes personajes históricos inmersos en la serie entre los que se destacan a la mismísima creadora del personaje Mary Shelley interpretada por Anna Maxwell Martin, a Sir Robert Peel fundador de la Fuerza de Policía Metropolitana británica protagonizado por Tom Ward, a Charles Dickens en el rol del periodista Boz interpretado por Ryan Sampson y al poeta y pintor William Blake caracterizado por Steven Berkoff (The Girl with the Dragon Tattoo). Además, Las Crónicas de Frankenstein cuenta con un gran elenco que incluye a Charlie Creed Miles como Pritty, Richie Campbell en el rol de Nightingale, Samuel West, Ed Stoppard, Elliot Cowan (Da Vinci’s Demons), Hugh O’Conor (Chocolat), Joe Tucker, Kate Dickie (Game of Thrones), Lalor Roddy, Patrick Fitzsymons (Game of Thrones).
La serie fue filmada en Irlanda del Norte y cuenta con un gran valor de producción, que abarca desde las caracterizaciones y vestimenta de época hasta los espacios físicos y fotografía logrando una historia atrapante, macabra y verosímil.
 Para los productores del programa, hallar al actor para el personaje principal, John Marlott, fue la parte más importante en el ensamblaje de la historia. Para ellos, Marlott era el núcleo alrededor del cual orbitarían los otros personajes.
Aunque muchos que podrían atribuirse el haber sugerido a Sean Bean como el protagonista perfecto, la productora ejecutiva Tracey Scoffield se apresura a señalar que, de hecho, fue el productor Frank Doelger, su socio de negocios en Rainmark Films, el primero en sugerir su nombre.
“La primera vez que leímos el material pensamos que Sean sería un gran partido”, recuerda Scoffield. “Se lo mostramos a su agente en los inicios del proceso y Sean se unió al proyecto desde una etapa muy temprana, de modo que, mientras Ben escribía, en realidad ya podía desarrollar ese personaje teniendo a Sean en mente”.
Doelger había trabajado con Bean en la primera temporada de Game of Thrones y había escuchado al actor manifestando su interés por hallar una historia oscura en la que él pudiese encarnar a un investigador. Ross estaba encantado de tener a alguien como Bean comprometido desde el principio con el rol por varias razones, entre otras porque esto le permitiría dar forma al personaje ya pensando en la entonación y los gestos de Bean.
La relación de trabajo entre Bean y el director es algo que este último describe como “una colaboración estrecha”.

©Rainmark Films
“Tiene que ser de ese modo cuando tienes a tu actor principal en casi todas las escenas”, explica Ross. “Es una suerte que le haya gustado tanto. Eso facilitó mucho mi trabajo. Ha sido un gran placer trabajar con él. En las primeras etapas de la escritura le mostramos el material y él manifestó interés, luego se unió al proyecto. Claramente, el personaje le habló de alguna manera.
Bean, cuya carrera le ha dado numerosas oportunidades para interpretar personajes heroicos pero defectuosos, conectó con la capacidad de Marlott de ser un hombre común y corriente, pero al mismo tiempo con la capacidad de tener acceso en distintos niveles, bien en los bajos fondos, en la calle o en los corredores del poder y sentirse como en casa en cualquiera de estos escenarios.
“Supongo que esto se debe a su pasado y a las vocaciones que ha tenido en la vida, de haber sido soldado y de haber trabajado con gente –gente común de la clase obrera– con la que está familiarizado”, dice Bean. “Lo cual supone un gran logro para él en términos de que la gente confía en él o lo acepta como uno de ellos. Pero él también puede relacionarse con la clase alta, los Lords y las Ladies, los cirujanos y los doctores.”
©Rainmark FilmsPara Bean, Marlott puede llegar a ser confuso en las expectativas que se generan en torno a él. Al dar la impresión de estar mal informado o, para algunos, de no ser demasiado profundo, este detective puede ganar más terreno. “Creo que la mayoría de la gente piensa que no sabe mucho, que va recogiendo pequeños trozos aquí y otros más allá y que no va a llegar a ninguna parte. Pero en realidad es un tipo bastante inteligente y sabe cuáles son los puntos débiles de la gente. Es un tipo muy cerebral, que piensa y trata de hallar la lógica y la razón a medida que avanza.
“Es todo un viaje y a él lo lanza directamente en medio del caos. Marlott está por su cuenta porque en realidad nadie le está brindando ayuda; todo depende de si otras personas tienen cosas que ocultar o no. Con el tiempo Marlott comienza a sospechar que hay muchas más cosas detrás de este crimen que apenas un par de sujetos; que todo orienta hacia instancias más elevadas del establishment, algo que es de mucha actualidad si tenemos en cuenta que, hasta cierto punto, eso está sucediendo ahora mismo en la Cámara de los Lores.
“Él es un tipo racional y un gran solitario. Perdió a su esposa y su hija cuando era apenas una bebita, lo cual es algo que siempre le agobia y le entristece. De alguna manera él está tratando de redimirse a sí mismo al tratar de llegar al fondo de un crimen en el que niños han sido mutilados, desmembrados y vueltos a unir de nuevo”.
“Marlott es un personaje muy cercano a mí”, añade Ross. “Es un hombre con muchos conflictos y que está en busca de cosas de igual manera que todos. Es un protagonista muy interesante, con un pasado turbulento. Creo que todas esas cosas le atraparon a Sean. Él es un hombre muy emotivo al que no se le reconoce mucho por eso. Es visto más bien como un héroe de acción, pero tiene una gran profundidad y vulnerabilidad y creo que por eso el personaje de esta historia le tocó tan profundo”.
Aunque el papel requería de pistolas y acción física, tanto Ross como Bean se mostraron reacios a hacer de esos momentos los puntos focales del personaje. Bean, que es partidario de usar de forma precisa y restricta las armas en las artes y el entretenimiento, estaba determinado a evitar que Marlott encontrase una solución fácil en la amenaza que supone una pistola.
©Rainmark Films“Sean tiene pistolas y músculos, y es un papel físicamente muy exigente, dadas todas las cosas por las que le hemos hecho pasar; pasa un buen rato dentro el agua o saltando sobre las cosas, etc.”, señala Ross. “Pero también pasa mucho de tiempo pensando, haciendo preguntas y balanceando una gran cantidad de distintas posibilidades teóricas”.
“Él participa en unas cuantas peleas físicas porque esa es la naturaleza de la historia”, añade Scoffield. “Sin embargo, su función principal es la de un investigador que tiene que hacer deducciones a partir de una serie de pistas que ha conseguido, algunas de las cuales son más misteriosas que otras. Él tiene que tratar de armar toda la historia, así esto ocurra en la propia cara de otro”.
La historia sitúa a Marlott en medio de una amplia gama de personajes provenientes de distintos ámbitos de la vida, desde los antros repletos de inmundicia de Smithfield hasta los relucientes pasillos de Whitehall.
“Creo que, en parte, esto se debe a que el crimen es tan grotesco y el robo de cadáveres no es algo que la gente de las altas esferas de la sociedad podía hacer muy fácilmente. Es un hecho histórico en el momento en transcurre nuestra historia, a los cirujanos se les suministraban cuerpos para que los diseccionaran y analizaran.
“Cada vez había menos gente a la que ahorcaban públicamente, de modo que los cuerpos provenían de otras fuentes. Ahí es donde surge la historia de Burke y Hare, por ejemplo, y una cantidad de otras personas que era muy conocidas en Londres por ejecutar asesinatos por encargo de los cirujanos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s