descarga-2

Michel Brown en Sr. Avila: El asesino fantasma del que todos hablan

descarga-2Si estás viendo “Sr. Avila” y te atrapó el personaje de Molina, un asesino fantasma, estás enfrente de Michel Brown, el mismo al que alguna vez vimos en “Chiquititas” o “Jugate conmigo”, pero que después se fue a probar suerte por Latinoamérica y así fue como lo encontramos en “Pasión de gavilanes”.
Casado con la actriz colombiana Margarita Muñoz, ahora reparte su tiempo entre producciones iberoamericanas, mientras trata de asentarse en Bogotá.
ER-¿Cómo llegó a vos la propuesta de HBO y cómo sigue tu personaje?
MB- Me llamó Fernando Rosa, el director de “Sr. Avila” en HBO. Me ofreció el personaje de Molina, a quien todos conocían pero que todavía no se había visto. Me lo había contado muy por arriba, porque “Sr. Avila” se escribe de momento a momento. Con el tiempo te encuentras con un personaje que no tiene la historia completa, pero el arco y toda su aura me encantó. Conocía la serie y a Tony Dalton. Creo que es la serie latinoamericana que está marcando la pausa y una de las mejores del presente. El arte, la dirección, la fotografía es excelente. El personaje fue creciendo y le fui dando vida de a poco. Hice un casting y quedé. Estaba en México haciendo una serie, luego de vuelta a Bogotá, y 15 días después, nuevamente a México con Avila.
ER- ¿Como es trabajar para HBO?
MB- Es muy distinto a todo lo que hacía. La productora Lemon es como boutique. Hacen todo sin apuros y a puro detalle. En Avila hacemos un máximo de 4 escenas diarias, cuando estaba a acostumbrado a hacer 2. Es una gran experiencia. Estoy muy contento.
ER- Además es un personaje muy distinto a lo que venías haciendo
MB- Es verdad, nada que ver. Molina es como una especie de ángel y demonio en un mismo cuerpo. Es un tipo romántico en todas sus formas y figuras, a simple vista, es todo lo que cualquier mujer querría tener a su lado. Y de repente en otra situación, es un psicópata que disfruta con la misma pasión que tiene con su mujer, torturar a sus víctimas por esos escasos minutos, como si fuese una breve opera. Es su manjar, es una delicia para él. Es un psicópata por excelencia. Disfruté muchísimo.
ER- ¿No te preguntaste por qué te eligieron al ser de esas características el personaje?
MB- No era de mi perfil Molina, pero fui encontrando que es lo que el director quería. Y era yo. Con cara angelical, el opuesto perfecto a la verdadera naturaleza de Molina. Creo que yo encajaba un poco más en esa parte. Si buscaban el psicópata de entrada, no iba a quedar. Pero como había que construir las dos partes, me terminé enamorando de la parte psicópata (risas).
ER- ¿Hubo algún cambio físico?
MB- Me tocó cambiar y ser completamente calvo. Se van a encontrar con un psicópata divino. Son esos personajes de Avila que te terminás encariñando hasta que encontrás su verdadera forma de ser.
ER- ¿Cómo manejas los cambios de personajes?
descargaMB- Estaba en México con “La Querida Del Centauro”, de Sony. Era un policía terco apasionado por su trabajo, envuelto en el narcotráfico, y era algo muy distinto. Llegué a Colombia, y ni bien llegué, me hicieron volver a México a Avila, y ya pasó varias veces, no me termino de acomodar. Igual México es mi segunda casa, viví 8 años acá. Siempre di muchas vueltas. Tengo mi vida, mis amigos, me gusta mucho.
ER- Cuando empezaste en Argentina, ¿pensaste en tener tanta difusión en el extranjero?
MB- Como siempre es un juego. Trabajaba con Cris (Morena) en la tele y estaba forjando mi futuro de a poco. Con un poco de conciencia y agarrando el gusto fui encontrando mi futuro. No es fácil. Desde los 19 que estoy dando vueltas y que me fui de mi país. Parte de ese esfuerzo, la persevarancia y la lucha, me hicieron llegar adonde estoy. Siempre con personajes que me desafían y me encanta.
ER- ¿Pensaste que justamente la propuesta venía con un toque de Argentina?
MB- Es el guión más retorcido que leí en mi vida. La primera vez que vi Avila creí que los guionistas (los argentinos Marcelo y Walter Slavich) estaban locos (risas). Me encanta. Hablaba mucho con Tony y la verdad que de a poco fui cayendo. Estoy muy contento. Me encantaría encontrarme el día de mañana con algo completamente argentino. Tengo ganas de volver a Buenos Aires y siempre hay propuestas, pero por ahora nunca se dio.
ER- ¿Como sigue el año?
MB- Estoy ahora en DF para rodar la segunda temporada de la serie que te conté. Esto van a ser unos 7 meses. Existe la posibilidad de estar en la cuarta temporada de Avila. Y más cosas.
ER- En el primer capítulo Molina va a la casa del señor de señores, ¿esa casa existe?
MB- Si (risas). La primera vez que entré fue a las 12 de la noche y me asusté muchísimo. Todas esas cosas que ves son reales. Esa casa era de un tipo muy amigo de Cantinflas. Pero imagínate el personaje que podría vivir solo en esa casa. Hay algo que se respira por esos pasillos de noche, en medio de esas estatuas tapadas con plástico es muy imponente. Da mucho miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s