Baradero 2019: El Indio Lucio Rojas consagrado por el público

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- El Indio Lucio Rojas cumplió con creces su actuación en la primera velada de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, consagrado por el público, agregando a su impecable recital el final con Los Rojas, con la aparición de Jorge en escena, sumándose a Alfredo y al menor de los hermanos.

Otros de los artistas destacados de una velada con el Anfiteatro Municipal cubierto en un 60% fueron Adrián Maggi con su canto surero, el formoseño Lázaro Caballero representando al litoral, Antonella Fernández, dirigida por el maestro Daniel García, dejando muy bien parado al 2×4, el innovador cantante cordobés Andrés Clerc, los virtuosos músicos de Dos Más Uno y Martín Paz con su fiesta santiagueña.

“Marca borrada”, “Chaqueñamente”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Eterno amor” y “No me abraces porque lloro” fueron algunos de los momentos de más altos del clima de la actuación consagratoria del Indio Lucio Rojas. En el final, cuando parecía que todo había terminado, el pedido del público lo hizo volver a escena, pero ahora con los Rojas para regalarle a sus fieles seguidores: “Celoso no soy”, la emotiva “Una zamba en el cielo” y “De esas que te hacen llorar”, culminando con la gente de pie, poniendo su impronta para una muy merecida consagración de Baradero.
Habitué del encuentro festivalero, Adrián Maggi hizo gala de su compromiso con las milongas fogoneras con temas profundos del estilo de “Mate amargo compañero”, para el lucimiento de bailarines ritmos de la llanura pampeana como la huella y el triunfo. Con el grito de “Viva la patria”, acompañado por el Taller del lenguaje de señas de Baradero, interpretó la testimonial “2 de abril” y cerró con “El cantor debe ser libre” redondeando un set compacto e impecable del cantautor de San Andrés de Giles.
La agrupación Dos Más Uno compuesta por los inmensos guitarristas Marcelo y Hugo Dellamea más el aporte de la percusión de Ariel González, convirtieron el predio en un templo con un puñado de clásicos: “El olvidao”, “Amarraditos”, “Luna tucumana/ Luna cautiva”, y “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, con la introducción rockera de “Humo sobre el agua”, de Deep Purple.
La juventud de Antonella Fernández brindó a la música ciudadana, con la dirección musical del maestro renovador Daniel García, un aire fresco revalidando el premio Revelación 2016 en el rubro folklore. Innovadora, pero con estilo bien personal, desgranó “Pasional”, “Naranjo en flor”, “Balada para un loco”, “Honrar la vida”, el candombe “Tango negro” y la unión de “Recuérdame”,  tema central de la excelente película “Coco” de Pixar, mixturada con una estrofa de “Uno”.

Combinando el más puro folklore con la fusión cuartetera- rockera, Andrés Clerc, joven cantor de Bell Ville, que impuso su fuerza en temas como “El olvidao”, “Desde el puente carretero” y su homenaje a la inolvidable Tamara Castro con la “Zamba de amor en vuelo”, de Jorge Milikota.
La chacarera santigueña llegó de la mano del ex Manseros Santiagueños, Martín Paz, hijo de Onofre Paz, quien entonó un repertorio recordando sus años en el grupo con composiciones emblemáticas como “Otoño y flor”, “Semilla de chacarera”, “Zamba de tu adiós”, “Adiós que te vaya bien”, y el clásico”Eterno amor”.
Chamamé, polkas y ritmos característicos del litoral fueron los elegidos por Lázaro Caballero, recordando su consagración del 2008, con mucha más experiencia y un gran sonido secundado por su compacta y pareja banda.

Completaron la velada Hugo Castiglioni, Daiana Paniagua, José Mena, y los ganadores del Pre Festival CheCatalán (dúo vocal), Julio Duarte (solista intrumental), Franco Coria (cantor surero solista), Julio Alvarez (malambo norteño) y Los Maldonado (canción inédita).
La danza contó con el protagonismo del Ballet Municipal Sixto Palavecino de muy buena perfomance y colorido.

Anuncios

Cosquín 2019: Noche salteña para la despedida coscoína

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- En gran comunión con el público, Los Nocheros se erigieron en los grandes protagonistas de la novena y última noche coscoína. La velada también contó con la esperada Consagración del Indio Lucio Rojas y el emotivo tributo “Marziali cerca nuestro” protagonizado por Marita Londra, Hugo Scotto, Simón Marziali y Doña Jovita, además de la excelente actuación de Adrian Maggi y el cierre a toda fiesta con el Chaqueño Palavecino.
Festejando sus 25 años desde la Consagración en el escenario Atahualpa Yupanqui, Mario, Kike y Alvaro Teruel, y Rubén Ehizaguirre compaginaron un recital con un repertorio basado fundamentalmente en su historia. Con el acompañamiento de la gente, que colmó la plaza Próspero Molina, desarrollaron un set de composiciones de la talla de “Tomame”, “Soy como soy”, “Canto nochero”, “Boquita de luna”, “Dejame que me vaya”, “Sin principio ni final”, un combo de serenata salteña con “Canción del adis”, “Rosa boca”´y “No saber de ti”, culminando a todo ritmo con “Soy de Salta”, La yapa”, “Materia pendiente”, “El humahuaqueño”, y el bis con “Te vas”.
Con su habitual extenso concierto, Oscar Esperanza “Chaqueño” Palavecino cerró el festival con sus conocidos temas y el desfile de invitados: Jacinta Condorí, la local Marina González y cantores del Chaco salteño.
Chacareras, zambas, huaynos y coplas del estilo de “Sueños”, “Nostalgias”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Cafayate”, “Cuando llora la guitarra”, “Que me olvides tú” y el infaltable “Amor salvaje” poblaron el momento “chaqueñado”.
“Marziali cerca nuestro”, fue el homenaje que crearon Marita Londra, Hugo Scotto, Simon Marziali y la viejita de Traslasierra, Doña Jovita, sobre canciones del querido juglar con piezas como “Ese Manuel que yo canto”, “La Sixto violín”, “Las cuyanas”, con el agregado de la danza del “Celador de Sueños”, el Negro Valdivia y Silvia Zerbini, la “Polka de las orejas”, “Cebollita y huevo” y “Los obreros de Morón”, para coronar su actuación.
Adrián Maggi trajo nuevamente a Cosquín el canto surero como único representante del género y, a pesar de tener la responsabilidad de subir justo antes del Chaqueño Palavecino, cautivó al público con “Argentino hasta los huesos”, “Madre” y “2 de abril”, personal tributo a los soldados caídos en Malvinas.
El cantautor Daniel Altamirano festejó en Cosquín sus 50 años de la revelación del conjunto los Altamirano y revivió temas emblemáticos de su trayectoria: “Serenata del amor callado”, “Que vengan a beber”, “Chaya para un adiós en La Rioja”, y el cierre con su himno “Dios a la una”.

Con graves problemas de sonido, Roxana Carabajal cumplió con su cometido al recordar los 20 años de su consagración en Cosquín con temas nuevos y otros bien conocidos de su tierra, Santiago del Estero: “Cuidar la madre tierra”, “Despierta con el salitral” junto a Pablo Carabajal, “Bombo legüero” en tributo a la Marcha de los bombos, “Zamba del Taricu” con presentación en video de Juan Saavedra, “Chacarera y voz” junto a Franco Ramírez y el final con “Digo la Telesita”.
Tras 15 años de ausencia El Toba regresó a la escena coscoína con “Canta Crespín” y “La refranera”, mientras que el segmento Postales de Provincia estuvo a cargo de Río Negro y su canto del sur argentino.
En la velada se entregaron los premios correspondientes a esta edición: Consagración: El “Indio” Lucio Rojas; Revelación del Pre Cosquín: Guido Encinas; Destacado de los espectáculos callejeros: Rivera Folk, y menciones especiales para Sofía Asís y Abuelo Algarrobo; y Destacado de peñas: Poly Argañaraz.
Párrafo aparte para el Camín Cosquín, galardón máximo del festival para la trayectoria de Daniel Altamirano.
En la noche de “Perfume de Salta” se brindó un tributo a los directores del Ballet Camin, Rodolfo y Osvaldo Uez, y sus 30 años de trayectoria y 25 en el escenario Atahualpa Yupanqui.