Baradero 2019: Luciano emocionó en la última noche y El Indio Rojas se consagró

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- Emotiva fue la despedida de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, en la que Luciano Pereyra logró una comunión perfecta con su público y el Indio Lucio Rojas obtuvo la merecida Consagración en la fiesta bonaerense.
Como no podía ser de otra manera, la variada grilla contó con los Campedrinos y su particular carisma, la presencia femenina con la excelente voz de Sofia Singh, la simpatía que desplegaron los payadores Emanuel Gabotto y David Tokar, Payana, con su propuesta fiestera, y el tecnicismo del combo tucumano de Las Cuatro Cuerdas
Festejando sus 20 años con el canto, Luciano Pereyra recorrió su amplio repertorio de folklore, baladas y pop latinos cautivando a la gente con “Soy yo”, “Perdóname”, “Chaupi corazón”, “No te puedo olvidar”, “Eres mi vida”, el infaltable “Vestido rojo”, “Tu dolor”, “Y así, así”, “Es mi culpa”, “Como tú” y el broche final con “Porque aún te amo”. Un aplauso aparte para sus seguidoras que poblaron el predio desde temprano brindando un marco más festivalero que otras noches álgidas hasta la madrugada en que se presentaba el artista principal.
Producido por Facundo Toro, “Festivalero”, nombre del último álbum de Campedrinos, consagrados en Baradero 2017, resume su espectáculo. “Juan de la calle”, “La taleñita”, “Don Santiago Ayala, el gran bailarín”, “Pasacalle del amor”, “Festivalero”, “Así se baila en mi pago” y “Puerto Tirol”, que marcó, a puro chamamé, el momento bailable.
En contrapunto, los payadores Emanuel Gabotto y David Tokar conquistaron a la audiencia con sus retrueques en el arte que dominan. Su actuación representó la cuota de reflexión y respeto de la audiencia.
Como si fuera una celebración compartida, Payana, hizo vibrar y bailar, mientras que Las Cuatro Cuerdas impusieron versiones personalísimas de distintos ritmos de “Corazón de lechiguana”, “La algarrobera”, pasando por “Persiana americana, Por una cabeza” y “Quien se ha tomado todo el vino”.
Para los que dicen que no hay voces nuevas, Sofia Singh le hizo un sentido tributo a Mercedes Sosa con “Cuando tenga la tierra” y “La tempranera”, y el talento baraderense, Jonathan Reynoso subió al escenario con “La olvidada” y “Bajo el cielo de Mantilla”.
La velada comenzó, como en días anteriores, con ganadores del Pre Baradero, Néstor Contreras, en el rubro malambo surero y Elizabeth Lema, solista de tango femenino; como así también la ganadora del año anterior, Mariela Desía, la danza de la mano del Ballet Municipal Sixto Palavecino y del Ballet Sembrando Sueños y Desde el Alma.
Uno de los momentos más esperados de la noche fue la entrega de premios con la Consagración del Indio Lucio Rojas y la Revelación para Julio Dante Álvarez, en malambo. La Revelación de la Peña Oficial fue para Los 4 Sotas, y, además hubo una mención del Pre Baradero para Sarita Flores, la Mención del Público, para la actuación de Martín Paz.
Anuncios

Baradero 2019: Una noche en la que el talento peleó contra el ruido

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- En medio de la expectativa de la noche cuartetera propuesta por la tercera velada en la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina, Román Ramonda, Fabricio Rodríguez y Los Pampas brindaron la cuota musical ante un público respetuoso, pero que esperaba el estridente final en el que la música faltó a la cita.
Haciendo un rico recorrido por chacareras, tango, Tchaicovsky y marchas turcas, Román Ramonda marcó climas en su impecable show, tanto al frente de su piano como de su acordeón. El pampeano se llevó, además, las dos distinciones obtenidas el año pasado, mención especial de la Comisión y del Público, recibiendo sendos galardones en el escenario.
Mezclando rock con folklore, Fabricio Rodríguez desgranó “Eterno amor”, una versión muy bien lograda de “Un beso y una flor”, la introducción del Himno Nacional Argentino para darle pie a “Puerto Tirol” con fiesta chamamecera incluida y su sentida composición “Un día a la vez”.
Mención especial Baradero 2018, Los Pampas, revalidaron su premio ante una platea que vibró con su repertorio medido y adecuado a la velada desde su espectáculo “Paisaje de mi tierra”. Se trata de un paseo musical por los grandes creadores del folklore nacional que incluye “La flor azul”, “Sargento Cabral”, “De mi madre”, “Luna carnavalera” y “La algarrobera”, dándole el toque clásico a la calurosa noche de Baradero.
Con “Seminare” en el medio del set, los coscoínos Ceibo hicieron bailar y cantar a la plaza con chacareras y zambas: “Piel morena”, “Cantor de chacareras”, “Soltero y borracho”, “Juan de la calle”, “Jamás”, “Luna tucumana” y “De Alberdi”.
Profetas en su tierra, Mizarez sobresalió con su versión de “Mujer, niña y amiga”, y los Ñaupa Cunan le pusieron toda su juventud y entrega en el comienzo de la velada cuando todavía la gente no había colmado el auditorio.
La sorpresa fue la actuación del cantautor Ramiro Abrevaya con su mixtura de géneros, secundado por el Coro Municipal La Cora, de Baradero, dirigido por el maestro Sebastián Concilio, que lo acompañó en una versión de “Todavía no puedo encontrar lo que estoy buscando” de U2, llamada “Lo que busco”.
Como es habitual el Ballet Municipal Sixto Palavecino le puso color a la apertura del festival, mientras que los Pre Baradero continúan siendo desplazados al primer lugar de la lista cuando menos de 100 personas se encuentran en el predio. Hoy se conocerá la Revelación entre los que se presentaron durante los tres días previos. Ayer fue el turno de Ricardo Miner, en el rubro Solista tango masculino; Irigaray- Madia, pareja de tango tradicional; La Cañada, conjunto folklore tradicional, Colque-Pérez, pareja zamba tradicional; La Clavija, conjunto instrumental, y Agustín Isismendi, solista de folklore.
Para el final, Cenizas, Banda XXI y Jorge “Toro” Quevedo, esperados por el grueso del público, ofrecieron sus combos, olvidables desde el punto de vista musical.

Baradero 2019: Jorge Rojas, el gran protagonista de la velada

Baradero (por Luis Digiano enviado especial).- En gran comunión con su público, Jorge Rojas se convirtió en el gran protagonista de la segunda velada de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019.
“En este festival viví momentos inolvidables primero con Los Nocheros, y luego con mi etapa solista, a lo que le sumo la emoción de anoche al revivir con mis hermanos Lucio y Alfredo, la formación de Los Rojas y festejar la consagración del Indio en Cosquín”, comentó Rojas durante el emotivo concierto.
Poniendo especial énfasis en su más reciente disco “Mi cantar” y secundado, como es habitual, por una compacta banda y puesta en escena, Rojas cautivó nuevamente a su público que volvió a consagrarlo como aquella inolvidable velada de 2006.
De “Mi cantar” entonó, además de la canción que da título al CD, “Olvida que te he amado”, “Como ayer”, el testimonial “Un humano más”, “Sin ataduras”y “Cómo hacer para olvidar”, ambientando el escenario con el acompañamiento de bailarines y videos.
También se dedicó a revivir otras piezas de su extenso repertorio como: “Mía”, “A sacar las penas”, “No te vayas carnaval”, “No saber de tí”, coreadas por sus seguidores, y luego compartió con los baraderenses Mizares, “La yapa”, yéndose  a todo ritmo y con la gente de pie ovacionándolo, tras su versión de “Cómo olvidarla”, de Rodrigo.
Otra de las grandes atracciones de la velada fueron los rosarinos Indios de Ahora consagrándose nuevamente como en aquel recordado 2014. Estrenaron composiciones de su nuevo disco “Ser humano” y mostraron una memorable evolución en la mixtura del folcklore propiamente dicho con el rock y el pop, sin perder la identidad.
Sus versiones de “Cuando tenga la tierra”, “Guitarra dímelo tú”, “Oración del remanso”, se juntaron con “Humanidad”, un fiel reflejo de su álbum, “Cada día” y “Capricho”, en un un recital que terminó con la gente parada y con ganas de más.
El folklore tradicional llegó de la mano del ex Chalchalero, Pancho Figueroa, quien desarrolló un repertorio bien criollo con piezas del estilo de “Luna cautiva”, “Agua y sol del Paraná”, “El mareao”, “A mí me gusta la zamba”, “Sargento Cabral” y el final con “La trasnochada”.
El embrujo violinero de Néstor Garnica revivió su performance en el Atahualpa Yupanqui y en su peña de Cosquín con creaciones como “Chacarera del violín”, “La Sixto Violín”, “Chacarera el rancho”,  cambiando el clima con un toque más lento con “Corazón vuela”.
Una de las grandes sorpresas de esta segunda velada la representaron los salteños Kaymanta, quienes realizaron una exquisita recorrida por zambas carperas y chacareras, secundados por el Ballet Tierra de Güemes. Así fueron pasando “Balderrama”, “Recuerdo salteño”, “Chacarera de un triste”, “Chacarera del rancho” y “Caminos me iré”.
El crédito local, Facundo Misenti estrenó temas de su nuevo disco “Identidad” siendo profeta en su tierra con “Mensaje de chacarera”, “Identidad”, “Chacarera del patio”, “Entre mi vida y la tuya”, “Chacarera pronta” y el bis con “No te vayas carnaval”.
El tango se hizo presente con la exquisita forma de interpretar el dos por cuatro desde el piano de Aquiles Roggero, el recuerdo del Chango Nieto a cargo del Chango Norteño y su hijo Marcos Fuccia, la chacarera santiagueña de Rubén Gummy, el Grupo Ventarrón trajo la música del sur argentino junto al Ballet Neuquén, y además la danza estuvo representada por el Ballet Municipal Sixto Palavecino, y el Ballet Sembrando Sueños y Desde el Alma.
Como en el día anterior los ganadores del Pre Baradero tuvieron su momento en el inicio de la velada que se extendió más allá de las 4 de la madrugada, con Sarita Flores, salteña del rubro Solista femenina de folklore; La Fortunata, de la localidad bonaerense de Escobar en conjunto folklore de proyección, y Nogales-Zamorano en pareja zamba estilizada. Una lástima ya que estos valores en ciernes merecen un lugar para ser presentados al público y no ante pocas personas como sucede, ya que la mayoría espera al primer número principal para poblar platea y tribunas.

Baradero 2019: El Indio Lucio Rojas consagrado por el público

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- El Indio Lucio Rojas cumplió con creces su actuación en la primera velada de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, consagrado por el público, agregando a su impecable recital el final con Los Rojas, con la aparición de Jorge en escena, sumándose a Alfredo y al menor de los hermanos.

Otros de los artistas destacados de una velada con el Anfiteatro Municipal cubierto en un 60% fueron Adrián Maggi con su canto surero, el formoseño Lázaro Caballero representando al litoral, Antonella Fernández, dirigida por el maestro Daniel García, dejando muy bien parado al 2×4, el innovador cantante cordobés Andrés Clerc, los virtuosos músicos de Dos Más Uno y Martín Paz con su fiesta santiagueña.

“Marca borrada”, “Chaqueñamente”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Eterno amor” y “No me abraces porque lloro” fueron algunos de los momentos de más altos del clima de la actuación consagratoria del Indio Lucio Rojas. En el final, cuando parecía que todo había terminado, el pedido del público lo hizo volver a escena, pero ahora con los Rojas para regalarle a sus fieles seguidores: “Celoso no soy”, la emotiva “Una zamba en el cielo” y “De esas que te hacen llorar”, culminando con la gente de pie, poniendo su impronta para una muy merecida consagración de Baradero.
Habitué del encuentro festivalero, Adrián Maggi hizo gala de su compromiso con las milongas fogoneras con temas profundos del estilo de “Mate amargo compañero”, para el lucimiento de bailarines ritmos de la llanura pampeana como la huella y el triunfo. Con el grito de “Viva la patria”, acompañado por el Taller del lenguaje de señas de Baradero, interpretó la testimonial “2 de abril” y cerró con “El cantor debe ser libre” redondeando un set compacto e impecable del cantautor de San Andrés de Giles.
La agrupación Dos Más Uno compuesta por los inmensos guitarristas Marcelo y Hugo Dellamea más el aporte de la percusión de Ariel González, convirtieron el predio en un templo con un puñado de clásicos: “El olvidao”, “Amarraditos”, “Luna tucumana/ Luna cautiva”, y “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, con la introducción rockera de “Humo sobre el agua”, de Deep Purple.
La juventud de Antonella Fernández brindó a la música ciudadana, con la dirección musical del maestro renovador Daniel García, un aire fresco revalidando el premio Revelación 2016 en el rubro folklore. Innovadora, pero con estilo bien personal, desgranó “Pasional”, “Naranjo en flor”, “Balada para un loco”, “Honrar la vida”, el candombe “Tango negro” y la unión de “Recuérdame”,  tema central de la excelente película “Coco” de Pixar, mixturada con una estrofa de “Uno”.

Combinando el más puro folklore con la fusión cuartetera- rockera, Andrés Clerc, joven cantor de Bell Ville, que impuso su fuerza en temas como “El olvidao”, “Desde el puente carretero” y su homenaje a la inolvidable Tamara Castro con la “Zamba de amor en vuelo”, de Jorge Milikota.
La chacarera santigueña llegó de la mano del ex Manseros Santiagueños, Martín Paz, hijo de Onofre Paz, quien entonó un repertorio recordando sus años en el grupo con composiciones emblemáticas como “Otoño y flor”, “Semilla de chacarera”, “Zamba de tu adiós”, “Adiós que te vaya bien”, y el clásico”Eterno amor”.
Chamamé, polkas y ritmos característicos del litoral fueron los elegidos por Lázaro Caballero, recordando su consagración del 2008, con mucha más experiencia y un gran sonido secundado por su compacta y pareja banda.

Completaron la velada Hugo Castiglioni, Daiana Paniagua, José Mena, y los ganadores del Pre Festival CheCatalán (dúo vocal), Julio Duarte (solista intrumental), Franco Coria (cantor surero solista), Julio Alvarez (malambo norteño) y Los Maldonado (canción inédita).
La danza contó con el protagonismo del Ballet Municipal Sixto Palavecino de muy buena perfomance y colorido.