Emotiva tercera luna coscoína con carnaval incluido

Cosquín (por enviado especial, Luis Digiano).- Los Carabajal, con su nuevo álbum “Leyenda”, fueron los grandes protagonistas de la tercera noche de la edición ’60 del Festival de Cosquín, compartiendo el escenario con la familia junto a Peteco, Cuti y Roberto Carabajal. Mario, Kaly, Walter y Blas San Sierra recordaron a Jacinto Piedra, entre otros creadores, con “Te voy a contar un sueño”, “Sueño de alfarero”, “Sembremos la chacarera”, “Lágrimas de amor”, “Desde el puente carretero”. Luego con Peteco recordaron el clásico “Como pájaros en el aire”, y con Cuti y Roberto, “Dejame que me vaya” y el bis con “Entre a mi pago sin golpear”.

El canto surero estuvo bien representado por el gaucho de San Andrés de Giles, Adrián Maggi, quien entonó “La patria se hizo a caballo”, “Los Tobas son mis hermanos”, “Yo soy un cantor social” y recordó la tragedia del Ara San Juan con “Guardianes del mar”.

Pero además, tuvo la gran idea de traer al escenario una gloria del folklore argentino como Víctor Velázquez, quien con los acordes de “La primavera”, le regaló a la gente sus glosas. La Comisión de Folklore lo galardonó con el Camín Cosquín, un verdadero hito para el género. Maggi

El chamamé estuvo bien representado en el acordeón de Antonio Tarragó Ros, muy bien secundado por su hija Irupé Tarragó Ros en teclados, Humberto La Fata en contrabajo y Trabuco González en guitarra.

Con su mensaje permanente de defensa de la naturaleza, Antonio entonó “El lago y el vals” (dedicado a Carlos Paz), le puso ritmo de baile con “El toro”, le dio su espacio a su hija con su tema “Metáfora”, le brindó el lugar al cantor entrerriano Marcos Pereyra para la composición “Acuífero guaraní” y al final brindó un tributo a su padre con “Don Gualberto” con el intendente Gabriel Musso entregándole la Guarda del Festival en honor a sus 50 años de carrera.

Pachi Herrera trajó la magia de su charango y su canto jujeño para desplegar un set con composiciones de la talla de “Pachamama”, una personal versión mitad instrumental, mitad cantada por el público de “Piedra y camino”, y el estreno de “Carnavalito de cara al sol”.

Santiago del Estero siguió muy bien representada por el canto embrujado de Candela Mazza y su recuerdo para el inolvidable Don Sixto Palavecino con chacareras testimoniales como “Para cantarle a mi pago”, “Ya voy llegando a mi pueblo y “Santiagüeño soy señor”, despidiéndose con el himno de su tierra, “Añoranzas”.

Martín Paz, en a su etapa solista luego de su paso por Los Manseros Santigueños, le regaló al público “Semilla de chacarera”, “Changuito”, “Eterno amor”, cerrando el show con “Añoranzas”.

En el final, y como era previsible, el carnaval riojano se hizo presente con la chaya, la harina, la albahaca y la espuma con el canto de Sergio Galleguillo, que mixturó su ritmo característico con la cumbia y el cuarteto cordobés.

De esa forma se unieron composiciones de la talla de “Quiero volver a Tilcara otra vez”, “Nosotros los argentinos”, “Que linda que es La Rioja”, “La taleñita”, “Volver a Tilcara”, “Llorando estoy”, “Niña Chay”, “Solita y sola”. Con “Solamente Tú” recordó su primera formación, Los Amigos, de 1998, con la presencia de Pino Romero para bailar “Zamba para olvidar”, y culminó su actuación con el esperado “Camión de Germán”.

Completaron la velada, desde el Chaco salteño con chacareras propias de su tierra, El Toba, y el ganador del Pre Cosquín en el rubro conjunto vocal, Cuerdos Vocales, quienes entonaron una delicada versión de “La muerte del angelito”.

 

Cosquin 2019: Entre la magia de Abel y los festejos de Los 4 de Córdoba y los Manseros

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- Abel Pintos fue el gran protagonista de la cuarta luna coscoína con un concierto en el que la lluvia incesante no empañó el clima festivo de la platea, mientras que Los 4 de Córdoba celebraron sus 50 años de trayectoria, y Los Manseros Santiagueños, sus 60, destacándose en la quinta luna titulada “Voces del tiempo”, con la impronta de la personalidad de Los Carabajal.
Pintos desarrolló un recital sin altibajos con una muy cuidada selección de piezas folklóricas, mixturadas con otros ritmos de su impronta: “Cómo te extraño”, “Pájaro cantor”, “El adivino”, “Alelí (bailando con su sombra)”, “Mariposa”, “No me olvides”, sumándose a “Solo canto por vos” y “La flor azul”, culminando con el “Alcatraz” en versión bien abelera. El cantante estuvo más de la mitad de su concierto bajo la lluvia, acompañando la incondicionalidad de sus seguidores.
La cuarta luna comenzó con el violinisto rosarino Leandro “Lele” Lovato y su habitual recuerdo de Tamara Castro con “La Tamara”, la dulce voz de Patricia Gómez trajo su “Gente del agua”, el talento joven muy bien representado por el gran nivel de Maité y Ceibo, y la inquieta armónica de Fabricio Rodriguez con un amplio repertorio bien criollito, con un toque rockero.
Párrafo aparte para Nahuel Penissi quien desarrolló una presentación bien popular con sus versiones de “Yo tengo tantos hermanos” y “Chacarera de las piedras”, en memoria de Don Atahualpa Yupanqui quien un 31 de enero hubiese cumplido 110 años, agregando “Abrojito”, “Piedra y camino” y “Balderrama”.
Ya pasando a la quinta luna bautizada “Voces del tiempo”, Los 4 de Córdoba comenzaron a vivir sus 50 años de trayectoria junto a El Indio Lucio Rojas, Guillermo Novelli de La Mosca, Por Siempre Tucu, Facundo Toro, Nacho Prado y Daniel Campos, el Negro Videla, Sergio Galleguillo, Destino San Javier, Pity Fernández y Alejo Mondelo, de Las Pastillas del Abuelo, y La Callejera, con clásicos de su carrera como “Zamba para olvidarte”, “Por qué será”, “De esas que te hacen llorar”, “Amándote” y el “Candombe para José” entre otras.
Nombrados por León Gieco como los Rolling Stones del folklore, Los Manseros Santiagueños (Onofre Paz, su fundador, y Alito Toledo), festejaron en Cosquín sus 60 años de trayectoria con un puñado de temas emblemáticos de su rico repertorio: “Alma mía”, “Piel chaqueña”, el himno “Canto a Monte Quemado” y con Marcela Morelo en “Desde siempre y para siempre” y “Para los ojos más bellos”, y el mágico violín de Néstor Garnica en el final con “Entra a mi hogar”.
Los Carabajal (Mario Musha, Kali y Walter Carabajal y Blas Sansierra) revivieron el patio santiagüeño con sus chacareras, zambas y huaynos, con imágenes del documental sobre su historia, próximo a estrenarse en cines.
“La Telesita”, “Sembremos la chacarera”, “Te voy a contar un sueño”, “El buen lugar”, en tributo al irrepetible Jacinto Piedra, y “Engañera”, en homenaje a Julio Argentino Jerez, precedieron a “Todos los domingos” y “Déjame que me vaya”, bailadas y coreadas por la plaza entera.

La nostalgia que las Voces del Tiempo trajeron a la Próspero Molina, se vio retratada en el recital de Por Siempre Tucu, cerrando el círculo de legendarias formaciones que subieron al Atahualpa Yupanqui en la noche de ayer.
En Postales de provincia fue el turno de Entre Ríos con una selección cuidada de chamarras y chamarritas, propias de la provincia, y de Salta la linda con un reconocimiento a su caudillo Don Martín Miguel de Güemes, sobresaliendo la vientista Mariana Cayón y el dúo Juan Pablo Pellicier y Mauro Afranllie, surgido del La Voz Argentina, quienes se ganaron la simpatía con su ímpetu juvenil.

Completaron la velada la discreta Delegación de Japón, el espectáculo Pampas, protagonizado por Angela Irene y Lucrecia Rodrigo, Martín Paz con el reinicio de su etapa solista luego de su paso por los Manseros, y los ganadores del Pre Cosquín en el rubro conjunto instrumental de la sede Resistencia (Chaco), Nuevo Tiempo.
Fue una velada muy especial porque se cumplieron 54 años de la llegada de la querida y recordada Mercedes Sosa al escenario mayor de Cosquín, de la mano del irrepetible Jorge Cafrune, ilustrado internacionalmente con un doodle de Google.

PETECO CARABAJAL, “SOLO Y ACOMPAÑADO”

El próximo 6 de junio, Peteco Carabajal comienza un ciclo de actuaciones que continuará los días miércoles, en el Teatro del Viejo Mercado, ubicado en Lavalle 3177, de la ciudad de Buenos Aires.

Peteco subirá cada noche al escenario solo con su guitarra, su violín y todos sus instrumentos, y será acompañado por diferentes artistas invitados, que irán participando de esta serie de encuentros en donde la sorpresa, la intimidad del espacio y complicidad con el público completarán el cuadro necesario para crear en vivo, y hacer de cada función un espectáculo irrepetible.

La magia de la chacarera expresada en la figura de su gran referente actual, el encuentro y la comunión entre artistas colegas serán parte de la mística de cada miércoles, en el que Peteco abrirá su espectáculo y su corazón para compartir una experiencia única y diferente junto a sus compañeros de oficio, de ruta y de vida.

Algunos de los artistas invitados del ciclo son: Víctor Heredia, Lito Vitale, Carabajales, Horacio Banegas, Dúo Coplanacu, Vitillo Abalos, Juan Carlos Saravia, Roxana y Graciela Carabajal, Juan Saavedra, Santiago Suárez, Mavi Díaz, Laura Ros, Carolina Peleritti, Paola Bernal, Marilina Mozzoni, Luis Gurevich, Mono Izarrualde, Jorge Giuliano. La larga lista sigue con los nombres de otros amigos infaltables que se irán anunciando oportunamente antes de cada función.

“Peteco Carabajal, solo y acompañado” promete convertirse en las citas vitales y esperadas de cada semana, noches inolvidables de música y cercanía, de artistas populares brindando su arte sin red.