Monuments en Casa Colombo: un gran show, mucho teléfono descompuesto

Desde el anuncio de la visita de los británicos Monuments, había cierto dejo de incertidumbre hacia qué esperar, y no me refiero a la banda, sino a la cantidad de público que podría asistir a ver a uno de los grupos más importantes del metal moderno mundial. Que aún teniendo este mote, el sonido todavía no llegó por estos lares. Esto es lo que pasó la noche del martes 11 de junio en el recinto del barrio del Abasto…

monuments

Teniendo en cuenta el cambio de lugar, de Uniclub a Casa Colombo, que pese a que los separen poco más de una cuadra de distancia, se terminó por entender que la visita de Monuments no sería muy concurrida.
En primera instancia, MITODIAN aparecieron en escena. Una flamante banda de metal moderno, que se encuentran presentando su primer disco de estudio “Despertar”, ofreciendo una bocanada de aire fresco en cuanto a sonido y presentándose como una de las bandas a tener en cuenta a futuro.

En el caso de NUM, ya son conocidos por romper cabezas desde el 2011, y presentando su nueva formación, debo decir que se los encuentra más vivos que nunca. También serían partícipes los griegos SCAR OF THE SUN, que se unieron a una parte de la gira latinoamericana, con un metal que a veces quería ser core, otras quería ser thrash, y otras veces ondeaba por el death melódico, realmente fue una buena oportunidad para ver a una agrupación que nunca antes nos hubiésemos imaginado ver en Argentina.

Pasadas las 23 horas, MONUMENTS se posicionaban sobre las tablas para dar rienda suelta de toda su discografía, intercalando entre sus tres discos de estudio, con “A.W.O.L.” de su reciente “Phronesis” editado este año, comenzando con el aluvión de riffs entrecortados, virtuosismo controlado, doble pedal triggereado y una labor vocal inmensa, con su particular djent metalcorizado que sonaría como un Meshuggah más liviano.
Habiendo tocado días antes en Córdoba, Bahía Blanca y Rosario, se les notaba un poco el cansancio encima, pasando por “I, The Creator”, “Leviathan” y “Stygian Blue”. Pero no fue justamente hasta ese momento en el que la banda comenzó a demostrar su descontento por acontecimientos relacionados con la producción y el lugar (hechos que luego se desmentirían pero con la particularidad de que fue ni bien terminado el show), generando un ambiente algo tenso, con un público sorprendido y una banda en pos rabia pero no en el buen sentido.
Continuaron con “Mirror Image”, “Atlas” y “Doxa”, para arremeter con dos clásicos de “Gnosis” (2012) como lo son “Empty Vessels Make The Most Noise” y “Regenerate”, sonando de una manera impecable contrarrestando con la ambientación del lugar, aunque todavía con mucha tensión rondando y vibras extrañas, que si bien su audiencia terminaba por conectar de la manera futbolística de siempre, al grupo no le terminaba de cerrar. Luego de “Origin Of Escape”, y con el constante aviso de “muevanse ahora porque seguramente no nos van a ver nunca más”, aparecía “Degenerate” para cerrar un set magistral en cuanto a perfomance, pero en cuanto a comunicación, las energías seguían siendo algo bajas, sobre todo al saber que todo fue un teléfono descompuesto en el que la producción no tuvo nada que ver, y que se podría haber evitado el mal pasar.

Recital extraño para una banda que nos dejó con demasiadas dudas de una posible vuelta. Aunque cabe recalcar que es un lujo ver a una agrupación de metal contemporánea presentándose en Sudamérica en el tiempo correcto. Vamos a ser algo optimistas, ¿no?