Cosquín 2019: Noche salteña para la despedida coscoína

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- En gran comunión con el público, Los Nocheros se erigieron en los grandes protagonistas de la novena y última noche coscoína. La velada también contó con la esperada Consagración del Indio Lucio Rojas y el emotivo tributo “Marziali cerca nuestro” protagonizado por Marita Londra, Hugo Scotto, Simón Marziali y Doña Jovita, además de la excelente actuación de Adrian Maggi y el cierre a toda fiesta con el Chaqueño Palavecino.
Festejando sus 25 años desde la Consagración en el escenario Atahualpa Yupanqui, Mario, Kike y Alvaro Teruel, y Rubén Ehizaguirre compaginaron un recital con un repertorio basado fundamentalmente en su historia. Con el acompañamiento de la gente, que colmó la plaza Próspero Molina, desarrollaron un set de composiciones de la talla de “Tomame”, “Soy como soy”, “Canto nochero”, “Boquita de luna”, “Dejame que me vaya”, “Sin principio ni final”, un combo de serenata salteña con “Canción del adis”, “Rosa boca”´y “No saber de ti”, culminando a todo ritmo con “Soy de Salta”, La yapa”, “Materia pendiente”, “El humahuaqueño”, y el bis con “Te vas”.
Con su habitual extenso concierto, Oscar Esperanza “Chaqueño” Palavecino cerró el festival con sus conocidos temas y el desfile de invitados: Jacinta Condorí, la local Marina González y cantores del Chaco salteño.
Chacareras, zambas, huaynos y coplas del estilo de “Sueños”, “Nostalgias”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Cafayate”, “Cuando llora la guitarra”, “Que me olvides tú” y el infaltable “Amor salvaje” poblaron el momento “chaqueñado”.
“Marziali cerca nuestro”, fue el homenaje que crearon Marita Londra, Hugo Scotto, Simon Marziali y la viejita de Traslasierra, Doña Jovita, sobre canciones del querido juglar con piezas como “Ese Manuel que yo canto”, “La Sixto violín”, “Las cuyanas”, con el agregado de la danza del “Celador de Sueños”, el Negro Valdivia y Silvia Zerbini, la “Polka de las orejas”, “Cebollita y huevo” y “Los obreros de Morón”, para coronar su actuación.
Adrián Maggi trajo nuevamente a Cosquín el canto surero como único representante del género y, a pesar de tener la responsabilidad de subir justo antes del Chaqueño Palavecino, cautivó al público con “Argentino hasta los huesos”, “Madre” y “2 de abril”, personal tributo a los soldados caídos en Malvinas.
El cantautor Daniel Altamirano festejó en Cosquín sus 50 años de la revelación del conjunto los Altamirano y revivió temas emblemáticos de su trayectoria: “Serenata del amor callado”, “Que vengan a beber”, “Chaya para un adiós en La Rioja”, y el cierre con su himno “Dios a la una”.

Con graves problemas de sonido, Roxana Carabajal cumplió con su cometido al recordar los 20 años de su consagración en Cosquín con temas nuevos y otros bien conocidos de su tierra, Santiago del Estero: “Cuidar la madre tierra”, “Despierta con el salitral” junto a Pablo Carabajal, “Bombo legüero” en tributo a la Marcha de los bombos, “Zamba del Taricu” con presentación en video de Juan Saavedra, “Chacarera y voz” junto a Franco Ramírez y el final con “Digo la Telesita”.
Tras 15 años de ausencia El Toba regresó a la escena coscoína con “Canta Crespín” y “La refranera”, mientras que el segmento Postales de Provincia estuvo a cargo de Río Negro y su canto del sur argentino.
En la velada se entregaron los premios correspondientes a esta edición: Consagración: El “Indio” Lucio Rojas; Revelación del Pre Cosquín: Guido Encinas; Destacado de los espectáculos callejeros: Rivera Folk, y menciones especiales para Sofía Asís y Abuelo Algarrobo; y Destacado de peñas: Poly Argañaraz.
Párrafo aparte para el Camín Cosquín, galardón máximo del festival para la trayectoria de Daniel Altamirano.
En la noche de “Perfume de Salta” se brindó un tributo a los directores del Ballet Camin, Rodolfo y Osvaldo Uez, y sus 30 años de trayectoria y 25 en el escenario Atahualpa Yupanqui.

 

Anuncios

Cosquín 2019: Noche de chacarera y chamamé

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- Bajo el título “Luna que danza” se desarrolló la octava luna del Cosquín 2019 con las actuaciones destacadas del cantautor santiagueño Horacio Banegas, La Callejera, el Dúo Coplanacu estrenando canciones, y el Chango Spasiuk festejando sus 30 años de trayectoria.

Horacio Banegas, quien desde sus inicios demostró ser un cantautor de avanzada tanto en música como en lírica, cumplió su labor impecable secundado por sus hijos Jana en guitarra, el “Mono” Christian Banegas y el aporte de Franco Giovos.

Con un clima festivo eligió un repertorio amplio en el que sobresalieron su clásicos como “Mi origen y mi lugar”, “Huayno de mi infancia”, “Soy de la tierra”, “Guitarra de sal”, “Coplas del quenero”, “Coplas del silencio”, “Semillita” y el infaltable bis con “Hermano Kakuy”.

La agrupación cordobesa La Callejera festejó sus 15 años de carrera de una forma muy especial porque, más allá de entonar composiciones bailables como “La compañera”, “El último sapucay”, y “Soy América”, además le regaló a su público dos momentos emotivos: “Recital a la paz” y “El viejo vals”, recorriendo así el mapa musical del país.

Lo exquisito de la música del litoral se escuchó en el acordeón del Chango Spasiuk, quien regresó a Cosquín para festejar nada más y nada menos que sus 30 años de carrera con su seleccionado de músicos: Diego Arolfo en guitarra, Marcos Villalba en percusión, Eugenia Turovetsky en violoncello y Pablo Farhat en violín. Como aquella vez en que lo presentaran Los Chalchaleros, Spasiuk devolvió el gesto introduciendo a un joven valor de 16 años, Emiliano López, a quien esperamos ver seguido en la plaza.

Pasaron “Tarefero de mis pagos”, “Kilómetro 11”, “Mi bien amada”, “Polcas de mi tierra”, “Pynandi” y el final a toda orquesta con su personal versión personal de “Libertango”, de Astor Piazzolla.

El Dúo Coplanacu, integrado por Roberto Cantos y Julio Paz, volvió a demostrar que con dos buenas voces, una guitarra y un bombo se puede hacer muy buen folklore. Como dijo Paz “esta noche vamos a bailar, pero también a escuchar” y se despacharon con piezas nuevas que conformarán su próximo disco.

“Santigueño soy señores”, “Florcita de cardón”, le dieron pie a los temas nuevos como “Piedra”, “La bolichera”, “La catamarqueña” y su interpretación de “Pachamama”, el tema de Pachi Herrera. El tramo de cierre, al mejor estilo de su recordada peña, llegó con “Coplita de chacarera”, “Camino a Telares” y “La algarrobera”.

La riojana María de los Angeles “Bruja” Salguero trajo todo el encanto de su provincia a lo que le sumó sendos tributos: a los 50 años de “Mujeres argentinas” de Ariel Ramírez y Félix Luna con “Juana Azurduy”, un pequeño regalo de lo que será su nueva producción, y el recuerdo de Don Alfredo Abalos con la zamba “Dejame estar”, de Cacho Valles.

Y la fiesta continuó con invitados de lujo: Micaela Chauque con “Ella baila sola”, “Sol de los Andes” con Bruno Arias y la frutilla del postre con la presencia en escena de la ascendente agrupación rockera Eruca Sativa, con “Amor ausente”, y todos juntos en “Cuando tenga la tierra”, en espectacular conclusión, que mereció el bis que el público pedía, pero que los conductores no le brindaron.

El Homenaje a los 30 años de la consagración de Zitto Segovia en Cosquín fue protagonizado por su hijo Lucas, quien recibió una plaqueta recordatorio de manos del intendente municipal Gabriel Musso. Secundado por Joselo Schuap, Bruno Arias y Coqui Ortiz, rememoró algunos hitos de su padre como “Cacique Yatán”, “Knocaut González” y “El Cristo de los villeros”, entre otros. La música chucana de Traslasierra estuvo representada en su joven exponente José Luis Aguirre, quien le dedicó un tema a Doña Jovita, una chacarera para las mujeres guerreras y otra para la “Tía Rosa”.

La luna culminó con el dúo santiagueño Orellana-Lucca que le puso el color de la chacarera recordando piezas de sus 20 años de trayectoria combinando temas de sus álbumes “Alma maternal”, “Habitantes de mi tierra” y “Hermanos”. Completaron la octava velada un homenaje del Ballet Camin, dirigido por el profesor Rodolfo Uez, con los bailarines fundadores de la escuela de danza de 30 años de trayectoria, y los ganadores del Pre Cosquín en los rubros solista instrumental, Lezana Revoredo, y tema inédito, “Provinciano”, en la voz del joven Nicolás Jofré.

 

Cosquín 2019: Pedro Aznar fue la gran figura de la séptima luna

Cosquín 2019 (por Luis Digiano, enviado especial).- Con su mixtura de folklore y rock, Pedro Aznar fue la gran figura de la séptima luna del Festival Mayor de Folclore de Cosquín en una velada que también tuvo como protagonistas a Raly Barrionuevo y su “Niña de los andamios”, a La Charo, el chileno Nano Stern y a Yoel Hernández, desde el sur argentino.
Ante una Plaza Próspero Molina casi completa en el inicio del encuentro coscoíno, Aznar le brindó un emotivo tributo a referentes del canto latinoamericano como Chabuca Granda con “Que he sacado con quererte” y Víctor Jara con “Deja la vida volar”, para luego seguir con la “Zamba del carnaval” del Cuchi Leguizamón, “Romance de la luna tucumana” de Atahualpa Yupanqui y “Mientes”, recordando su juntada con Charly García en “Tango 1 y 2”. Fue el único artista al que se permitió un bis y para éste eligió, en comunión con el público que lo ovacionó, compartir “La baguala”, sólo con su caja.
La presencia femenina llegó de la mano de La Charo con un homenaje a Mercedes Sosa, con particulares versiones del repertorio de la querida “Mecha”:  “La maza”, “Razón de vivir”, “La colina de la vida” y “Celador de sueños”. Esperamos escuchar más de esta propuesta que la cantante está grabando, por propuesta de Fabián Matus, hijo de Mercedes, y que verá la luz a mitad de año.
“Vení, bailá, volá” fue el leit motiv de la agrupación de folklore inclusivo, Los Piantao, que mostraron cuadros de baile y canto inspirados en el Himno a Cosquín emocionando al público con su despliegue talentoso y colorido.
Integrante de tercera generación de juglares chilenos, Nano Stern fue el único artista internacional que presentó la grilla de Cosquín. Con la inigualable participación del virtuoso músico tucumano Manu Sija, el cantautor y multinstrumentista interpretó: “La puta esperanza”, “El vino y el destino”, “Nube”, un homenaje a Víctor Jara con “Lo único, lo tengo” y como frutilla del postre, “Festejo de color”, con Pedro Aznar,  y “Carnavalito del ciempiés”, con Bruno Arias.
Otras familias que festejaron fuerte en la velada fueron Los Pacheco y Los Duarte, unidos en la Cantata del Norte Cordobés, con la chacarera homónima de Ica Novo que pinta su paisaje y la “Chacarera de las piedras”, en recuerdo de Don Ata, cuyos restos descansan en el Cerro Colorado.
La “Patagonia también es argentina”, defendió Yoel Hernández haciendo quedar muy bien al sur de nuestro país con su claro mensaje, ilustrado con “La bronca de Painefil”, “Niña sur”, “Mi tierra mi prisión” y “La banderita de mi escuela” escrita especialmente para su escuela chubutense.
Impecable el power trío de Presenta Trío, mixturando folklore, rock de guitarra distorsionada y tango, que parecía el gran ausente del festival, con “Nada”, “La alejada” y el “Carnavalito del duende”.
Tras un comienzo acústico en el que Raly Barrionuevo compartió temas con Milena Salamanca, y los chilenos Nano Stern y Miloska Valero, el cantautor hizo hincapié en su más reciente obra “La niña de los andamios”. Recorrió “Piedra y camino”, “Las torres de sal”, “El cigarrito”, “Mis esfera de cristal” y “De mi madre”, dedicados a sus padres, “Mujer de sal”, “Seremos agua”, “Melodía viajera”, “Zamba y acuarela”, “Somos nosotros”, “Ey paisano” y “Chacarera del exilio”, entre otros.
La habitual apertura del Ballet Camin con su tributo a sus ex bailarines, entre los cuales se encuentra el director de programación del festival, Luis Barrera, y la jefa de prensa, Mariel Arriaga, con la voz de Cristian Rodríguez de fondo; los ganadores del Pre Cosquín, Dúo Vocal Barrón Tévez (sede Moreno) y Mauro Dellac en Malambo Individual (sede José C. Paz), y las Postales de Provincia de  San Luis, con el recuerdo a los grandes poetas de su tierra, y Mendoza. con la actuación estelar de los históricos Trovadors de Cuyo, completaron la fiesta.

Cosquín 2019: Indio Lucio Rojas, consagrado por la gente, en la noche carnavalera

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- “Chaqueñamente” se transformó la Plaza Próspero Molina con un clima de fiesta que duró hasta casi las 4 de la madrugada con el Indio Lucio Rojas, haciendo bailar a un público que deliró desde el principio con los “Colores del Norte”, la propuesta de la sexta luna coscoína.
Una incesante seguidilla de chacareras, coplas, zambas y sayas interpretadas junto a su hermano Alfredo, y el constante acompañamiento de la gente en baile y coros, constituyeron el momento consagratorio del Indio Lucio Rojas.
Resultó el cierre perfecto para una noche movidita, con “Marca borrada”, “Volver a verte”, “Nunca es tarde”, “A mi pueblo”, “Una sola voz”, “La sencillita”, las coplas de Alfredo, y la presencia del cantor popular Dalmiro Cuellar con quien cantó “Pa’ mi Tata”, “Azuquita” y “Hoy me iré”.
“Soy del monte” (título de su flamante CD y DVD grabados en vivo), “Corazón sentido”, “Culpable”,”Me vas a extrañar”, “Madrugada”, “Eterno amor” y “Celoso no soy”, no dejaron que la gente se sentara. Para el final, “Juzgabas tú” y “De esas que te hacen llorar”, dieron por finalizada una jornada movida, ideal para los que buscaban un clima festivo.
El cuidado set de zambas carperas y chacareras nuevas que integran su próximo CD, “Territorio”, que verá la luz en abril, definió el regreso de Guitarreros al escenario Atahualpa Yupanqui: “Soy guitarrero señor”, “Amores tuyos”,”La chaca del amor”, “No tengo nada” y el infaltable “Himno a Cosquín”, ovacionado por los presentes.
Pero antes, entre la delegación provincial de Jujuy en Postales de Provincia y Los Tekis trajeron la diablada, que minutos antes había invadido la peatonal San Martín, en medio de harina y espuma. El carnaval se instaló con desfile y el rito ya reiterado que conforman los clásicos y lo nuevo del espectáculo “En blanco y negro”, paradójicamente en la noche de Colores. “Te pido en agosto”, virtualmente junto a Luciano Pereyra, “Soltame carnaval”, “Lejos de tí”, “Vienes y te vas”, “Los borrachos” y “Como has hecho”, mantuvieron la danza y el entusiasmo al tope de la plaza.
Otra invasión jujeña, fue la protagonizada en el inicio por Bruno Arias, con su acostumbrado impecable recital, con tributo a Jaime Torres incluido, su padrino artístico. Como es su costumbre, desplegó su artillería visual, compartiendo escena con el chileno Nano Stern, el tucumano Manu Sija, el referente boliviano Willy Alfaro, Angela Irene y un numeroso cuerpo bailable.
Si algo no le hace falta a Bruno es que su calidad artística se mezcle con el discurso proselitista, que no tiene nada que ver con la canción de protesta y que empaña el concepto que proponía desde la región norteña a la que representa.
Algo parecido sucedió con la muy buena cantante Milena Salamanca, en cuyo set la mujer encontró un lugar que, en el festival, a veces se diluye más allá de la presencia de las bailarinas.
Para completar el cuadro del Norte, los riojanos Josho González y Flor Castro fueron el respiro de la velada con las pensadas canciones que componen su “Simiente”, que igualmente no se salvó de enharinarse.
Otra sorpresa de la velada la constituyó el ganador del pre Cosquín en el rubro conjunto de baile La Rebelión de la sede La Matanza, otro al que hay que ponerle la ficha para la Revelación, que viene bastante peleada.

Cosquin 2019: Entre la magia de Abel y los festejos de Los 4 de Córdoba y los Manseros

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- Abel Pintos fue el gran protagonista de la cuarta luna coscoína con un concierto en el que la lluvia incesante no empañó el clima festivo de la platea, mientras que Los 4 de Córdoba celebraron sus 50 años de trayectoria, y Los Manseros Santiagueños, sus 60, destacándose en la quinta luna titulada “Voces del tiempo”, con la impronta de la personalidad de Los Carabajal.
Pintos desarrolló un recital sin altibajos con una muy cuidada selección de piezas folklóricas, mixturadas con otros ritmos de su impronta: “Cómo te extraño”, “Pájaro cantor”, “El adivino”, “Alelí (bailando con su sombra)”, “Mariposa”, “No me olvides”, sumándose a “Solo canto por vos” y “La flor azul”, culminando con el “Alcatraz” en versión bien abelera. El cantante estuvo más de la mitad de su concierto bajo la lluvia, acompañando la incondicionalidad de sus seguidores.
La cuarta luna comenzó con el violinisto rosarino Leandro “Lele” Lovato y su habitual recuerdo de Tamara Castro con “La Tamara”, la dulce voz de Patricia Gómez trajo su “Gente del agua”, el talento joven muy bien representado por el gran nivel de Maité y Ceibo, y la inquieta armónica de Fabricio Rodriguez con un amplio repertorio bien criollito, con un toque rockero.
Párrafo aparte para Nahuel Penissi quien desarrolló una presentación bien popular con sus versiones de “Yo tengo tantos hermanos” y “Chacarera de las piedras”, en memoria de Don Atahualpa Yupanqui quien un 31 de enero hubiese cumplido 110 años, agregando “Abrojito”, “Piedra y camino” y “Balderrama”.
Ya pasando a la quinta luna bautizada “Voces del tiempo”, Los 4 de Córdoba comenzaron a vivir sus 50 años de trayectoria junto a El Indio Lucio Rojas, Guillermo Novelli de La Mosca, Por Siempre Tucu, Facundo Toro, Nacho Prado y Daniel Campos, el Negro Videla, Sergio Galleguillo, Destino San Javier, Pity Fernández y Alejo Mondelo, de Las Pastillas del Abuelo, y La Callejera, con clásicos de su carrera como “Zamba para olvidarte”, “Por qué será”, “De esas que te hacen llorar”, “Amándote” y el “Candombe para José” entre otras.
Nombrados por León Gieco como los Rolling Stones del folklore, Los Manseros Santiagueños (Onofre Paz, su fundador, y Alito Toledo), festejaron en Cosquín sus 60 años de trayectoria con un puñado de temas emblemáticos de su rico repertorio: “Alma mía”, “Piel chaqueña”, el himno “Canto a Monte Quemado” y con Marcela Morelo en “Desde siempre y para siempre” y “Para los ojos más bellos”, y el mágico violín de Néstor Garnica en el final con “Entra a mi hogar”.
Los Carabajal (Mario Musha, Kali y Walter Carabajal y Blas Sansierra) revivieron el patio santiagüeño con sus chacareras, zambas y huaynos, con imágenes del documental sobre su historia, próximo a estrenarse en cines.
“La Telesita”, “Sembremos la chacarera”, “Te voy a contar un sueño”, “El buen lugar”, en tributo al irrepetible Jacinto Piedra, y “Engañera”, en homenaje a Julio Argentino Jerez, precedieron a “Todos los domingos” y “Déjame que me vaya”, bailadas y coreadas por la plaza entera.

La nostalgia que las Voces del Tiempo trajeron a la Próspero Molina, se vio retratada en el recital de Por Siempre Tucu, cerrando el círculo de legendarias formaciones que subieron al Atahualpa Yupanqui en la noche de ayer.
En Postales de provincia fue el turno de Entre Ríos con una selección cuidada de chamarras y chamarritas, propias de la provincia, y de Salta la linda con un reconocimiento a su caudillo Don Martín Miguel de Güemes, sobresaliendo la vientista Mariana Cayón y el dúo Juan Pablo Pellicier y Mauro Afranllie, surgido del La Voz Argentina, quienes se ganaron la simpatía con su ímpetu juvenil.

Completaron la velada la discreta Delegación de Japón, el espectáculo Pampas, protagonizado por Angela Irene y Lucrecia Rodrigo, Martín Paz con el reinicio de su etapa solista luego de su paso por los Manseros, y los ganadores del Pre Cosquín en el rubro conjunto instrumental de la sede Resistencia (Chaco), Nuevo Tiempo.
Fue una velada muy especial porque se cumplieron 54 años de la llegada de la querida y recordada Mercedes Sosa al escenario mayor de Cosquín, de la mano del irrepetible Jorge Cafrune, ilustrado internacionalmente con un doodle de Google.

Cosquín 2019: Nombradores del Alba y Mario Alvarez Quiroga hechizaron la noche

Cosquín (por enviado especial Luis Digiano).- Los Nombradores del Alba, que integran Facundo Toro junto a Nacho y Daniel,  Mario Alvarez Quiroga, el festejo de los 25 años de Los Guaraníes, el violín mágico de Néstor Garnica y el cierre chayero de Sergio Galleguillo con múltiples invitados, fueron los hechos sobresalientes de la tercera luna coscoína del Festival Mayor de Folklore de Cosquín.

Facundo, Nacho y Daniel, secundados por un seleccionado de músicos, desarrollaron un concierto donde reunieron composiciones emblemáticas de los recordados Nombradores del inigualable Daniel Toro, y de los siempre presentes Cantores del Alba.
Eligieron para su set piezas claves del repertorio popular como “La muerte del carnaval”, “Chacarera del rancho”, “Zamba”, “Para ir a buscarte”, “Lamento mataco”, “Zamba para olvidarte”, y un reconocimiento al querido Guillermo “Fatiga” Reynoso (Bombisto de Los Manseros Santiagueños que se nos fuera al universo folklórico celeste) con el estreno de “Corazón de ceiba”, una bellisima pieza.
Para el final prepararon la sorpresa de invitar a los cordobeses Calegaris para juntos regalarles al entusiasta público que no dejó de vivarlos, “La parranda”.
El regreso de Mario Alvarez Quiroga luego de 7 años de ausencia protagonizó un recital inolvidable e impecable en el cual mixturó temas nuevos que formarán parte de su nuevo disco, junto a clásicos de su extensa trayectoria como “Jujeñito”, “Identidad santiagueña” y el solicitado himno “Penas y alegrías del amor”.
Pero además también le rindió un sentido homenaje al querido “Fatiga” Reynoso con la composición “Viejo bombisto de ayer” para la emoción de todos los presentes.
Los Guaraníes con su estilo bien personal iniciaron los festejos de sus 25 años de trayectoria con un compilado de temas que los vienen acompañando a lo largo de su carrera como su versión de “La saeta” de Joan Manuel Serrat, lo mismo que las “Carpas de Salta” con toques más de reggae, el final con “Soy el aventurero” en donde se destacan las potenciales voces de Fabián Medina y Alejandro Ontivero, que se suman a sus fundadores Martín Rodríguez y Cristian Oses.
Pero el inicio del festival, y luego del Ballet Camin y su tributo a la memoria de Don Santiago Ayala “El Chucaro” y Norma Viola, fundadores del mítico Ballet Folklórico Nacional, fue con el duende del violín de Néstor Garnica a 15 años de su consagración en Cosquín, abriendo el fuego con una selección de chacareras, zambas como “En pampa de los guanacos”, el romance con “Ya me voy” y “Corazón vuela”, uniendo la “Chacarera del rancho” con “El olvidao”, y el final con la “Chacarera del violín” dedicado especialmente para los bailarines.
Una muy buena propuesta para la revelación del Pre Cosquín fue la presentación de los santiagueños Suenan Voces de Santiago del Estero quien son ganadores del rubro “conjunto vocal”, deleitando a la Plaza con “Cenizas” de Jorge Milikota, con la que recordamos al querido cantor Alberto Oviedo, fallecido ya hace algunos años.
Miguez-Barboza con los relatos del locutor y conductor Rony Vargas fueron quienes trajeron la música de Cuyo a esta tercera luna festivalera y festejando sus 50 años de la revelación en el festival. Postales de provincia en esta oportunidad representada por músicos, cantores y danza de La Rioja conformaron una narración musicalizada del nacimiento de la provincia. Los juninenses Los Gringos, quienes fueron Destacados Callejeros 2018,  mostraron lo suyo con su creación “Contraseña” y el “Recital a la paz” de Horacio Guarany. Tras ellos subieron Coco Gómez junto a la Incendiada trayendo a Cosquín la fiesta de la chacarera del monte chaqueño y los colores de su tierra.
Y, el final fue a pura albahaca, harina, espuma y aloja algo a lo que nos tiene acostumbrado Sergio Galleguillo y su grupo, convirtiendo escenario y plaza en la fiesta de la chaya riojana que se revive en febrero en La Rioja. A él se sumaron, teniendo su lugarcito también sobre el Atahualpa Yupanqui, Emilio Morales, Los  Caldenes, el Duende Garnica y la riojana Camila Molina, finalista de “La voz argentina”.