Reviews: Amon Amarth, Ringworm, Possessed, Defeater y Borders

Amon Amarth “Berserker” (2019) Metal Blade Records
Género: Viking Metal
Puntaje: 70/100

1

Desde “Jomsviking” (2016), hubo un cierto cambio en las revoluciones de Amon Amarth. Es que la banda sueca, lentamente, va optando por un camino más cercano al metal clásico, sin tanta velocidad de por medio, y con muchísimo más énfasis en melodías de guitarra centrándose en riffs coreables y que dan ganas de subir un cuerno lleno de cerveza bien en alto. “Fafner’s Gold” comienza con este nuevo emprendimiento por historias vikingas, como un estandarte o un ariete que se lleva todo por delante, dándole un gran inicio al disco, pero desgraciadamente esta sensación se pierde rápidamente, entre canciones con esos aires clásicos ya mencionados, que si bien rinden, en lo personal, Amon Amarth va por otro lado. Recién en “Raven’s Flight”, es decir, el sexto tema, vuelve esa fuerza, en la que las melodías de death melódico se hacen bien presentes como nos tienen acostumbrados, para luego volver a lo mismo, hasta “Skoll And Hati” que hacen que suenen como un Iron Maiden con guturales, finalizando con “Into The Dark”, que concluye esta historia con tintes épicos y oscuros. En fin, “Berserker” no es un mal disco ni por asomo, se notan las necesidades de cambios y quizás dividan un poco las aguas de sus seguidores, pero la llama continúa ardiendo.

Ringworm “Death Becomes My Voice” (2019) Relapse Records
Género: Metal / Hardcore / Grind
Puntaje: 65/100

2

De una forma algo macabra y siniestra encabezada por las guitarras, Ringworm se metaliza cada vez más producción a producción, pero sin nunca olvidar sus raíces hardcore y grind, sonando como una mezcla de Slayer con Converge y Napalm Death, aunque se nota la necesidad de innovar, como lo vienen haciendo desde “Hammer Of The Witch” (2014), su disco de quiebre en mi humilde opinión. Tema tras tema, el sonido vintage ochentoso de furia inusitada y rabia descontrolada atenta contra los oídos de quien se atreva a aparecer en su camino, con el “toca rápido o muere” como slogan, “Death Becomes My Voice” es un buen disco por donde se lo mire. Cortes thrash, gritos desgarrados, crossover, actitud punky grindcore, blasfemia tras blasfemia escupida al cielo, Ringworm tiene bien en claro cuál es la fórmula en la que están cómodos y esa senda volátil de cuán core podés ser en el metal y viceversa, se hace cada vez más fina.

Possessed “Revelations Of Oblivion” (2019) Nuclear Blast Records
Género: Extreme Thrash Metal
Puntaje: 80/100

3

Hablar de Possessed es hablar de historia pura. Pero ya estamos en 2019, y si bien al metalero le encanta la nostalgia, a mi me gusta hasta ahí. Perdón por la soberbia. Por eso que este disco corte un silencio discográfico de 15 años, mitos, leyendas y una trayectoria que antecede, Possessed toma el nuevo milenio por las astas. “Chant Of Oblivion” cumple el rol de intro espeluznante, para ambientar cual historia de terror entre orquestaciones excelentemente logradas y el anuncio de algo inmenso que se aproxima, y al momento de estallar “No Room In Hell”, queda algo más que claro, volvieron con todo. Thrash Metal corrosivo, sucio, despiadado y extremo, que hace que el mote de culto al haber lanzado meramente 4 discos en más de 30 años de trayectoria, les quede corto. Si bien la memorabilia de lo que la leyenda antepuso continúa vigente, Possessed se adapta a los tiempos de ahora, sonando como en los 80’s. Se podrían nombrar varios ejemplos de canciones que te partan la cabeza, pero nombrar una de las 11 y omitir alguna otra, sería una injusticia. Possessed editó un disco casi perfecto en tiempo en los que el género quizás no esté gozando del momento más deseado, pero “Revelations Of Oblivion” se va a encargar de marcar la diferencia.

Defeater “Defeater” (2019) Epitaph Records
Género: Hardcore / Emotive
Puntaje: 100/100

4

Ni bien “The Worst Of Fates” empezó a dar sus primeros atisbos sonoros, se me puso la piel de gallina. Por un segundo, titubeé en estar escuchando a Defeater, porque la esencia de Have Heart estaba tan implícita, que a veces me pregunto por qué se desean tanto las reuniones de bandas, sin tener en cuenta lo que está sucediendo alrededor. Defeater lo hizo. Como nunca antes. Por algo lo nombraron de forma homónima. Un quinto disco de estudio, poco más de diez años de vida, y las emociones a flor de piel sangrando en un papel, la garganta estremeciéndose ante un micrófono, el sudor empapando la batería, los dedos llenos de ampollas en las cuerdas de un bajo, la melancolía emanando de las guitarras, las canciones cubriendo la ciudad de un tono lúgubre y verde. Defeater. Simplemente Defeater. Me quedé sin palabras, y hace mucho tiempo que no me pasaba. Gracias.

Borders “Purify” (2019) Long Branch Records
Género: Metalcore / Djent
Puntaje: 78/100

5

La portada mucho no dice, el venir de Reino Unido ya implica que eso de hacer metalcore entrecortado salga de manera simple y concisa, el sello está lleno de bandas que si bien son interesantes no sobresalen de la media pero… no hay que juzgar un libro por su portada. “731” tiene todo lo que el género pide, riffs sincopados, breakdowns con melodías detrás y etc, pero Borders se encarga de agregar toques de rap y un estribillo a puro grito cantado a lo The Ghost Inside. Algo parecido sucede en “Wake Up” donde suenan como unos Bury Tomorrow hardcorizados,y así canción atrás de cada canción, como si fuesen unos Hacktivist sin tanto djent y rindan homenaje al core de la última década. Influencias hay por todos lados, pero al ser una banda nueva que acaba de sacar su primer disco, parece que acá hay cartuchos de sobra. A veces meter todo en una licuadora sale bien, pero sale mejor cuando el talento está más que obvio. Gran trabajo.