Mia, la nueva atracción de El Negocio

WP_20160331_017Una razón más para ver El Negocio es su cuarta y flamante integrante, Mia. Con un coeficiente de inteligencia que la separa del resto, es también la nueva atracción del club. Después de un comienzo en el que sólo se le vio la espalda en el primer capítulo de la tercera temporada, Mia se convirtió en el punto de fricción de las tres protagonistas.
La serie, que se emite los domingos a las 21 por HBO, dio un giro total al volver sobre sus raíces. Por distintas razones, Karin (Rafaela Mandelli), Luna (Juliana Schalch), Magali (Michelle Batista) y, por supuesto, el incomparable, Ariel (Guilherme Weber), regresan al lugar donde se hicieron ricos.
WP_20160331_034Mia es Aline Jones, una simpática actriz que habla bastante bien castellano y define a sus personajes como “mujeres seguras, decididas. Ellas no trabajan en la prostitución por una adversidad, sino porque eligieron esto. Es muy fuerte”.
Claro, que si los protagonistas fueran hombres… “Si esto fuera al revés habría otros temas, como el de la soledad de las mujeres que contratan hombres, por ejemplo, y generaría polémica por ese lado”.
Pero hablemos de Mía, para quien el primer episodio fue una escena y nada más: “El director quería que fuera sólo eso”. De “El Negocio”, “Sabía que era sobre la prostitución, pero cuando entré a trabajar en la serie, vi las temporadas”.
Partició del casting y quedó, “Acepté enseguida el papel y les dije ´¿Crees que soy una mujer poderosa y que puedo estar con ellas?´. Este año de trabajo, de producción, de grabación, de conocer a las chicas, es como que me siento distinta, no soy más una niña, sino una mujer. Es mi primer gran trabajo de televisión (risas). El programa tiene una magnitud muy grande porque vivimos en Brasil con un monopolio de canales de televisión. Es un mercado muy estricto y la meta es trabajar con estas grandes empresas como HBO. Acá en América Latina tenemos esta oportunidad, hay que aprender mejor el idioma, que es una desventaja, diferencia de interpretación. La telenovela es diferente para actuar”.
Aline admite que “El primer mes fue muy intenso. Empezamos con muchas grabaciones con escenas de Mia. Estaba haciendo una escena del último episodio y no sabía quién era Mia (risas), pero fue importante porque después de tres semanas encontré mi lugar en el equipo, en la historia”.
WP_20160331_032Una de las características de Mía es su particular forma de hablar, por eso “Tuvimos que repetir muchas escenas. Guilherme (Weber, que interpreta a Ariel) me decía que había sido igual con él en la primera temporada y que el director no iba a parar hasta encontrar la toma perfecta. Entendíamos que tenía que ser un producto internacional. Les rogábamos ver lo que habíamos filmado al final del día (risas)”.
No ahorra palabras para el resto: “Hay mucho cariño entre nosotras, nos juntamos y nos pasamos ideas para cada personaje, o llamamos a los guionistas y les decimos ´Me encontré con fulano, actor maravilloso y tengo una idea para él´. Las chicas me dijeron que ya les habían hecho caso, que les mandara un mensaje”. Aline no para de darnos sorpresas, además de ser totalmente distinta de Mía: “Ahora estoy con otro trabajo, pero además tengo una productora. Vivía en Porto Alegre, en el sur, pero me la pasé entre San Pablo o Río, durante un año o dos haciendo un puente”.
Con su productora Aline nos cuenta que “Dirijo desde hace cinco años un proyecto sobre el papel de la mujer que se llama Barbie Forever, que habla sobre la belleza. Como mujeres tenemos una gran relación con esto y es un buen momento para colocarlo y que la gente lo vea. Se trata de Danza Teatro dentro de la campaña Stop Barbie que hacemos por todo Brasil. ¡Pero ahora que estoy rubia párenme porque soy Barbie! (risas)”
Definiendo su personaje, Aline cuenta que “Mia es una mujer inteligente que viene del mismo planeta de Karin. Comparte esta forma de pensar, de vivir. Es muy rápida, pero cuando la tía la invita a trabajar en la empresa cree que se trata de un empleo chato, en un momento de su vida tedioso y monótono. Pero ella es como Sherlock Holmes, tiene una inspiración muy fuerte, una rapidez de pensamiento que todo le parece aburrido. Cuando conoce a Joana, el verdadero nombre de Karin, dice ´Me gusta esta mujer´, pero cuando conoce a Karin, piensa ´¿Qué es esto?´ (risas) y eso mueve sus sentimientos. Entonces se suceden los conflictos de los que no puedo hablar (risas). Mia entra para mover la dinámica del grupo lo que generará situaciones buenas y malas”.
En la serie Mia tiene un gran cambio de look, “Es muy bueno para la autoestima (risas). Estoy atenta porque no me quiero esclavizar, pero soy bonita por muchas otras cosas. Es muy importante para mí porque no quiero ser una Barbie. Quiero sembrar, tenemos un trabajo muy específico con las niñas en la adolescencia, en las escuelas. No quiero que me vean y digan ´Ay, yo quiero ser como ella´. No quiero que se me suba a la cabeza”.

Anuncios

#ElNegocio de #HBO: Magali, la inconformista

WP_20160331_023Conocer los secretos del marketing, los domingos a las 21, es un imperativo para los televidentes de HBO, ensimismados por aplicar las enseñanzas de “El Negocio”… aunque en la ficción sus protagonistas, Karin (Rafaela Mandelli), Luna (Juliana Schalch) y Magali (Michelle Batista), lo apliquen a una sofisticada red de escorts que manejan ellas mismas.
Pasados los dos primeros episodios, seguimos conociendo los avatares de “Océano Azul”, la singular empresa que las aglutina y la errática vida personal que llevan.
Magali, la inconformista joven interpretada por Michelle Batista, afronta su primera relación seria con un abogado al que maltrata bastante.
Luego de tomar clases con una profesora argentina, Batista asume que su portuñol es lo suficientemente bueno como para visitar países de habla hispana y se lanzó, junto a sus compañeras, a visitar México y Uruguay, para recalar, finalmente, en Argentina
“Tenemos la oportunidad de hacer por tercera vez el mismo personaje. Es más divertido porque ahora son ricas”, confiesa la actriz que estudia drama desde los 14 años, “Me formé en Artes y trabajaba en teatro, a veces en televisión y en cine. Pero Magalí es lo mejor que he hecho, lo más importante porque es una serie para HBO, que se pasa en todas partes del mundo”.
En Brasil, según Michelle, “El mundo de las series es algo nuevo, somos como las pioneras y eso es muy bueno. Las telenovelas son muy conocidas, pero cuando hacés una serie hay más tiempo para desarrollar. Primero porque es una obra cerrada, sabés para dónde vas al final de la temporada, mientras que una telenovela cambia todo el tiempo. Para nosotras las actrices, es mucho más fácil y rico. HBO trabaja en Brasil hace 10 años, y nosotros estamos juntos hace 4. Es un momento muy importante para la empresa en Latinoamérica”.
WP_20160331_003Para Michelle, “Magalí ha cambiado mucho y yo también. Estamos más maduras, más seguras, no puedo decir muchas sorpresas, porque… me matan (risas). Algunas cosas que le acontecen te van a hacer acordar a la primera temporada, hay personajes que vuelven y se relacionan con ella. Ahora tiene casa, es empresaria, está con un novio, que no es muy regular y se relaciona un poco mejor con los amigos y la familia, pero no habla mucho sobre sus sentimientos. La conocemos por sus acciones, por cómo se comporta, ni siquiera habla siempre la verdad”.
Batista considera que “Hay mucha gente que empezó a ver la serie ahora, el público es mayor y la responsabilidad también. Sabemos que hay una prostitución que no es como esto, pero las chicas de El Negocio existen también, son muy exclusivas. El tema de la identificación con las mujeres, va más allá de la profesión”.
Claro que la prostitución es un tema que surge en la charla, “Cuando empezamos a preparar la primera temporada le preguntamos a los productores si teníamos que hablar con las garotas de programa, pero ellos nos dijeron que no, que las protagonistas no son ese estereotipo, sino mujeres como nuestras amigas, como yo. Ellos querían mostrar el universo de alto lujo de San Pablo, pero la cuestión no es la prostitución, sino el mercado exclusivo. Es muy diferente. Las películas o la televisión hablan de una mujer vulgar y las chicas no pueden ser como eso”.
as-gemeas-giselle-a-loira-e-michelle-batista-participaram-da-serie-clandestinos-novembro2010-1295967050075_300x245Por eso es que, a pesar del tema, a Michelle le escriben en Twitter o en Snapchat los fans, “Me pregunta cómo será mi pelo, de todo. Siempre que puedo les contesto”. No es casualidad, ya que en el programa se las ve impecable: “Ellas son muy vanidosas, yo soy vanidosa un poco también (risas). Yo soy muy morocha. La primera temporada era rubia, ahora pelirroja, no me reconozco más (risas), pero a mí me gusta porque es la primera parte de la proyección, estar alejada de mí misma, ser más diferente. Pero en cuanto a la prepación, no he hecho nada distinto a lo que hago siempre, creo que hay que tener una vida saludable”.
A las actrices se les exigen continuos desnudos en la serie: “Al principio tuve un poco de vergüenza, normal, pero lo peor es que tengo una hermana gemela, Giselle, que es actriz también y se ve desnuda (risas). Dice que tengo que dividir el cachet con ella. Es lo justo”.
Por supuesto que “Me gustaría muchísimo que hubiera una cuarta temporada. Hay mucho para contar. Los guionistas son muy inteligentes, creativos, hay una posibilidad, pero no sabemos”. Además, suponemos, hay vida más allá de “El Negocio”: “Son difíciles de manejar los tiempos, a veces son cortos, a veces son largos, pero a este personaje lo quiero mucho y no quiero cambiarlo. Hago otros trabajos, como una película con Gael García Bernal llamada “Zoom”, que se estrena ahora”.
Mientras tanto se considera fanática del cine argentino: “Tengo muchos amigos acá. Ya es la tercera vez que vengo”.

HBO- El Negocio S3/ Karin, la devoradora de hombres

WP_20160331_022“Karin es muy diferente a mí. No entrega nada. Es misteriosa. En cada temporada podemos ver un poquito más. En esta tercera las personas tienen que entender su otra vida y ella tiene que resolver qué hacer con la persona que ama”, así comienza la charla con Rafaella Mandelli, una de las protagonistas de “El Negocio” de HBO.
“El público entendió de qué se trataba. El tema de introducir el marketing dentro de la serie fue el motivo principal”, estamos hablando sobre prostitución, pero de alto nivel, y a pesar de eso, Mandelli admite que “Tenemos un público femenino muy grande. Las mujeres se identifican mucho con nosotras”.
Como para no… y una de las cosas que más miran las mujeres es el vestuario: “Karin no podría vestirse de otra manera. Tiene que estar impecable. En la primera temporada estaba cuatro o cinco kilos abajo de como estoy ahora y siempre tengo que vigilar la postura. Hay como una dureza en ella. Ahora estoy adelgazando de nuevo (risas)”.
Es que la rutina es sacrificada: “Trabajamos doce horas por día con un franco por semana, cinco meses al año, más o menos. Como vivo en Río mi hija y mi marido es muy difícil para mí”.
La serie se graba en San Pablo, que “es una gran metrópolis, acontece todo allá. La serie no podría ser en otra parte por allí se respira ese negocio. Yo soy de Brasilia (risas) así que no entro en la rivalidad entre San Pablo y Río, que es antigua. Pero ahora tenemos muchos paulistas viviendo en Río y muchos cariocas huyendo de Río hacia San Pablo. ¿Por qué será? La plata está en San Pablo y la playa está en Río (risas)”.
WP_20160331_030Cómo toma Rafaella, la más experimentada de las, en este momento, cuatro protagonistas: “Artísticamente me honra hacer una serie de tantos años que permite crecer. No hubo gran diferencia en el equipo, lo cual es bueno porque esta temporada fue muy difícil, también porque yo venía de una telenovela y pasaba por un problema muy grande, quería romper cosas (risas) y Karin, no, no hace esas cosas. Es un desafío porque los personajes tienen una evolución como nosotras. En este momento muestra un cambio de actitud, es muy medida”.
Mandelli ha hecho películas en Brasil “que fueron muy importantes para mí y hacer una serie es un muy buen formato, porque son de más calidad”.
Le comentamos que, al tener al personaje de Luna como narradora, podría ser “Sex and the city” a la brasileña: “Las mujeres se juntan para conversar, es una buena analogía”.
¿A Karin los hombres le tienen miedo? “Puede ser (risas), pero no ha conseguido tener una vida personal aunque tenemos buenos momentos en esta temporada. Vuelve Augusto, después de haber seguido cada uno con su vida”.
Además, quisimos saber cuál será el rol del argentino Michel Noher, si va tener algo que ver con alguna de las chicas: “Surprise!”, se ríe Mandelli, aunque confiesa que sí.
¿Qué aprendió Rafaella de marketing gracias a la serie?: “Ahora me presento mejor. Karin tiene una calma… piensa mucho antes de hablar. Hoy consigo respirar un poco, ser más tranquila y yo le di cosas también”.
“¡Sí, por las calles me llaman Karin! (risas) Es un cariño grande y HBO, por más que sea un canal de cable, es una señal que ven muchas personas”.
El tema secundario de la serie, ponele, es el sexo, “pero nadie pregunta sobre eso (risas). Toda mujer, cuando quiere, es una especialista, cuando está segura de su cuerpo y de sí misma, dice esto es lo que hay (risas)”.
La política surge en la conversación. Rafaella ya ha estado unas cinco veces en Buenos Aires y tiene un amigo que es director de arte: “La primera vez que vine fue en plena crisis y había actores sin trabajo y ahora somos nosotros los que estamos pasando por eso. No aprendemos nunca. La situación de Brasil es difícil, no sabemos qué va a pasar, las personas están muy estresadas y se agreden verbalmente”.
Razón de más para ver, a partir del domingo 24 a las 21 el primer capítulo de la tercera temporada. Las dos primeras están disponibles en HBO GO.