Cosquin 2018: Moda y Folklore, el toque frívolo sobre el escenario

15- Para las promotoras de Salta, camisa blanca y el poncho rojo característico de la región usado como pollera. Uniforme simple y efectivo.
14- Martina, la hija de Peteco Carabajal, eligió vaqueros y musculosa negra para lucir sus “Riendas libres”.

13- Canalizando a Frida Kahlo, Charo Bogarin se esmeró, como siempre, para no pasar desapercibida.
12- Para el Ballet Folklórico Nacional y el Ballet de la Provincia de Santa Fe valieron las telas superpuestas y los colores sólidos, que permitían movimientos amplios. Las sonrisas, el adorno más codiciado.

11- Floreado el vestido de Daniela Azás, resultó el as en la manga de la cantante de “La negadora”.
10- Acorde con el estilo de su equipo, Silvia Zerbini, la directora del Ballet Folklórico Nacional, resolvió con sencillez sus apariciones en el Atahualpa Yupanqui.
9- Lo de Nathalie Allende fue maratónico ya que, no sólo condujo Cosquín, sino también las galas del Pre Cosquín. Para el frío eligió el poncho blanco sobre los hombros.
8- Insuperables, las chicas que ilustraron la noche latinoamericana con caporales y sayas, brillaron con sus trajes y sus envidiables piernas.
7- Rojo y Yupanqui para enamorar a la Próspero Molina, la Bruja Salguero no necesitó más.
6- La revelación fue Elisabet Schmidhalter, la mitad de A La Par Dúo. Además de cantar muy bien fue una de las más elegantes del Festival.
5- Vitalidad es lo que transmitió Micaela Vita a través de su actuación como voz principal del grupo Duratierra, con un conjunto de pantalón en el que los colores de la diversidad se dieron cita.
4- La elegancia de Milena Salamanca dio marco a su sobrio bloque.
3- El glamour regresó a Cosquín de la mano de su ex conductora, Maia Sasovsky, quien, a diferencia de la actual, se permite desafíos y los lleva con audacia.
2- Estampados para Soledad y Natalia Pastorutti, en distintos colores, con el mismo diseño. La Sole repitió los aros de su recital del día anterior con Nahuel Pennisi en un balneario.
1- Pantalones blancos, remera y saco largo bordado negro a juego, así Patricia Ratti se jugó y ganó al público tras el arrollador paso de Luciano Pereyra. No era tarea fácil. Tal vez no sea demasiado conocida, pero tiene lo necesario para sobresalir.

 

Anuncios