Cosquín 2019: Indio Lucio Rojas, consagrado por la gente, en la noche carnavalera

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- “Chaqueñamente” se transformó la Plaza Próspero Molina con un clima de fiesta que duró hasta casi las 4 de la madrugada con el Indio Lucio Rojas, haciendo bailar a un público que deliró desde el principio con los “Colores del Norte”, la propuesta de la sexta luna coscoína.
Una incesante seguidilla de chacareras, coplas, zambas y sayas interpretadas junto a su hermano Alfredo, y el constante acompañamiento de la gente en baile y coros, constituyeron el momento consagratorio del Indio Lucio Rojas.
Resultó el cierre perfecto para una noche movidita, con “Marca borrada”, “Volver a verte”, “Nunca es tarde”, “A mi pueblo”, “Una sola voz”, “La sencillita”, las coplas de Alfredo, y la presencia del cantor popular Dalmiro Cuellar con quien cantó “Pa’ mi Tata”, “Azuquita” y “Hoy me iré”.
“Soy del monte” (título de su flamante CD y DVD grabados en vivo), “Corazón sentido”, “Culpable”,”Me vas a extrañar”, “Madrugada”, “Eterno amor” y “Celoso no soy”, no dejaron que la gente se sentara. Para el final, “Juzgabas tú” y “De esas que te hacen llorar”, dieron por finalizada una jornada movida, ideal para los que buscaban un clima festivo.
El cuidado set de zambas carperas y chacareras nuevas que integran su próximo CD, “Territorio”, que verá la luz en abril, definió el regreso de Guitarreros al escenario Atahualpa Yupanqui: “Soy guitarrero señor”, “Amores tuyos”,”La chaca del amor”, “No tengo nada” y el infaltable “Himno a Cosquín”, ovacionado por los presentes.
Pero antes, entre la delegación provincial de Jujuy en Postales de Provincia y Los Tekis trajeron la diablada, que minutos antes había invadido la peatonal San Martín, en medio de harina y espuma. El carnaval se instaló con desfile y el rito ya reiterado que conforman los clásicos y lo nuevo del espectáculo “En blanco y negro”, paradójicamente en la noche de Colores. “Te pido en agosto”, virtualmente junto a Luciano Pereyra, “Soltame carnaval”, “Lejos de tí”, “Vienes y te vas”, “Los borrachos” y “Como has hecho”, mantuvieron la danza y el entusiasmo al tope de la plaza.
Otra invasión jujeña, fue la protagonizada en el inicio por Bruno Arias, con su acostumbrado impecable recital, con tributo a Jaime Torres incluido, su padrino artístico. Como es su costumbre, desplegó su artillería visual, compartiendo escena con el chileno Nano Stern, el tucumano Manu Sija, el referente boliviano Willy Alfaro, Angela Irene y un numeroso cuerpo bailable.
Si algo no le hace falta a Bruno es que su calidad artística se mezcle con el discurso proselitista, que no tiene nada que ver con la canción de protesta y que empaña el concepto que proponía desde la región norteña a la que representa.
Algo parecido sucedió con la muy buena cantante Milena Salamanca, en cuyo set la mujer encontró un lugar que, en el festival, a veces se diluye más allá de la presencia de las bailarinas.
Para completar el cuadro del Norte, los riojanos Josho González y Flor Castro fueron el respiro de la velada con las pensadas canciones que componen su “Simiente”, que igualmente no se salvó de enharinarse.
Otra sorpresa de la velada la constituyó el ganador del pre Cosquín en el rubro conjunto de baile La Rebelión de la sede La Matanza, otro al que hay que ponerle la ficha para la Revelación, que viene bastante peleada.

Anuncios