Baradero 2019: Luciano emocionó en la última noche y El Indio Rojas se consagró

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- Emotiva fue la despedida de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, en la que Luciano Pereyra logró una comunión perfecta con su público y el Indio Lucio Rojas obtuvo la merecida Consagración en la fiesta bonaerense.
Como no podía ser de otra manera, la variada grilla contó con los Campedrinos y su particular carisma, la presencia femenina con la excelente voz de Sofia Singh, la simpatía que desplegaron los payadores Emanuel Gabotto y David Tokar, Payana, con su propuesta fiestera, y el tecnicismo del combo tucumano de Las Cuatro Cuerdas
Festejando sus 20 años con el canto, Luciano Pereyra recorrió su amplio repertorio de folklore, baladas y pop latinos cautivando a la gente con “Soy yo”, “Perdóname”, “Chaupi corazón”, “No te puedo olvidar”, “Eres mi vida”, el infaltable “Vestido rojo”, “Tu dolor”, “Y así, así”, “Es mi culpa”, “Como tú” y el broche final con “Porque aún te amo”. Un aplauso aparte para sus seguidoras que poblaron el predio desde temprano brindando un marco más festivalero que otras noches álgidas hasta la madrugada en que se presentaba el artista principal.
Producido por Facundo Toro, “Festivalero”, nombre del último álbum de Campedrinos, consagrados en Baradero 2017, resume su espectáculo. “Juan de la calle”, “La taleñita”, “Don Santiago Ayala, el gran bailarín”, “Pasacalle del amor”, “Festivalero”, “Así se baila en mi pago” y “Puerto Tirol”, que marcó, a puro chamamé, el momento bailable.
En contrapunto, los payadores Emanuel Gabotto y David Tokar conquistaron a la audiencia con sus retrueques en el arte que dominan. Su actuación representó la cuota de reflexión y respeto de la audiencia.
Como si fuera una celebración compartida, Payana, hizo vibrar y bailar, mientras que Las Cuatro Cuerdas impusieron versiones personalísimas de distintos ritmos de “Corazón de lechiguana”, “La algarrobera”, pasando por “Persiana americana, Por una cabeza” y “Quien se ha tomado todo el vino”.
Para los que dicen que no hay voces nuevas, Sofia Singh le hizo un sentido tributo a Mercedes Sosa con “Cuando tenga la tierra” y “La tempranera”, y el talento baraderense, Jonathan Reynoso subió al escenario con “La olvidada” y “Bajo el cielo de Mantilla”.
La velada comenzó, como en días anteriores, con ganadores del Pre Baradero, Néstor Contreras, en el rubro malambo surero y Elizabeth Lema, solista de tango femenino; como así también la ganadora del año anterior, Mariela Desía, la danza de la mano del Ballet Municipal Sixto Palavecino y del Ballet Sembrando Sueños y Desde el Alma.
Uno de los momentos más esperados de la noche fue la entrega de premios con la Consagración del Indio Lucio Rojas y la Revelación para Julio Dante Álvarez, en malambo. La Revelación de la Peña Oficial fue para Los 4 Sotas, y, además hubo una mención del Pre Baradero para Sarita Flores, la Mención del Público, para la actuación de Martín Paz.
Anuncios

Baradero 2019: El Indio Lucio Rojas consagrado por el público

Baradero (por Luis Digiano, enviado especial).- El Indio Lucio Rojas cumplió con creces su actuación en la primera velada de la 45° edición del Festival de Música Popular Argentina Baradero 2019, consagrado por el público, agregando a su impecable recital el final con Los Rojas, con la aparición de Jorge en escena, sumándose a Alfredo y al menor de los hermanos.

Otros de los artistas destacados de una velada con el Anfiteatro Municipal cubierto en un 60% fueron Adrián Maggi con su canto surero, el formoseño Lázaro Caballero representando al litoral, Antonella Fernández, dirigida por el maestro Daniel García, dejando muy bien parado al 2×4, el innovador cantante cordobés Andrés Clerc, los virtuosos músicos de Dos Más Uno y Martín Paz con su fiesta santiagueña.

“Marca borrada”, “Chaqueñamente”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Eterno amor” y “No me abraces porque lloro” fueron algunos de los momentos de más altos del clima de la actuación consagratoria del Indio Lucio Rojas. En el final, cuando parecía que todo había terminado, el pedido del público lo hizo volver a escena, pero ahora con los Rojas para regalarle a sus fieles seguidores: “Celoso no soy”, la emotiva “Una zamba en el cielo” y “De esas que te hacen llorar”, culminando con la gente de pie, poniendo su impronta para una muy merecida consagración de Baradero.
Habitué del encuentro festivalero, Adrián Maggi hizo gala de su compromiso con las milongas fogoneras con temas profundos del estilo de “Mate amargo compañero”, para el lucimiento de bailarines ritmos de la llanura pampeana como la huella y el triunfo. Con el grito de “Viva la patria”, acompañado por el Taller del lenguaje de señas de Baradero, interpretó la testimonial “2 de abril” y cerró con “El cantor debe ser libre” redondeando un set compacto e impecable del cantautor de San Andrés de Giles.
La agrupación Dos Más Uno compuesta por los inmensos guitarristas Marcelo y Hugo Dellamea más el aporte de la percusión de Ariel González, convirtieron el predio en un templo con un puñado de clásicos: “El olvidao”, “Amarraditos”, “Luna tucumana/ Luna cautiva”, y “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, con la introducción rockera de “Humo sobre el agua”, de Deep Purple.
La juventud de Antonella Fernández brindó a la música ciudadana, con la dirección musical del maestro renovador Daniel García, un aire fresco revalidando el premio Revelación 2016 en el rubro folklore. Innovadora, pero con estilo bien personal, desgranó “Pasional”, “Naranjo en flor”, “Balada para un loco”, “Honrar la vida”, el candombe “Tango negro” y la unión de “Recuérdame”,  tema central de la excelente película “Coco” de Pixar, mixturada con una estrofa de “Uno”.

Combinando el más puro folklore con la fusión cuartetera- rockera, Andrés Clerc, joven cantor de Bell Ville, que impuso su fuerza en temas como “El olvidao”, “Desde el puente carretero” y su homenaje a la inolvidable Tamara Castro con la “Zamba de amor en vuelo”, de Jorge Milikota.
La chacarera santigueña llegó de la mano del ex Manseros Santiagueños, Martín Paz, hijo de Onofre Paz, quien entonó un repertorio recordando sus años en el grupo con composiciones emblemáticas como “Otoño y flor”, “Semilla de chacarera”, “Zamba de tu adiós”, “Adiós que te vaya bien”, y el clásico”Eterno amor”.
Chamamé, polkas y ritmos característicos del litoral fueron los elegidos por Lázaro Caballero, recordando su consagración del 2008, con mucha más experiencia y un gran sonido secundado por su compacta y pareja banda.

Completaron la velada Hugo Castiglioni, Daiana Paniagua, José Mena, y los ganadores del Pre Festival CheCatalán (dúo vocal), Julio Duarte (solista intrumental), Franco Coria (cantor surero solista), Julio Alvarez (malambo norteño) y Los Maldonado (canción inédita).
La danza contó con el protagonismo del Ballet Municipal Sixto Palavecino de muy buena perfomance y colorido.

Cosquín 2019: Indio Lucio Rojas, consagrado por la gente, en la noche carnavalera

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- “Chaqueñamente” se transformó la Plaza Próspero Molina con un clima de fiesta que duró hasta casi las 4 de la madrugada con el Indio Lucio Rojas, haciendo bailar a un público que deliró desde el principio con los “Colores del Norte”, la propuesta de la sexta luna coscoína.
Una incesante seguidilla de chacareras, coplas, zambas y sayas interpretadas junto a su hermano Alfredo, y el constante acompañamiento de la gente en baile y coros, constituyeron el momento consagratorio del Indio Lucio Rojas.
Resultó el cierre perfecto para una noche movidita, con “Marca borrada”, “Volver a verte”, “Nunca es tarde”, “A mi pueblo”, “Una sola voz”, “La sencillita”, las coplas de Alfredo, y la presencia del cantor popular Dalmiro Cuellar con quien cantó “Pa’ mi Tata”, “Azuquita” y “Hoy me iré”.
“Soy del monte” (título de su flamante CD y DVD grabados en vivo), “Corazón sentido”, “Culpable”,”Me vas a extrañar”, “Madrugada”, “Eterno amor” y “Celoso no soy”, no dejaron que la gente se sentara. Para el final, “Juzgabas tú” y “De esas que te hacen llorar”, dieron por finalizada una jornada movida, ideal para los que buscaban un clima festivo.
El cuidado set de zambas carperas y chacareras nuevas que integran su próximo CD, “Territorio”, que verá la luz en abril, definió el regreso de Guitarreros al escenario Atahualpa Yupanqui: “Soy guitarrero señor”, “Amores tuyos”,”La chaca del amor”, “No tengo nada” y el infaltable “Himno a Cosquín”, ovacionado por los presentes.
Pero antes, entre la delegación provincial de Jujuy en Postales de Provincia y Los Tekis trajeron la diablada, que minutos antes había invadido la peatonal San Martín, en medio de harina y espuma. El carnaval se instaló con desfile y el rito ya reiterado que conforman los clásicos y lo nuevo del espectáculo “En blanco y negro”, paradójicamente en la noche de Colores. “Te pido en agosto”, virtualmente junto a Luciano Pereyra, “Soltame carnaval”, “Lejos de tí”, “Vienes y te vas”, “Los borrachos” y “Como has hecho”, mantuvieron la danza y el entusiasmo al tope de la plaza.
Otra invasión jujeña, fue la protagonizada en el inicio por Bruno Arias, con su acostumbrado impecable recital, con tributo a Jaime Torres incluido, su padrino artístico. Como es su costumbre, desplegó su artillería visual, compartiendo escena con el chileno Nano Stern, el tucumano Manu Sija, el referente boliviano Willy Alfaro, Angela Irene y un numeroso cuerpo bailable.
Si algo no le hace falta a Bruno es que su calidad artística se mezcle con el discurso proselitista, que no tiene nada que ver con la canción de protesta y que empaña el concepto que proponía desde la región norteña a la que representa.
Algo parecido sucedió con la muy buena cantante Milena Salamanca, en cuyo set la mujer encontró un lugar que, en el festival, a veces se diluye más allá de la presencia de las bailarinas.
Para completar el cuadro del Norte, los riojanos Josho González y Flor Castro fueron el respiro de la velada con las pensadas canciones que componen su “Simiente”, que igualmente no se salvó de enharinarse.
Otra sorpresa de la velada la constituyó el ganador del pre Cosquín en el rubro conjunto de baile La Rebelión de la sede La Matanza, otro al que hay que ponerle la ficha para la Revelación, que viene bastante peleada.