La Falda 2019: En las dos veladas tangueras el consagrado fue Franco Luciani

(por Luis Digiano y Blanca López, enviados especiales).- En una nueva edición del Festival Nacional de Tango de La Falda en su versión 36 el gran consagrado del encuentro tanguero fue el armoniquista, compositor y también cantante Franco Luciani, quien llegó por primera vez y cautivó a un exigente público que lo aplaudió y a su vez coreó algunas de las piezas que interpretó.
“Bandoneón arrabalero”, “Romance de barrio”, “Ventarrón”, “Violentango” y una versión muy personal de “Los ejes de mi carreta”, fue el repertorio elegido para su actuación muy bien secundado por los maestros Leo Andersen en guitarra y Pablo Motta en contrabajo.
En la misma velada que fue la del cierre, el maestro Osvaldo Piro brindó cátedra de tango con su orquesta y las buenas voces de Marcelo Santos y María Eugenia Acotto, con un ajustado listado de temas en el cual se destacaron: “El día que me quieras”, “Libertango” y el estreno del malambo “Malón de ausencia” y el candombe “Gente negra”.
Omar Mollo volvió a mostrar su calidad y personalidad interpretativa en composiciones del estilo de “desencuentro”, “Afiches”, “Bailarín”, “Como dos extraños”, “Grisel” y “Que nadie sepa mi sufrir”. Mientras que Adriana Varela secundada por los músicos Marcelo Macri en piano y Walter Castro en bandoneón, respetó su estilo con “Muñeca brava”, “Las 40”, “Malevaje”, “Toda mi vida”, “Por una cabeza” y se interpretó en “La Gata Varela”.
El ascendente Contramano trío oriundos de La Falda dirigidos por al guitarrista y arreglador Mauricio Martínez para acompañar a la juvenil Lisette quien tocó el bandoneón y le puso la voz y la música a por ejemplo “A fuego lento”, “Gota de lluvia”, “Desencuentro” y “La muerte el ángel”.
El final de la velada fue para el cordobés Carlos Habiague con su espectáculo conceptual y musical de alto nivel for sport y también participaron de la velada el ballet La Juntada, Contramarca de Mendoza, Ana Fontán, Evolution Tango, los bailarines Fidel Guerrero y Sofia Auvieukx y la ganadora del certámnen Pre La Falda, Carla Verón.
También se le dio lugar a las distinciones como la que recibió el guitarrista y compositor Esteban Morgado, nombrado Embajador del Festival por haber participado de las 8 ediciones de la gestión del intendente Cacho Arduh, quien en agosto deja su cargo.
En la primera jornada inaugural y siempre con la conducción del maestro de ceremonias Silvio Soldán, el Señor Tango, los que tuvieron actuaciones memorables fueron Raúl Lavié, Esteban Morgado Cuarteto y la voz de Karina Levine, la juventud de Jesús Hidalgo, la Orquesta Municipal de Tango de La Falda dirigida por Mauricio Martínez, el Contramano Trío y las buenas voces especialmente de Leandro Ponte y el uruguayo Francisco Falco (quien se despidió de los escenarios), Daniel Simmons y Martín Moine, el ganador del Pre La Falda Alberto Guevara y Ariel Ardit.
Raúl Lavie volvió a demostrar sobre el escenario su vigencia con piezas como “Nada”, “Balada para un loco” y hasta se dio el gusto de homenajear al folklore con un mix de “Calle angosta” y “Santafesino de veras”. Jesús Hidalgo hizo gala de su buena voz y presencia en temas de la talla de “Los mareados”, “El cantor de Buenos Aires”, “Las 40” y “Desencuentro”. También presentó a un joven valor, Franco Zacarías, de quien seguramente escucharemos hablar en el futuro.
Esteban Morgado junto a su Cuarteto que integran Walter Castro en bandoneón, Mono Hurtado en contrabajo y Quique Condomí en violín, le pusieron la gala a composiciones “Quejas de bandoneón”, “Milongueros”, “Nada”, “Naranjo en flor” y “Garúa” con la voz de Karina Levine que reemplazó a María Graña, quien no pudo viajar por una ligera indisposición. El broche de oro con “Libertango”.
Por su parte el cantor Ariel Ardit con su orquesta y con un espíritu bien gardeliano cerró la primera velada con un compacto repertorio del estilo de “El cantor de Buenos Aires”, “Malevaje”, “Nido gaucho”, “Amarraditos”, “Afiche”, “Esta noche de luna” y “La luz de un fósforo”.
La Falda 2019 en su 36° edición mantuvo el nivel de los anteriores años y la respuesta del público fue muy interesante al concurrir en forma masiva al coqueto y moderno Anfiteatro calefaccionado “Carlos Gardel”.
Pensando ya en la edición 2020 esperamos encontrar un repertorio más variado e intérpretes más jugados, como Tango Corrupto o Tangoloco, a quienes vimos el año pasado.

Anuncios

Justo Daract se vistió de tango durante tres días

Guillermo Fernández
Guillermo Fernández

Justo Daract (por Luis Digiano, enviado especial).- La localidad de Justo Daract, distante a 33 km. de la pintoresca ciudad de Villa Mercedes en San Luis, que posee el atractivo de la legendaria “calle angosta”, se convirtió durante tres noches en la “capital nacional e internacional del tango”.

Y, no es para menos, porque en el Anfiteatro de los Sueños, con entrada totalmente gratuita, convergieron distintas personalidades artísticas del dos por cuatro, en jornadas que se iniciaron a las 20 y culminaron bien entrada la madrugada.

En la jornada inaugural el plato fuerte fue Maximiliano Guerra con su Ballet del Mercosur y el acompañamiento de Esteban Morgado en los arreglos y dirección del cuarteto, con el celebrado y efusivo “Homenaje a Horacio Ferrer”, el poeta de las dos márgenes del Río de la Plata, con el exquisito agregado de la voz de Micaela Guerra, hija del bailarín y coreógrafo.

Un punto fuerte de esa noche fue la figura y presencia del legendario “Quinteto Real”, dirigido ahora por el pianista César Salgán, hijo del maestro Horacio, fundador y creador del grupo con más de 40 años de trayectoria, con destacadas interpretaciones de “Canaro en París” y el clásico “A fuego lento”.

El espíritu moderno de la música ciudadana se hizo presente con el espectáculo “Tango a tres bandas”, que contó con la muy buena labor de Esteban Riera, Jesús Hidalgo y Hernán Genovese, y la agrupación Amores Tangos, con la voz de la cantora Noelia Moncada.

También vivió su gran noche el guitarrista y compositor Julián Hermida, al frente de su quinteto, en el que se destaca la voz de Alicia Vignola.

Un rico nivel artístico, que se potenció en la segunda velada, con un lleno casi total del Anfiteatro, tuvo en la figura del guitarrista y compositor Esteban Morgado, con repertorio propio y con versiones de “Adiós Nonino” o de “Cinema Paradiso”, un destacado protagonista .

Secundado por inmensos músicos de la talla de Mono Hurtado en contrabajo, Quique Condomí en violín y Walther Castro en bandoneón, Morgado fue ovacionado por los presentes y en el final de su actuación, su pincelada de “Libertango”, le dio el toque final a una actuación memorable.

La figura en permanente vigencia de Amelita Baltar, con magníficas creaciones que la vienen acompañando a lo largo de su extensa carrera, como “Preludio al año 3001”, “Los pájaros perdidos”, “Chiquilín de Bachín”, el recuerdo al maestro Mariano Mores con “En esta tarde gris”, y el cierre con su inigualable versión de la “Balada para un loco”, distinguieron su performance.

Por su parte el Sexteto Mayor, histórica agrupación que en la actualidad cuenta con la dirección del maestro bandoneonista Horacio Romo, desplegó un set de composiciones bien tradicionales del dos por cuatro, fieles a la esencia de la agrupación que comandaban los maestros José “Pepe” Libertella y Luis Stazo.

Julia Zenko
Julia Zenko

Muy emotiva fue la presencia en escena del bandoneonista local Américo Moroso, por quien lleva el nombre este encuentro tanguero, quien al frente de su orquesta interpretó una serie de temas que nos llevó a las décadas del 40/50 en donde los cantores oficiaban, a su vez, de presentadores y de esa forma logró cautivar a la entusiasta platea.

En la segunda jornada hizo su presentación bien gardeliana, Roxana Fontán, de la ciudad cordobesa de La Falda llegaron los Contramano Trío, y de San Nicolás, el joven cantor Leandro Ponte se impuso con “La bicicleta blanca”.
Guillermo Fernández con su tango dedicado a Justo Daract y su festejo por los 50 años de carrera, fue el actor principal de la tercera y última jornada de la 12° edición del Festival Internacional de Tango de esa localidad

Con un trío dirigido por el maestro Guillermo Zárate, Fernández compiló un rico repertorio con temas como “Sur”, “Cambalache”, “Corrientes y Esmeralda”, “Milonga sentimental” y otro de él, “Deseo”.
Por su parte, Julia Zenko mostró todo su profesionalismo con un ajustado y profundo estilo de composiciones de la talla de “Nada”, “Como dos extraños”, el tributo a Horacio Ferrer- Astor Piazzolla con “Yo soy María” y “Preludio al año 3001” y el final, recordando a Eladia Blázquez, con su “Siempre se vuelve a Buenos Aires”.
Zenko estuvo muy bien acompañada por el maestro pianista y compositor Daniel García y su Tangoloco, junto a los maestros Cristian Colaizo en batería, Mono Hurtado en contrabajo y Walther Castro en bandoneón.
Otro de los grandes de la velada de clausura, fue Carlos Habiague y su puesta en escena que incluyó un set de composiciones como “Embrujo”, “Y te parece todavía” y “Me equivoqué”.
El eximio guitarrista Néstor Basurto en formato de trío, la dupla de Richard Cappaz con Esteban Riera, y la joven formación de electro- jazz- tango fusión Oktubre Doble A Rewire, fueron también ovacionados.
El balance, altamente positivo, contó con un maestro de ceremonias de la talla de Silvio Soldán, quien no sólo mostró su sapiencia, siendo un lujo su tarea sobre el escenario.