Miguel Vitagliano: La Guerra de la Triple Alianza con la mirada del Dante

Cuando recibimos “Enterrados” (Edhasa), de Miguel Vitagliano, su intensidad y la gran cantidad de información literaria e histórica que contiene, nos llevó a pedirle una entrevista para #ElResaltador.
ER1-¿Cuándo empezaste a trabajar en “Enterrados” y a partir de qué?
MV-Las historias de cuándo comienzan las novelas siempre tienen un momento previo. Es decir, siempre hay un comienzo anterior al que uno cree recordar. Durante un tiempo bastante largo estuve leyendo e investigando sobre la Guerra de la Triple Alianza (1865-1870), la guerra más cruenta que conoció América Latina y que definió el carácter moderno de los cuatro países que un siglo después conformarían el Mercosur: Argentina, Brasil y Uruguay, y por otro lado Paraguay. Quería escribir una novela sobre esa guerra, pero después de reunir todo el material entendí que allí no había una novela para mí. Podía haber una novela para otro autor, pero no encontraba la novela que yo quería escribir, o mejor la novela que yo quería leer. Abandoné el proyecto. Lo retomé años después impulsado por una idea: la traducción que había hecho Bartolomé Mitre de La Divina Comedia. El punto que me atrajo no era solo que Mitre era, en buena medida, el artífice de esa guerra que comenzó bajo su mandato presidencial (1862-1868) y que él condujo militarmente, sino un mito que circulaba y que decía que Mitre había traducido varios de los cantos del “Inferno” de Dante en medio del campo de la batalla. Lo que me interesó no era hacer de ese mito una verdad novelesca que justificara la trama. Nada de eso, me interesó que eso que tanto se repetía como verdad fuera desmentido por la ficción de la realidad: el campo de batalla era un infierno que Mitre en buena medida había construido, así que de ningún modo Mitre quiso pensar en el poema de Dante, ese libro que lo apasionaba y que lo acompañó durante cuarenta años. En ese desconcierto se tejía la trama de la novela que a mí me interesaba leer, entonces comencé a escribirla.

ER-¿Cuándo decidiste el título y por qué?
MV-Cada vez que me sentaba a escribir era para mí una cita con el enterrado. Ese personaje tenía ese nombre para mí, el enterrado. Me esperaba atrapado entre los cuadernos y mis notas. Cuando terminé de componer la novela, entendí que en realidad no había solo un enterrado, sino que había otros en esas circunstancias, aunque no en la misma situación.

ER-Hay dos parejas en tu novela, Mitre y Delfina, Elisa y Solano López ¿por qué las elegiste?
MV-No sé si realmente elegí las parejas. Elegí a Mitre y la Guerra, y los demás se impusieron. Si es que hay algo así como una elección no soy el que pueda dar una explicación.

ER-¿Cómo llegaste a la versión de Mitre de la Divina Comedia?
MV-Mitre es un personaje que ha modelado los pilares fundamentales de lo que conocemos como la historia del país del XIX. Un intelectual con el que, de un modo u otro, nos tropezamos constantemente en nuestra vida cotidiana, no sólo porque forjó el modelo heroico de San Martín y Belgrano, por ejemplo, sino porque fundó un diario como La Nación. Un historiador, un militar, un político que llegó a la Presidencia, pero también Mitre es el traductor del máximo poema que conoció Occidente: una combinación de épica e historia, de análisis político, de cuadro de costumbre y de examen de lecturas literarias que se traman como una narración novelesca. Y que Dante escribió en una lengua nueva. Mitre realizó la traducción de La Divina Comedia aspirando a que el destino de nuestro joven país, y su lengua nueva, buscara su modelo redentor en esa referencia. No es un detalle menor que Mitre estuviera convencido, y así lo dejó asentado, que su traducción era la mejor que se había hecho de la obra de Dante en cualquier lengua.

ER-La Guerra del Paraguay y, sobre todo el advenimiento de Mitre a la presidencia, son el comienzo de una nueva etapa en la vida política argentina, ¿pesaron como razones para que sean el centro del argumento?
MV-Estoy de acuerdo con eso, por eso destacaba (ver más arriba) las consonancias entre los países que intervinieron en la Guerra de la Triple Alianza, la Guerra Grande, y lo que sucede un siglo después con la construcción del Mercosur en medio de la globalización.

ER-Llama la atención el recurrente tema de las piedras, ¿podés ahondar en eso?
MV-Es que el enterrado está hundido entre escombros y hace de esas piedras una especie de “Teatro de la Memoria” que le permite vincular distintas situaciones y personajes. Está en esa situación a causa de un derrumbe, y lo único que sabe es que estará vivo mientras pueda contar. No contar las piedras, sino contar a partir de lo que ellas pueden evocar. Sin duda hay una analogía con La Divina Comedia. En una el poeta se mueve entre sombras que evocan historias, el enterrado en cambio está detenido entre piedras y las hace hablar.

ER-El hilo narrativo salta de una frase, a un escritor, a una situación, a una película, y en el final hay un glosario con todos los nombres que aparecen en el libro, ¿cómo desarrollaste esa estructura?
MV-No comparto la idea de que haya “saltos”. Eso sugeriría cierta desconexión entre los momentos que componen la narración y, por lo que hemos estado conversando sobre las relaciones con La Divina Comedia, resulta evidente que eso no podría ser así. La sintaxis de la primera parte de El sonido y la furia, de Faulkner, está motivada por el narrador, en Enterrados podríamos observar algo semejante, aunque sólo en algunos pasajes, ¿no cree usted?

Tal vez la sintaxis nos haya jugado una mala pasada, pero las palabras están para ser escritas, leídas, explicadas, y siempre es un placer que lo haga el propio escritor. “Enterrados” nos pareció una obra curiosa. Esos “saltos” nos hicieron recrear diferentes momentos de la Historia y la literatura, nos pasearon por situaciones y nos sumergieron en la intimidad de dos parejas que no conocíamos de ese modo. No sugeríamos desconexión alguna, más que nada nos enganchamos con las diferentes aristas que el narrador encontraba en cada piedra. Con Vitagliano descubrimos también ese infierno de La Divina Comedia, que dejaba el Viejo Continente y nos acercaba al que se vivía en el hemisferio sur con la Guerra de la Triple Alianza. Un hallazgo.

Anuncios

LIBROS: OPCIONES DIVERSAS PARA EXIGENTES DE 0 A 99

En el Coliseo Podestá de La Plata  Pacho O’Donnell y Felipe Pigna presentaron  el libro “La otra historia”.

Los historiadores Mario “Pacho” O´Donnell y Felipe Pigna presentaron ayer el libro “La otra historia. El revisionismo nacional, popular y federalista” en un encuentro organizado por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires conjuntamente con la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de La Plata.

Previo a ello, el presidente del Instituto Cultural, Juan Carlos D’Amico, y el secretario ejecutivo del organismo, Sebastián Berardi, distinguieron a los historiadores. Por su parte, el intendente platense Pablo Bruera entregó los decretos que declaran Huésped de Honor a O’Donnell y Pigna; mientras que el secretario de Cultura y Educación local, José Cipollone, les regaló medallas del Coliseo Podestá.

D’Amico remarcó que “estos historiadores nos ayudan a entender el pasado y, conociendo la otra cara de la historia, podemos saber dónde estamos parados y hacia dónde vamos”. Y agregó: “Debemos apoyar siempre este tipo de acciones culturales y publicaciones porque, como nos marca siempre el Gobernador Daniel Scioli, la educación y la cultura son fundamentales para el cambio social”.

Posteriormente, los escritores presentaron el libro, de Editorial Ariel y editado por Pacho O’Donnell, quien escribe uno de los textos. El mismo cuenta con una variedad de autores, entre los que figuran destacados historiadores científicos, politólogos, sociólogos, educadores y periodistas como Felipe Pigna, Hugo Chumbita, Eduardo Anguita, Ana Jaramillo, Araceli Bellotta, Hernán Brienza, Marcelo Gullo, Osvaldo Vergara Bertiche, Pablo A. Vázquez, Fernando del Corro, Víctor Ramos, Pablo J. Hernández, Enrique Manson y Enzo A. Regali.

La otra historia” busca dejar constituida la doctrina de la historiografía nacional, popular y federal como respuesta revisionista a una historia oficial distorsionada tendenciosamente. El libro, que tiene un relato histórico integrador y no excluyente, tiene un lenguaje sencillo para el entendimiento de toda la ciudadanía sin dejar de lado al rigurosidad en la investigación, el estudio y la divulgación.

Combinando lectura ágil y rigor académico, este trabajo aporta nuevas perspectivas para la comprensión y revisión de temas fundamentales de nuestra historia.

A veinte años de su fallecimiento.

Atahualpa Yupanqui El canto de la patria profunda, de Norberto Galasso.  Ediciones Colihue • Colección: Ediciones del pensamiento nacional

En este libro, Norberto Galasso nos convoca a revivir el mundo singular del poeta, colmado de sabiduría popular, de calidez humana, y en el que también asoma su rostro duro, la puna, el cañaveral, y la frustración de algunos sueños.

Atahualpa Yupanqui es el arquetipo del creador que ha traducido en su obra el sentimiento recóndito del hombre argentino. Cultor de “Artes olvidadas”, como él solía definirse, don Ata recogió a lo largo de los caminos los clamores, las tristezas, los silencios y las rebeldías de sus paisanos y amasó con ellos poemas y canciones expresivas de un arte latinoamericano esencial y profundo. Desdeñador de modas y la seudocultura difundida por los medios de comunicación social, Yupanqui rescató como pocos los elementos de nuestra identidad nacional que permanecen en el espíritu colectivo, los purificó de localismos y de ornamentos retóricos ajenos a su naturaleza y los proyectó a la universalidad, propia de todo arte popular auténtico./Leer reseña extensa

Verdades y mitos del Bicentenario- Una interpretación latinoamericana, de Norberto Galasso. Ediciones Colihue • Colección: Puñaladas.

En este libro, Galasso conversa con el lector, brindándole un plano completo de la Revolución de Mayo, de sus hechos, y de las interpretaciones de las diversas corrientes historiográficas. 

San Martín y Bolívar vistos por Perón, de Manuel Urriza

Ediciones Colihue

Juan Perón se ocupó con notable interés de las figuras de los libertadores José de San Martín y Simón Bolivar. En 1940 planeó un libro sobre San Martín que comenzó a escribir y no concluyó; en 1950, recrea la figura de San Martín en sus discursos de apertura y cierre del Año Sanmartiniano.

Mariano Moreno, “el sabiecito del sur”, de Norberto Galasso

Ediciones Colihue • Colección: Ediciones del pensamiento nacional

Una obra rigurosa y apasionada, que estudia el pensamiento y la acción política de una relevante personalidad de la Revolución de Mayo. Los discursos de Moreno, que entusiasmaron a jóvenes dispuestos a propagar en el pueblo las luces del pensamiento, esbozaban un proyecto transformador que dejó su estela en la historia de la nación.

Continuidades y rupturas de la Colonia a Mayo, de León Pomer

Ediciones Colihue • Colección: Libros de Indoamérica

Este ensayo recorre la historia argentina desde los tiempos de la conquista hasta el Primer Triunvirato, con el objetivo de indagar en qué medida los acontecimientos ocurridos en Mayo de 1810 supusieron un quiebre respecto de los tiempos de la Colonia e, inversamente, analizar aquellos aspectos de la vida colonial que se continuaron después de ellos.

Regreso a Arkham- Relatos de horror al más puro estilo Cazador

Jorge Lucas – Claudio Ramírez

A fines de los años 80, Jorge Lucas y Claudio Ramírez publican su primer fanzine de historietas, Arkham, en el que se destacaban sus historias de horror clásico. En aquella publicación underground aparece por primera vez Cazador, el personaje que los llevaría a la fama durante toda la década siguiente. De esa primera aparición se cumplen ya 20 años, y por eso este Regreso a Arkham significa un doble homenaje: por un lado, a aquel emblemático personaje, ícono del comic nacional de los 90; y por el otro, al género de terror clásico, ese que, como bien expresa el periodista especializado Andrés Accorsi en su prólogo, Lucas y Ramírez no abandonaron nunca.

Regreso a Arkham recopila las mejores y más negras historietas de horror de los autores de Cazador, aparecidas en distintos medios. Incluye adaptaciones literarias de grandes autores del género, como Lovecraft o Kuttner, varios homenajes al cine de terror clásico de la primera mitad del Siglo XX, algunas historias protagonizadas por el propio Cazador, y la aparición estelar de Hunter, el alter ego “serio” del anti-héroe de Ciudadela.

Con el agregado de nuevas páginas y secuencias totalmente redibujadas; Agua Negra presenta una edición bella y cuidada que convierte al libro en un ejemplar de colección.

Mal tiempo

Guión: Federico Grunauer- Dibujos: Cutro – Rodrigo Luján- Hurón – Érica Villar – Pedro Mancini- Nahuel Amaya – Juan Bobillo.

Mal tiempo reúne siete historietas, todas escritas por Federico Grunauer, y dibujadas por siete grandes historietistas. Con atmósferas oscuras, patéticas, por momentos violentas, los relatos de este libro comparten la dudosa virtud de que en ellos el tiempo nunca se comporta como debiera. Las líneas temporales se cruzan, muchas veces de manera antilógica, para desconcierto de los personajes y los lectores que habitan este mundo, casi igual al nuestro, pero con un clima aún peor.

Coca, Ramón & Fernet, de Juan Bobillo

Nunca sabremos si Coca ama más a Ramón o a su planchita para el pelo. Ni si prefiere un beso o un postrecito de dulce de leche (¿light?) antes de irse a dormir. Tampoco podremos saber si Ramón quiere realmente volver a ser el soltero mujeriego y ganador que nunca fue; o si llegará algún día a distinguir la diferencia entre un smartphone, el control remoto del equipo, y un chocolatín un tanto más duro que el promedio. Y aunque pongamos todo nuestro empeño, difícilmente lleguemos a saber si Fernet es un gato, un perro, o de a ratos uno y de a ratos otro. Para cuando empezamos a sumergirnos en las páginas de este libro, todo esto deja ya de preocuparnos: de la mano -y del lápiz- de Juan Bobillo, llegan Coca, Ramón, & Fernet, con la risa como única certeza.