Pantalla Pinamar 2017: El cine como sentimiento y momento histórico

El equipo de trabajo de “Carne propia”

Pantalla Pinamar (por Blanca López, enviada especial).- Con un documental que cuenta el recorrido de un toro hacia el matadero, repasando la historia de la industria: “Somos un colectivo de trabajo, Puente Films, por eso nos movemos todos juntos”, comentan Alberto Romero, el realizador de “Carne propia”; Alejandro Rath, el asistente de dirección, su productora, Lucía Miranda, Martín Turnes, director de fotografía, y Juan Martín Hsu, montajista.
Filmado con dos animales, “El toro es un oligarca, un poco facho, como contrapunto. Fue una decisión consciente. Y como actor es un animal díscolo”, contaron, “Queríamos una voz que la gente identificara, y era una fija Arnaldo André. No fue complicado convencerlo”.
“En principio hubo un guión bastante detallado y tratamos de cumplirlo, pero la realidad lo cambia todo. Había una tercera historia, sobre un pueblo que tenía un tren enterrado y no hubo forma de rodarlo. Funciona que desde el primer patrón que les daba hasta casa a los obreros, pasamos a otro más emancipado con la adquisición de derechos laborales, pasamos a la suspensión de esa idea con el manejo de la fábrica por los obreros”.
El grupo viajó unos 45 minutos arriba del camión que trasladaba al toro al Mercado de Liniers, lo que generó otra discusión en el grupo. Inclusive, como venían de La Pampa, durmieron en Liniers, para poder filmar el remate.
El proceso comenzó en febrero del 2014, se presentó al INCAA para pedir subsidio y lo terminamos en abril 2016, siguió por BAFICI y Montreal, y continuará en San Diego antes de estrenarse comercialmente en Argentina.
Para el futuro hay varios proyectos, entre ellos dos ficciones, una de Romero, y otra de Rath, Turnes y Hsu también tienen lo suyo.

El cine de terror en #PantallaPinamar con “Sra. Haidi”

Rafael Menéndez y Daniel Alvaredo son los responsables detrás de cámara de “Sra. Haidi”, junto al productor Carlos Piwowarski.
“Nació cuando el guión cayó en nuestras manos. Nos interesó el género, el thriller psicológico, no el del terror sangriento. Pensando en la protagonista, alguien tiró su nombre, y quedamos convencidos de que tenía que ser ella. Justamente por lo contrario a lo que hacía antes”, contó Piwowarski, y “reinvindica el valor de las chancles cuando las cuidaba”, agregó Alvaredo, entre risas, refiriéndose a su rol en “Grande, Pa”.
“Teníamos muy en claro que queríamos que funcione el conflicto entre los personajes, que todo responda a una lógica interna. Igual creo que María es demasiado buena y nos sentíamos en la obligación de estar a su altura. La amo”, aclaró Menéndez, “Queríamos que se identificara el público con ella”. Explicaron que hubo tomas muy arriesgadas que quedaron fuera del filme.
Dos perros suman a la tensión que se produce en la película, “uno de ellos se estaba por jubilar. Tuvimos que aprender a trabajar con ellos. Y a la larga no fue tan difícil”.
“Tratamos de que la película sea incómoda desde el principio, de correrla un poco de lo normal, del clásico. Nos gusta del género eso, jugar con lo que el espectador espera e ir por otro lado”.
Alvaredo y Menéndez querían trabajar juntos y por eso la codirección se dio de una forma natural, “Es una ópera prima, pero con ideas claras respecto al género y con experiencia en cortos. Y que haya un montajista en el rodaje está bueno, la vas armando en la cabeza”, cuenta Menéndez.
“A mí me tranquilizó una frase de Rafael, cuando me dijo ´Maradona también erraba penales´”, contó Alvaredo entre risas.
Es muy difícil encontrar la locación que escribió el guionista, “hubo que adaptarse, pero quedó logrado, a pesar de presupuesto”, afirmó Menéndez sobre la obra que tendrá su estreno entre agosto y septiembre.

El director de “El destierro”

“No es fácil encontrar una sala con tanto público y tanto entusiasmo”, comentó Arturo Ruiz Serrano, director de “El destierro”.
Antes había hecho un corto, con José Sacristán, también sobre la Guerra Civil española, “recién a partir de los años ´60 se comenzó a hacer películas sobre esta temática desde el otro lado, más allá de la propaganda franquista. En España todavía hay mucho prejuicio acerca de esto, no tanto en la literatura. Y se filma poco sobre el tema, aunque se crea lo contrario. Se trata de una película más familiar, que independiente. Mi hermano hizo la música, mis tías también están”. El equipo se hospedaba en la casa familiar del realizador. “El montaje fue un regalo, y el sonido, fue fundamental, hecho con mucho cariño, mucho mimo. Compartimos festivales con producciones más grandes, y me daba cosa decir esto”, comentó entre risas.
En el tratamiento, “la supervivencia es esencial, con reglas que no están aceptadas fuera. Desde este punto de vista minimalista, con la ayuda inestimable de la naturaleza. El equipo era tan reducido que parecíamos de National Geographic. Pero nos conocimos todos muy bien. Cuando escribo parto de un lugar”. En este caso fue un bunker que todavía existe, cerca de Madrid, “imaginando una rutina del día a día, de chicos que en realidad deberían haber estado estudiando en ese momento”.
En el cine que se hizo después de la transición, en la democracia “era díficil entender el otro lado. Al hombre de campo le tocaba luchar en un bando que no quería, dando la vida por algo que no entendía. La protagonista es una idealista que va a morir a otro país. Al final se van rompiendo las barreras porque las pulsiones, los sentimientos los acercan. Para mí tiene todo para ser un western”.
Se tardó mucho en filmar, con siete meses de diferencia entre una parte y otra, finalizándolo en Mallorca, gracias a un amigo: “Cuando escribí el guión lo hice con los recursos que sabía que tenía”, explicó confesando que los animales los aportó su hermana.
“En España cada vez hay menos cines y más películas. No me llamo a engaño. Es duro que funcione y guste y que no la puedes mostrar. Empezamos en Corea su recorrida, y volver después de un año a tu país y ver que no eres profeta en tu tierra, es frustrante. Estuvimos un mes y medio en pantalla, pero me hubiera gustado más. Tuvimos más salas en Finlandia, por ejemplo, y ya está vendida a HBO”.

Director y actores de “Maracaibo”

La emotiva “Maracaibo”, tuvo su presentación de la mano del realizador Miguel Ángel Rocca, su productor Daniel Pensa, y los actores Jorge Marrale, Nicolás Francella y Matías Meyer.
“Todavía no puedo tomar distancia, anoche fue la primera vez que vimos la película. Es el momento de la entrega, de dejarla ir”
Partiendo de la idea de un padre que atraviesa una revelación y una pérdida en relación a su hijo, Marrale tuvo que trabajar con estas dos instancias “la primera más convencional, la segunda que no se puede soportar. No hay forma de expulgar la culpa. No me puse a racionalizar. Los tiempos que, desde lo cinematográfico, a lo mejor no estamos acostumbrados, pero el verosímil es real.”
“En esta trama intenté construirla a través de los personajes”, en la construcción de la historia fue la premisa de Rocca, “Teniendo en claro sus dilemas”.
“Aquí entré en estado de gracia”, aclara Marrale, “yo iba elaborando en cuanto a lo que iba a suceder. Somos padres, con lo cual hay una ventaja sensible. Uno no se puede desprender de esa realidad. Está tan clara la cultura paterna, que no se puede desprender te hace cuestionar lo frágil que somos, la torpeza, la imposibilidad de ver, y que uno nunca termina de conocer al otro o de conocerse a sí mismo. Eso le pasa a mi personaje”.
“La venganza es algo conceptual. Pero no es algo central porque todos pensamos qué haríamos en ese caso. Cotidianamente él es un cirujano, que abre y cierra, pero en el vínculo con el personaje busca eso, cerrar. Por eso sale a buscar al otro padre, en una escena fantástica con Luis (Machín)”, reflexiona Marrale.
La relación con Mercedes Morán, que es “una relación muy particular. Me pareció muy inteligente, sutil, porque ella es oftalmóloga y ve antes que yo. Acciona con la verdad todo el tiempo y es muy sencillo trabajar con ella y un placer”.
En el papel del hijo, Meyer, definió “que la experiencia fue fantástica, como jugar con Messi, te la dan para hacer un gol, son todos monstruos. El director fue el gran capitán de este barco. Fue una construcción grupal. Pienso que la falta de comunicación con el padre se daba en un aspecto puntual, porque la relación era super amorosa, hasta llegar a ese punto, lo que lo hace más doloroso cuando pasa lo que pasa”.

Omedes, productor de la inusual “Cerca de tu casa”

La última conferencia fue la de “Cerca de tu casa”, la que estuvo representada por su productor, Loris Omedes.
“Aquí se valora el cine muchísimo”, agradeció sobre el musical de los desahucios (desalojos), fenómeno que se ha dado en los últimos siete años en un nivel catastrófico, “Es una forma de que los personajes mostrasen sus sentimientos. Era para potenciar los momentos anímicos”.
“El desahuaciado se lo tomaba a modo personal, pero luego se dieron cuenta que era culpa del sistema. El problema continúa, pero no es noticia. Todo esto raya los populismos, se podría decir, pero no lo pienso así. Es importante el valor de la protesta. Tienes ese derecho. Nos mandan las multinacionales, la bolsa y hasta los gobiernos están sometidos a estos poderes”.
El título hace referencia a “que siempre hay alguien cerca tuyo que se quedó sin empleo, o que se quedó sin casa. Si no puedes pagar la hipoteca, por la crisis, es normal que el banco te quite la casa, pero esta ley española es de 1813 hace que sigas manteniendo la deuda, por lo que no puedes rehacer tu vida”.
El director tuvo en claro el tema sobre el que quería hablar y se documentó sobre todo a nivel emocional, y nos pedían hablar de la plataformas, pero nosotros queríamos hacerlo de las personas.
En cuanto a la banda de sonido, de Silvia Pérez Cruz, “tratamos de convencerla para que ella actuara también llevándola a comer seis veces… al final dijo que sí”. Fue una participación suya completa en el guión.
“Es una película muy simple, el director se fue a muchas asambleas de desahucios. Es lo más parecido a la realidad. No me creo la actitud de los policías o de los banqueros, decía, no creo que todos sean insensibles. Se pretendió que todos están metidos en lo mismo”.
A pesar de los Goyas y las nominaciones al Oscar, y de su participación en documentales, Omedes dice que el productor se ve seducido por el dinero, o por la historia o por el compromiso social “y dar voz a los que no la tienen, pero no soy un Robin Hood de lo audiovisual, y es cierto que cuando veo mis 40 títulos, casi siempre es por el tercer motivo y lo he hecho sin querer. Porque me emocionaban, apasionaban e iba a estar dos o tres años con cada película”.
Hablando de “Cerca de tu casa”, remarcó que “es una película histórica, que retrata la época en que se filmó”.

Anuncios