RATA BLANCA FESTEJA 25 AÑOS DE CARRERA CON SUS MIEMBROS ORIGINALES Y LOS ACTUALES

 

La emblemática banda de metal clásico y rock propiamente dicho Rata Blanca se dará el gusto de volver a juntar a los miembros originales en un recital homenaje a su disco debut homónimo y la presentación de su álbum de culto “El libro oculto” el próximo sábado a las 21 en el estadio cubierto “Malvinas Argentinas” (Gutenberg 350) del barrio porteño de La Paternal.

musica1ratablancaDe esta forma el sábado en la primera parte del concierto la “Rata” como la reconocen sus seguido estará integrada por Walter Giardino en guitarra líder, Saúl Blanch en voz, Gustavo Rowek en batería, Sergio Berdichevsky en guitarra y Guillermo Sánchez en bajo.
De los integrantes de aquella época, sólo Giardino y Sánchez permanecen en el grupo y junto a los también actuales, Adrián Barilari en voz, y Danilo Moschen en teclas, desarrollarán la presentación del álbum “El libro oculto” (1993), considerado de culto.
Tras la incorporación en la batería de Fernando Scarcella, en el final del concierto revivirán algunos de los clásicos siempre vigentes de la talla de “La leyenda del hada y el mago”, “Mujer amante”, “Guerrero del arco iris”, “El reino olvidado”, “Bajo el poder del sol”, “Talismán” y “El círculo de fuego”, entre otros.
“Fue bueno lo que ocurrió en el Vorterix del año pasado cuando volvimos a juntarnos y la pasamos bien sobre el escenario. En esta oportunidad revivimos el disco que nos abrió el camino y es un regalo para la gente y para nosotros”, manifestó Giardino.
Para desmentir los rumores de peleas entre los integrantes señaló que “es una demostración que si hubo algunos problemas en su momento, quedaron en el pasado. Quizá porque cada uno tenía un pensamiento distinto, pero todo bien, cada uno siguió por su cuenta y en mi caso me siento más que conforme con todo lo que pasó en estos 25 años, donde nadie nos regaló nada”.
En la histórica velada del sábado, se espera vuelvan a sonar temas de aquel vinilo conocido como el del “castillo” de la talla de “Sólo para amarte”, “Rompe el hechizo”, “El sueño de la gitana”, “Chico callejero”, “La misma mujer”, “El último ataque”, y el instrumental “Preludio obsesivo”.
“La historia dice que pasaron muchas cosas fuertes después de ese disco. Vinieron otros, se sucedieron etapas y cambios en la banda, escenarios cada vez más grandes, giras más ambiciosas tanto por el interior como por el extranjero, o compartir el grupo con grandes figuras como Gleen Hughes, Joe Lynn Turner o Doogie White. Por todo esto quedó bien nuestro rol como la banda importante dentro del heavy sudamericano”, afirmó el virtuoso guitarrista.
Por su parte y en referencia a “El libro oculto”, Giardino afirmó que “se da un hecho interesante porque es considerado de culto. Para nuestros seguidores, que nunca lo escucharon en vivo, es una buena oportunidad para compartir con ellos la única vez en que tanto los músicos que ya no están en la banda como los que seguimos, nos unimos sobre un escenario”.
“Lo de única vez se debe a los numerosos compromisos que tiene cada uno con sus nuevos grupos o como solistas… aunque si surge alguna posibilidad de llevarlo por el interior y nos ponemos de acuerdo, lo repetimos”, agregó.
Así “Basura”, “Asesinos”, “Cuarto poder”, “Lejos de casa” y “Argord, la bruja” se darán cita como tributo a ese álbum que no tuvo su merecida puesta en su momento.
El tema del futuro de la banda no quedó afuera de la charla y el guitarrista coincidió en señalar que “tenemos que volver a viajar en los próximos meses por Latinoamérica y después nos pondremos a trabajar en un nuevo disco. Ya hace cuatro años que no editamos y, aunque parezca increíble, estamos sin sello discográfico”.
“Rata Blanca siempre fue una banda de ir para adelante y de ahí que, mientras otros se quedaron en el camino, nuestra historia continuaba. Tenemos mucho para dar. Mi vida es la música. Estoy las 24 horas pensando en la banda, en componer y en hacer siempre el mejor show. El día que no lo sienta de esa forma, seguramente no voy a tocar más”, destacó el músico.
“No veo dentro del heavy metal -acotó- interesantes propuestas nuevas. Siento que las grandes bandas permanecen vigentes como Iron Maiden, Deep Purple o Black Sabbath que ahora regresa. Igualmente no me siento dueño de la verdad, pero sigo escuchando los grupos clásicos de hard rock o heavy a los que el público siempre brinda su apoyo cuando nos visitan y siento que, de Argentina, Rata tiene ese nivel de trabajo, dedicación y música”.

RATA BLANCA: RECUERDOS Y METAL ROCK EN VORTERIX

La banda de metal clásico y rock Rata Blanca festejó sus 25 años de carrera con recuerdos y mucho rock ante un Vorterix completo y con mucho entusiasmo desde los primeros acordes.

Distintas generaciones se dieron cita para escuchar a la “Rata” como le dicen sus seguidores y durante poco más de dos horas, vivaron y cantaron los clásicos de todas las épocas.

Los incomparables solos de guitarra de Walter Giardino, la voz y personalidad de Adrián Barilari, la sobriedad en el bajo de Guillermo Sánchez, los golpes certeros en la bata de Fernando Scarcella y la dedicación del nuevo tecladista, el jóven Danilo Mosche, fueron las bases de un concierto de antologìa.

“Ole ole ola, soy de Rata cada día te quiero mas”, se escuchó desde el inicio mismo del concierto que no decayò, a lo que Barilari respondió con “sin ustedes ahì desde siempre no estararíamos arriba del escenario, bienvenidos”.

Y, con ese clima fueron pasando temas como “Aún estas en mis sueños”, “Lluvia púrpura”, “El beso de la bruja”, “Cuando la luz oscurece”, “Abrazando al rock and roll” y “Sinfonía fantástica”, que fueron marcando los climas del recital.

Pero el plato fuerte de la noche estaría marcado en el recuerdo cuando subieron a escena, el vocalista Saúl Blanch, el guitarrista Sergio Berdichevsky y el baterista Gustavo Rowek, para junto a Giardino y Sánchez, revivir aquella primera formación de 1987, regalándole a su gente temas como “Sólo para amarte” y “Chico callejero”.

 

“Gracias a ellos, nosotros estamos continuando la historia que tiene mucho para dar”, expresó Barilari en su regreso al escenario.

Y con ese clima continuaron con “El círculo de fuego”, “El reino olvidado” y el infaltable “Mujer amante”, coreado por todo el Vorterix.

Los esperados bises llegaron sin hacerse esperar mucho con “La llave de la puerta secreta”, “Guerrero del arco iris” y “La layenda del hada y el mago”.

Al saludo final y a la distribución de palillos por parte de Scarcella, Giardino le regaló a su gente además de las puas de rigor, las cuerdas de la guitarra que fue sacando una a una, haciendo un verdadero rito con su instrumento.

Rata Blanca volvió a demostrar su vigencia con su estilo bien particular mixturando el metal clásico (power metal) con el más puro rock y junto a lo mucho que tiene para dar, justrificó nuevamente el porqué es una de las bandas más importantes de Argentina.