Jairo, Los Nocheros y Los 4 de Córdoba entre emociones y premios

Cosquín, (por enviado especial Luis Digiano).- Fue una novena luna coscoína que tuvo todos los condimentos para ser la última gran noche festivalera del 2020, aún cuando quede todavía la yapa del lunes. En ella se unieron distintas expresiones valiosas del canto popular como Jairo y sus 50 años de carrera, el espectáculo “Sureras”, el regreso a escena de grandes exponentes como Enrique Espinosa, Carlos Di Fulvio, Pocho Sosa, y nadie más y nadie menos que Luis Landriscina, junto a las esperadas premiaciones.

Para completar la fiesta se le sumaron las presentaciones de Por Siempre Tucu, Los 4 de Córdoba, el cierre como broche de oro de Los Nocheros y los tributos y grandes homenajes: a Juan Carlos Saravia, post mortem con la entrega por primera vez en el marco del festival, del Camin Cosquin Legendario, la presencia de los conductores que pasaron por el escenario Atahualpa Yupanqui, con los familiares de Julio Maharbiz, Carlos Franco y Miguel Angel Gutiérrez, más Marcelo Iribarne, Maia Sasovsky, Marcelo Simón, Rony Vargas, los coscoínos Mabel Lema, Fabián Palacios, entre otros.

Ya en el comienzo de la velada fue Jairo quien abrió el juego con un repertorio repleto de climas recorriendo sus 50 años de trayectoria. Por eso es que entonó con su sapiencia y excelente voz, composiciones como “Chacarera de las piedras”, “La pobrecita” (con una emotiva parte a capella) en tributo a Don Ata, la “Milonga del Trovador”, dedicada a la memoria del genial Astor Piazzolla y temas como “Carpintería José”, “Los enamorados”, “Balacera” y “Ferroviario”, para recordar al gran poeta irrepetible Daniel Salzano.

Le brindó un sentido homenaje al recientemente fallecido Rafael Amor con “No me llames extranjero”, y el final llegó con una nueva versión de “Antiguo dueño de las flechas (Indio Toba)”, con el agregado durante concierto del exquisito aporte de Minino Garay, que se sumó a una efectiva banda que comanda el maestro Guillermo Cardozo Ocampo en teclados, Dhani Ferron en bajo y Yaco González, su hijo en percusión y arreglos.

Seguidamente y sin pausas el emblemático escenario se llenó de música de la provincia de Buenos Aires con las “Sureras”, que reúne a las payadoras Marta Suint, Susana Repetto y Mariela Acevedo de Uruguay, junto a las cantoras Lucía Ceresani y Karen Arranz. Entre las décimas surgieron temas como “Llenar de coplas el campo”, en tributo a Don Alberto Merlo quien hubiese cumplido 89 años, “Las carretas”, “Huellas de los pelajes” y “De la huella larga”, convirtiendo la bulliciosa plaza en un templo del folklore.

Promediando la noche llegó el turno de los grandes cantores populares como el caso de Enrique Espinosa, de 83 años “el cantor de las cosas nuestras”, quien recibió el Camin Cosquín a la trayectoria y le regaló al público “Las chapecas”, “Si tu supieras”, “Déjame estar”, “Provincia de San Luis”, “Tú” y “Horizonte de octubre”, con un interesante grupo de guitarras cuyanas como acompañantes.

Desde Tulumba llegó Don Carlos Di Fulvio secundado por el joven guitarrista Pablo Alessia, quien se lució  con una selección de gatos instrumental, para interpretar sus clásicos más memorables: “Cerro salamanca”, “Vientre de cabra”,  y las pedidas “Guitarrero” y “Campo afuera”.

Desde Córdoba nos fuimos a Cuyo de la mano del cantor Pocho Sosa, junto al Dúo Palma Sandoval, para dejarnos ese sabor de la tonada y la cueca mendocina con “Mendoza quédate niña”, “Cuyo es amor”, “Calle angosta”, “El duende del vino”, “Tonada de otoño”, “Fuego en Anymaná”, y el bis con “Los ejes de mi carreta”, y su recuerdo en imágenes para la inolvidable Mercedes Sosa.

Otro de los momentos memorables de la noche fue la llegada a escena del gran cuentista y decidor Luis Landriscina, quien deleitó al público con dos cuentos y recibió en manos del jefe comunal Gabriel Musso la Guarda de Cosquín, recordando su primera llegada al valle de Punilla con la delegación del Chaco.

Siguiendo con los clásicos fue el momento de Por Siempre Tucu, con Coco Martos y Roberto Pérez, junto al grupo Yuchán, entonando “Nostalgias tucumanas”, “No quisiera quererte”, “Mujer niña y amiga” con el cantor tucumano Héctor Saleme, “Pescador y guitarrero”, “Zamba de amo y mar”, “Nada tengo de tí”, “Anoche no dormí”, acompañado por el entusiasta público, y “Luna tucumana”.

Los 4 de Córdoba también deleitaron con la experiencia de más de 50 años eligiendo en el repertorio “Mama vieja”, “Que nadie sepa mi sufrir”, “Zamba para olvidar”, “Amándote”, “Soy cordobés, sí señor”, “La vida va” y “La Oma”, pero la frutilla del postre fue homenajear la memoria del querido gordo Juan Carlos Saravia junto a sus hijos Facundo, Santiago y Carolina, y Los Nocheros cantando “La nochera”.

En el final de la velada de la Noche de los Adioses, “de los pañuelos” como decía el Negro Gutiérrez, llegaron Los Nocheros, quienes no sólo mostraron sus temas nuevos como “Si me dices que sí”, “Sol nocturno”, “La guitarreada”, “Soy de Salta”  y “Que pisen mis huellas”, sino también los reconocidos “Sin principio ni final”, “Tómame”, “Soy como soy”, “Canto nochero”, “Canción del adiós”, “Roja boca”, “No saber de tí”, “Vuela una lágrima”, “Materia pendiente”, “La yapa”, “Chacarera del rancho” y, como es habitual en sus cierres, el himno de zamba carpera “La cerrillana”.

La lista de premiaciones fue la siguiente

Destacado de Espectáculo Callejero: Los Videla

Menciones a Abuelo Algarrobo, Puelchanas, Franco Coria.

Destacado de la peña oficial 2020: Los de Minetti

Mención especial Sadaic: Cuarteto Karé

Revelación del Pre Cosquín: Picahuesos Malambo

Consagración del festival: Adrián Maggi, más que merecido como artista y como estímulo para el canto surero.

Feria de Artesanías Augusto Cortázar: Ana María Flores, de Catamarca en el rubro hilados, y Víctor Nicomella, de Lanús, provincia de Buenos Aires en el rubro joyería.

 

Cosquín 2019: Noche salteña para la despedida coscoína

Cosquín (por Luis Digiano, enviado especial).- En gran comunión con el público, Los Nocheros se erigieron en los grandes protagonistas de la novena y última noche coscoína. La velada también contó con la esperada Consagración del Indio Lucio Rojas y el emotivo tributo “Marziali cerca nuestro” protagonizado por Marita Londra, Hugo Scotto, Simón Marziali y Doña Jovita, además de la excelente actuación de Adrian Maggi y el cierre a toda fiesta con el Chaqueño Palavecino.
Festejando sus 25 años desde la Consagración en el escenario Atahualpa Yupanqui, Mario, Kike y Alvaro Teruel, y Rubén Ehizaguirre compaginaron un recital con un repertorio basado fundamentalmente en su historia. Con el acompañamiento de la gente, que colmó la plaza Próspero Molina, desarrollaron un set de composiciones de la talla de “Tomame”, “Soy como soy”, “Canto nochero”, “Boquita de luna”, “Dejame que me vaya”, “Sin principio ni final”, un combo de serenata salteña con “Canción del adis”, “Rosa boca”´y “No saber de ti”, culminando a todo ritmo con “Soy de Salta”, La yapa”, “Materia pendiente”, “El humahuaqueño”, y el bis con “Te vas”.
Con su habitual extenso concierto, Oscar Esperanza “Chaqueño” Palavecino cerró el festival con sus conocidos temas y el desfile de invitados: Jacinta Condorí, la local Marina González y cantores del Chaco salteño.
Chacareras, zambas, huaynos y coplas del estilo de “Sueños”, “Nostalgias”, “La taleñita”, “Culpable de este amor”, “Cafayate”, “Cuando llora la guitarra”, “Que me olvides tú” y el infaltable “Amor salvaje” poblaron el momento “chaqueñado”.
“Marziali cerca nuestro”, fue el homenaje que crearon Marita Londra, Hugo Scotto, Simon Marziali y la viejita de Traslasierra, Doña Jovita, sobre canciones del querido juglar con piezas como “Ese Manuel que yo canto”, “La Sixto violín”, “Las cuyanas”, con el agregado de la danza del “Celador de Sueños”, el Negro Valdivia y Silvia Zerbini, la “Polka de las orejas”, “Cebollita y huevo” y “Los obreros de Morón”, para coronar su actuación.
Adrián Maggi trajo nuevamente a Cosquín el canto surero como único representante del género y, a pesar de tener la responsabilidad de subir justo antes del Chaqueño Palavecino, cautivó al público con “Argentino hasta los huesos”, “Madre” y “2 de abril”, personal tributo a los soldados caídos en Malvinas.
El cantautor Daniel Altamirano festejó en Cosquín sus 50 años de la revelación del conjunto los Altamirano y revivió temas emblemáticos de su trayectoria: “Serenata del amor callado”, “Que vengan a beber”, “Chaya para un adiós en La Rioja”, y el cierre con su himno “Dios a la una”.

Con graves problemas de sonido, Roxana Carabajal cumplió con su cometido al recordar los 20 años de su consagración en Cosquín con temas nuevos y otros bien conocidos de su tierra, Santiago del Estero: “Cuidar la madre tierra”, “Despierta con el salitral” junto a Pablo Carabajal, “Bombo legüero” en tributo a la Marcha de los bombos, “Zamba del Taricu” con presentación en video de Juan Saavedra, “Chacarera y voz” junto a Franco Ramírez y el final con “Digo la Telesita”.
Tras 15 años de ausencia El Toba regresó a la escena coscoína con “Canta Crespín” y “La refranera”, mientras que el segmento Postales de Provincia estuvo a cargo de Río Negro y su canto del sur argentino.
En la velada se entregaron los premios correspondientes a esta edición: Consagración: El “Indio” Lucio Rojas; Revelación del Pre Cosquín: Guido Encinas; Destacado de los espectáculos callejeros: Rivera Folk, y menciones especiales para Sofía Asís y Abuelo Algarrobo; y Destacado de peñas: Poly Argañaraz.
Párrafo aparte para el Camín Cosquín, galardón máximo del festival para la trayectoria de Daniel Altamirano.
En la noche de “Perfume de Salta” se brindó un tributo a los directores del Ballet Camin, Rodolfo y Osvaldo Uez, y sus 30 años de trayectoria y 25 en el escenario Atahualpa Yupanqui.