Reviews: Batushka, Diamond Construct, Cursed Earth y Gaahls WYRD

Batushka “Hospodi” (2019) Metal Blade Records
Género: Atmospheric / Occult Black Metal
Puntaje: 65/100

1

Escapándole a cada una de las polémicas que envolvieron el lanzamiento de este segundo disco de Batushka, en los que problemas legales, disputas por el nombre y demás idioteces que hacen que el ocultismo que tanto mistifica a esta banda, se pierda instantáneamente, un nuevo lanzamiento de los polacos significa un punto de quiebre en el panorama del metal extremo mundial. “Hospodi” comienza perdiendo la batalla por términos externos, pero ni bien comienza el ritual en la intro “Wozglas”, los sin nombre arremeten con “Dziewiatyj Czas”, mostrando más lugar a la experimentación que su predecesor “Litourgiya” (2015). Con riffs de tonos épicos, una oscuridad abrumadora, y una instrumentación cambiante que denota el lado más de culto de una agrupación irreverente y sin miedo. Con menor duración que su antecesor, “Hospodi” es un disco común y corriente, para los parámetros de una banda del estilo, y que no desentona con la historia de Batushka, pero concluye dejando un gusto a poco importante. Quizás la solución sería juntar las partes divididas y quedar en pos de la música en vez del dinero o los egos.

Diamond Construct “Diamond Construct” (2019) Greyscale Records
Género: Metalcore / Chaotic / Mathcore
Puntaje: 78/100

2

Nombrar a un disco de forma homónima es una afirmación de ideales y de decir “esto es realmente lo que somos”, y Diamond Construct lo tiene bastante claro. Formando parte del nuevo aluvión de bandas australianas que incursionan en el lado más analógico y futurista del core en general, Diamond Construct en su fundamentación de principios rompe cada una de las barreras sonoras con composiciones complicadas e intrincadas, carentes de estructuras y llenas de sorpresas, con la certeza de que nunca vas a saber dónde va a caer el golpe. Ejemplo claro es “Animus”, que oscila en cada una de las vertientes del género, desde el beatdown, el downtempo, el prog metalcore hasta el mathcore, rindiéndole tributo a cada una de las fórmulas… al no poseer fórmula. El trabajo se vuelve impresionante en las primeras canciones, recordando a la manera de hacer las cosas del viejo Structures, pero va perdiendo fuerza al pasar los temas, lo que muestra que quizás la fórmula de no tener fórmula no funciona en toda ocasión. Aún así, Diamond Construct se posicionan tranquilamente como el futuro del estilo.

Cursed Earth “The Deathbed Sessions” (2019)UNFD
Género: Hardcore / Black / Death Metal
Puntaje: 85/100

3

18 minutos necesita Cursed Earth para quebrar cada hueso y músculo de tu cuerpo con un “The Deathbed Sessions” apabullante, inmenso y partecuellos. La propuesta de afinar con tonalidad de death metal y hacer hardcore al mismo tiempo, funciona, y mucho. Sino hablen con Code Orange, Xibalba, Venom Prison, etc. Lo de Cursed Earth va por un costado más pantanoso y sucio, como si su desprolijidad estuviese premeditada pero sonara completamente acorde al momento. Siete canciones sin desperdicio alguno de una banda sin miedo a nada de lo que le pongan enfrente. Tercer disco de estudio en cinco años sin parar, muestran que acá hay talento y furia para rato.

Gaahls WYRD “Gastir – Ghosts Invited” (2019) Season Of Mist
Género: Black Metal
Puntaje: 79/100

4

Se está volviendo tendencia que aquellos frontman que alguna vez supieron estar enfrente de las bandas más icónicas del black metal, tales son los casos de Abbath con Immortal o Ihsahn con Emperor, para que el infame Gaahl aparezca con su proyecto solista y dejar atrás su pasado en Gorgoroth y God Seed. Quizás, no como los mencionados arriba, lo del noruego pase por un costado más radical, ya que se centra casi fervientemente en una sonoridad parecida a sus bandas precursoras, y en este “Gastir – Ghosts Invited” se desgrane con un auténtico disco de black puro, con un sonido un poco mejor ecualizado pero que intenta emular a los 90’s dorados y oscuros para el género. Con riffs más cercanos al doom y generando climas, Gaahl deja bien parado su presente con su particular voz cansina entre tanta malevolencia junta, intentando reafirmar que el verdadero talento detrás de toda la música que lo vio emerger, residía en él. Sus acompañantes tienen bien en claro su propósito, y en pleno 2019, editaron un disco de trve norwegian black metal.