Cosquín, noche de carnaval norteño

Cosquín, (por enviado especial Luis Digiano).- Los Tekis, con su espectáculo bien carnavalero, Soledad, la calidad interpretativa de Los Nombradores del Alba (Facundo Toro, Nacho y Daniel), y la propuesta bailable de La Callejera, fueron los destacados de la interesante sexta luna coscoína del Festival de Cosquín, en su 60° edición con una Plaza Próspero Molina colmada.

Luego de la ceremonia del Himno a Cosquín, con un cuadro a cargo de ganadores del Pre, el conjunto de baile Añoranzas de la sede de Merlo, Los Tekis trajeron nuevamente al escenario Atahualpa Yupanqui toda la magia del carnaval de su tierra jujeña con un repertorio con clásicos y nuevas composiciones.

Ya en el inicio, Juanjo, Seba, Walter, Pucho y Mauro interpretaron piezas como  “Pa’l corazón”, “Y que pasó”, “Lejos de tí”, la morenada “El borracho”, Soy jujeño” y “Vivir la vida”. Promediando el concierto le dieron el espacio a sus invitados, el conjunto Jujeños para entonar “Tierra mía”, luego a la prestigiosa armónica de Franco Luciani para “Te pido en agosto” con la imagen en la pantalla de Luciano Pereyra, entonaron “Hasta el otro carnaval” junto a Maxi Gil, y Nico Tuchi fue parte de “Humahuaqueño”. Para finalizar se sucedieron “Soy soltero”, “Vienes y te vas” y, la repetición de “Tierra mía” con todos los músicos juntos.

Soledad trajo en esta oportunidad a Cosquín su nuevo espectáculo poblado de temas recientes, en un recital de más de dos horas de duración que, por un razón de atraso en la grilla, terminó pasadas las cuatro de la madrugada.
Luego de una introducción rapeada, La Sole, con impecable trajecito blanco y top rosa, interpretó sentidas piezas de su nuevo repertorio: “Fiesta en el sur”, “La gringa”, “Parte de mí”, “Abuela Emilia” y “Vivir es hoy”. Luego, con la gente de pie acompañando su presentación, continuó con distintos mix de zambas, chacareras, zambas carperas, gatos y huaynos en la parte más folklórica, destacándose versiones de “Zamba de usted”, “Somos nosotros”, “La olvidada”, “Gato de la fiesta”, “Llorando se fue”, y en la parte de valses y cumbias, “Que nadie sepa mi sufrir” y “Como te voy a olvidar”.
Los infaltables bises tuvieron al bailable “Chingui Chingui” y la inolvidable zamba “Volveré” para el aplauso final.

El toque emotivo de la velada lo pusieron Los Nombradores del Alba, conjunto integrado por Facundo Toro, Nacho y Daniel), quienes recordaron a sus padres en formaciones como Los Nombradores y Los Cantores del Alba, pero con su marcada personalidad y excelentes voces.
“Nono Luiggi”, “Chacarera del rancho”, “La muerte del carnaval”, “El corazón y la voz”, y el toque mexicano con “La parranda larga”, precedieron al toque romántico con una selección de bailecitos. Una de las sorpresas fue la intervención de Miguel Toro, el menor de la familia, en “Zamba”. El final llegó con “El Antigal”, “Lamento mataco”, donde se destaca la garganta privilegiada de Daniel Campos, y “Zamba para olvidar”.

Liderada por su vocalista y guitarrista Ariel Andrada, La Callejera brindó un espectáculo bien bailable con piezas del litoral como “Hermano de coplas”, “Chaco soy señor”, “Entrerriano y federal”, “A una rosa”, “El regalao”, de Piero y “Soy América”. Hacia el final se sumó Mario Bofill para revivir “Conjunto penas y olvido”. Acto seguido, el jefe comunal Gabriel Musso le entregó el merecido Camin Cosquín a la trayectoria a este compositor que ha pintado como nadie el paisaje del litoral.

La Delegación de Santa Cruz le rindió un sentido tributo a la memoria del recordado Hugo Giménez Agüero con sus Kaani, y la presencia de su esposa Perla y su hija Ana, más cantores de la zona: Hugo Merlo, Los Agüero, Las Voces del Sur y David Andrade.

De Jujuy, la vientista y cantante Micaela Chauque, trajo la música de la Quebrada bien autóctona mixturada con nuevos sonidos.

Otro jujeño presente sobre el Atahualpa Yupanqui fue Bruno Arias con su mensaje militante que se mostró en “Eterna risa”, “La espera”, “El pueblo unido”, “Cosecheros”, “Ave de luz”, “Maimará” y “El mundo”, aunque debería tener en cuenta que la canción de protesta se perdió décadas atrás siendo reemplazada por la canción de propuesta.

El Pre Cosquín también tuvo su momento con el rubro Dúo Vocal con Dúo Folk, de la sede de Junín, pero con un repertorio bien cuyano, donde no hay tonada sin gato y cueca.

Cosquín 2019: Noche inaugural con tributos y emociones

Cosquín/ Primera Luna (por Luis Digiano, enviado especial).- En la primera luna de la 59° edición del Festival Mayor de Folclore de Cosquín los tributos y las emociones se hicieron presentes en el escenario “Atahualpa Yupanqui”, ante una Plaza Próspero Molina completa.
Primero y luego de las bendiciones, por primera vez a cargo de cuatro religiones, el “Aquí Cosquín” del maestro de ceremonias Claudio “Pipulo” Júarez y el “Himno a Cosquín” a cargo del Ballet Camin, comandado por el profesor Rodolfo Ues, se desarrolló el “Tributo a Mercedes Sosa” en el décimo aniversario de su paso a la inmortalidad.
Artistas de la talla de León Gieco (Leoncito para la Mecha), Victor Heredia, Teresa Parodi, Peteco Carabajal, Julia Zenko, La Bruja Salguero, Mónica Abraham, Nahuel Pennisi, José Luis Aguirre, Bruno Arias, Liliana Herrero y Nadia Larcher, le brindaron su homenaje entonando una docena de temas clásicos de su repertorio, acompañados por más de 50 músicos y coreutas, comandados por el “maestro” Popi Spatocco en la dirección instrumental y arreglos.
De esa forma y con un clima de fiesta fueron pasando con diferentes formaciones:”Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Yo tengo tantos hermanos”, “Como pájaros en el aire”, “Como la cigarra/ Esa musiquita”, Alfonsina y el mar”, “Sólo le pido a Dios”, “Gracias a la vida”, “Inconsciente colectivo”. y el final con “Cuando tenga la tierra” y “Sube sube”.
Durante la hora y media que duró el espectáculo las pantallas mostraron distintas etapas en la vida de la “Negra”, como por ejemplo el momento que Jorge Cafrune, en contra de la comisión de aquella época, la presenta en Cosquín, hasta imágenes de su último álbum doble “Cantora”.
El otro gran momento de la primera velada coscoína fue la reunión en escena de la “Trova Rosarina” festejando 35 años de su nacimiento, que mucho tuvo que ver con el regreso a la democracia después de una etapa negra en nuestro país.
Unidos por el denominador común de ser protagonistas indiscutidos de la música popular argentina y el rock nacional, se juntaron grandes creadores: Juan Carlos Baglietto, Silvina Garré, Adrián Abonizio, Rubén Goldín, Fabián Gallardo, Jorge Fandermole, secundado por un seleccionado de músicos: Claudio Cardone en teclados y dirección musical, Julián Baglietto en batería, Juancho Perrone en percusión, Adrián Charras en teclados, y Leonardo Introini en bajo y contrabajo.
El recital comenzó con Baglietto-Garré en escena con su “Era en abril”, para luego continuar todos juntos con “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, “Oración del remanso”, “Historia de Mate Cosido”, “La vida es una moneda”, “El témpano”, “Canto versos”, y el bis con un tributo al recordado Ariel Ramírez y “La tristecita”.
Solo faltó, en mi opinión, el recuerdo de otro integrante de la reconocida trova, el inolvidable Lalo de los Santos, quien se nos fue de gira eterna hace alguno años con su “Tema de Rosario”.
Siguiendo con los buenos momentos vividos anoche el tecladista Román Ramonda, quien fue destacado de la peña oficial 2018, se ganó al entusiasta público presente con un recorrido por la música en general, desde el tango, el chamamé, la zamba, la chacarera, ensamblado todo con música clásica.
Los grupos vocales se hicieron presentes con la presencia el Cuarteto Karé, mención especial 2018, y su tributo a conjuntos como Los Huanca Húa o el Grupo Vocal Argentino, y un ensamble de lujo con 11 zambas en una, un verdadero logro.
El riojano Emiliano Zarbini, Consagración 2018, brindó un set de composiciones para la danza, su especialidad, con un compilado de zambas, chacareras y hasta la jota cordobesa.
Ganadores del Pre Cosquín 2019 también tuvieron su espacio, y en esta oportunidad fue el turno del joven correntino Guido Encinas, finalista en el rubro Solista masculino por la sede Chaco, consiguiendo un hecho histórico para el Pre Cosquín: dos bises con un repertorio netamente litoraleño.
Los Fuelles Correntinos trajeron toda la tradición chamamecera y cautivaron al público con su versión de “El toro” a puro sapucay y baile.
El final de la primera luna coscoína fue para Soledad al frente de su grupo y con el acompañamiento de su hermana Natalia, desgranando un repertorio en el cual se mezclaron composiciones nuevas como “La gringa” que ya está sonando, pero tuvo que recurrir a sus clásicos como el mix de chacareras, zambas, y el “Tren del cielo” y “El bahiano”, para cautivar a su fiel público.
Párrafo aparte para la versión de “Pedro Canoero” por Natalia Pastoruti, que La Sole le dedicó a los inundados del litoral y parte de su Santa Fe natal, brindándole su aliento.