DOS PARTIDOS Y CUATRO PUNTOS CON SABOR A VICTORIA

Bueno, querido Celeste, parece que comenzamos este torneo nuevo con todas las ganas y la fe que estábamos necesitando.

Siento que eso se trasmite desde la dirigencia que se encuentra haciendo las cosas en forma transparente y a sabiendas de que hay que sumar puntos para estar tranquilos y después si se puede aspirar a algo más.
El equipo, casi totalmente nuevo, se va encontrando. Una goleada con pasajes de muy buen fútbol para el primer partido en el Beranger con Flandria, donde apareció la capacidad goleadora de un jugador de la cantera, Luisito López quien, con la confianza que le dió el técnico, hizo sus goles. Luego se le acopló una de las incorporaciones, Ariel Montenegro.

En el segundo encuentro logramos un dificil, pero aceptable empate con Colegiales, con otro gol de López en un partido en el que merecimos más. Pero eso ya es una anécdota. Lo importante son los cuatro puntos que nos permiten ver la tabla desde arriba aunque compartida con los innombrables lomenses a los que ya nos vamos a encontrar.
Vamos Temperley, el pueblo celeste, el Gasolero está con vos y aparece más que nunca cuando hay que poner el hombro.
Temperley, tu grato nombre, una nueva esperanza asoma, sigamos así…
Como alguna vez dijimos con aquel inolvidable primer ascenso en 1974, “EL QUE QUIERE CELESTE QUE FESTEJE”, EL CENTENARIO ESTA CERCA.

NUEVA COMISION, NUEVO TECNICO Y, ESPEREMOS, NUEVOS JUGADORES

Lo mejor que lo pudo pasar al Gasolero es que después de un horrible torneo del primer semestre del 2012, su ex presidente Mauro Morrone hijo dió un paso al costado y se fue a descansar con su familia y se olvide para siempre de andar por la sede como un directivo, para bien de la institución.
Por eso es que con los nuevos aires y con la llegada de Hernán Lewin como presidente y del cineasta  Alberto Lecchi como vicepresidente se inicie una nueva etapa con aires de renovación y de ya pensar en que el próximo torneo vamos a arrancar muy abajo en el promedio y habrá que sumar de entrada y lograr no perder partidos increibles de local como nos pasó este año y que los malos momentos queden en la historia.
De una cosa podemos estar seguros que ni Lewin, ni Lecci, como así tampoco quienes lo acompañarán en esta dificil tarea, llegarán al celeste para llenarse los bolsillos, sino que muy por el contrario, vienen a dar lo mejor para llevar al cele a lo mas alto del pedestal e intentar de alguna manera regresar a los grandes momentos y mas si se tiene en cuenta que vamos a cumplir pronto los 100 años como institución.
La esperanza para conducir al primer equipo estará marcada por la llegada de Rodolfo “Fito” Dellapica, un técnico que si bien no es del riñón gasolero, es conocedor de la divisional y que a lo largo de su carrera dirigió inferiores de Racing Club muchos años y que a pesar de dirigir a los innombrables de Lomas de Zamora y Defensores de Belgrano, puede brindarnos satisfacciones, porque seguramente el trabajo no va a faltar.
Habra que ver porque hoy recién Temperley regresó a los entrenamientos y existe una lista de jugadores que Della Picca quiere para su plantel como el regreso de jugadores de pasado gasolero como Federico Crivelli, Gastón el tonga Aguirre que viene de una larga inactividad por su lesión y que dependerá de que va a pasar con San Lorenzo dueño de su pase, Matias Miramontes y otros que el tecnico tendrá en carpeta.
Seguramente habrá una depuración en el plantel y en algunos días mas podremos saber quienes se quedan y quienes seguirán otro camino.
La nueva era de Unión por Temperley comienza con la meta de conseguir nuevos asociados, nuevo técnico y se irá conformando un nuevo plantel con la meta de sumar hy sumar, para no sufrir como en el último torneo.
Vamos celeste, que nosotros te vamos a alentar siempre… con todo el corazón gasolero en el alma.
 
Luis Digiano