¡El proyecto de la viuda?

El terror está pasando por un momento bastante particular, en donde las historias que van llegando del séptimo arte oscilan entre obras maestras y guiones deplorables. Las dos caras de una moneda que no para de girar.

«La Leyenda De La Viuda», o «Vdova» en su idioma original, desgraciadamente entra en la segunda casilla. Dirigida por Ivan Minin, pero contiene la impronta clarísima de Svyatoslav Podgaevsky, conocido por «La Novia», «La Sirena» y «Baba Yaga: El Terror Del Bosque Oscuro» y, supuestamente uno de los referentes del cine de terror proveniente de Rusia.

El film cuenta, desde el vamos, con una desventaja enorme, debido al recurso de editarse con doblaje del ruso al inglés, lo que genera una desconexión con los personajes, y debo decir en lo personal, que el toque de contar con el idioma original, le agregaría mayor seriedad a un proyecto que, pese a sus errores, es ambicioso y con cierto potencial.

Pero a causa de este detalle demasiado importante, la película peca de falso documental / found footage de History Channel de poca monta que incluso genera cierta ridiculez con desfases sonoros entre el doblaje y los movimientos de boca de los personajes.

En el caso de las actuaciones, no hay mucho que decir más allá de que no desentonan con la temática, pero que no generan empatía en ningún momento. Por ende, el resultado de lo que le suceda a cada uno de los protagonistas, importa poco.

Ahora, lo más importante: la trama. «La Leyenda De La Viuda» comienza como un documental sobre las misiones de un grupo de rescatistas que se introducen en el bosque en busca de una niña desaparecida. Justamente el mismo día que una supuesta maldición que acecha al pueblo donde un espíritu maligno de piernas rotas llamado «La Viuda» acecha, captura y, obviamente, mata.

Los primeros 15 minutos cuentan con errores de continuidad respecto a lo que acontece, con tomas que no tienen sentido y que ni siquiera sirven para sentar las bases de lo que se avecina ni de desarrollar un poco la historia. Y paneo aparte para dar inicio al enfoque tomado, comienza realmente como un cuasi rip off de «El Proyecto De Blair Witch».

Ni siquiera el mote de «basada en eventos reales» puede lograr levantar una premisa que realmente promete, pese a un estilo algo sobreutilizado en los últimos tiempos que es el «found footage», ya que de la casi hora y media de duración, los aspectos de la misma se vuelven tediosos, entre planos de drones desde lo alto, a los clásicos jump scares mostrando al demonio que termina llevándose la poca atención que se le puede dedicar a este film.
Otro baldazo de agua fría para el costado más virulento del cine ruso.

Puntaje: 20/100

It 2: «Sentimiento agridulce en Derry»

Tuvimos la chance de ver «It: Chapter II» antes que nadie gracias a la gente de Warner Bros. Uno de los estrenos más a tener en cuenta, y que venía siendo una de las películas más esperadas del año, sobre todo debido al gran suceso que fue su primera parte en 2017. Este 5 de septiembre, llega a nuestros cines, la segunda parte de uno de los best sellers más aclamados de Stephen King. Les dejamos nuestro punto de vista…

6

Factores a tener en cuenta:
– La película dura 2 horas y 50 minutos. En mi opinión, la primera hora y media del film es excelente, intercalando momentos aterradores propinados por un Pennywise que en esta segunda parte se lo vio algo más relegado a un segundo plano, adentrándose mucho más en las historias de los protagonistas.
– El problema de la segunda hora y media, es la constante estructura de la película. Es decir, se termina sabiendo de antemano cuando hay una situación dramática o graciosa, y cuándo surgirá la aparición del payaso y sus screamers.
– Los VFX son alucinantes, pero le pierden un poco la gracia a las secuencias de terror, quedando más como algo que visualmente queda bien, pero que se podría a ver ahondado un poco más en lo psicológico.
– La química en los actores es invaluable, y el papel de Bill Hader realmente salva la historia más de una vez, pero que lo gracioso y cotidiano termine siendo lo más rescatable, deja un lado agridulce en el resultado final.
– Los cameos de Muschietti (director) y Stephen King son realmente hilarantes, dándole un costado más humano a la trama. Ya que el director pudo darle más su impronta a la temática e historia, dándose varios gustos.
– Los guiños y easter eggs hacia Los Fuegos Fatuos, La Tortuga y demás mitología de Stephen King, dan la nota increíblemente. Ojalá en algún momento se centren más en estas cuestiones que son muy interesantes.
– La relación entre Ben y Beverly es muy bella, pero el centrar la historia en lo que es una historia de amor, pierde un poco de empatía hacia los demás personajes por momentos.

6

Conclusión:
Gran adaptación por parte de uno de los mejores directores de terror, y me atrevería a decir en general, del momento. Se sabe que es imposible adaptar en su totalidad una obra tan compleja, extensa e incluso tan macabra, que si o si debían omitirse muchas cosas. En fin, puntaje: 75/100

«Child’s Play»: una remake que tiene más make que re

Llega a los cines la versión 2019 de Chucky, el muñeco maldito, pero con la particularidad de llamarse «Child’s Play» y de intentar con la continuidad inusitada de exprimir hasta el último jugo de rememorar las viejas épocas del terror y emularlas nuevamente. Ya la onda vintage de revolver el pasado en las películas no estaría funcionando, o si…

El rol más importante quizás, es el del humor y la realidad del asunto, ya que el muñeco entrañable cobra vida por fallos técnicos de su tecnología motriz y cognitiva, sin la necesidad de contar con hechos paranormales o religiosos. Estos dos puntos, son quizás lo más fuerte del film, que con una violencia algo PG-13 no termina de conectar con la intención, y parece meramente una versión remasticada de una de las mejores obras del terror.
El nivel de sátira y bizarreada en las muertes ayuda a que el film sea más entretenido y la emblemática voz de Mark Hamill dándole vida a Chucky.
Gabriel Bateman en su papel como Andy cumple con su cometido, y caemos en la cuenta del rol sarcástico de llamarlo como el dueño de Woody de Toy Story, le da el toque a la ocasión.
En sus tintes tan retorcidos, «Child’s Play» no se presenta como la opción obvia a una remake, agregándole tonalidades más personales, originales y adecuadas a la época, aunque le falten algunos detalles para poder sobresalir de la manera esperada, sobre todo teniendo en cuenta como usaron de marketing que saliera, la ya mencionada, Toy Story 4 al mismo tiempo que este film.
A los fans más radicales y acérrimos de la saga, dudo que este reboot los termine de enganchar, pero a los demás que quieran divertirse un rato y no teman a la inversión que es ir al cine hoy en día, puede que la pasen mucho mejor de lo que creen.

Puntaje: 6,5/10

Annabelle III: no hacía falta que volviera a casa

Admito que en un momento me mareé, sobre todo teniendo en cuenta el rol de Patrick Wilson en la saga de «Insidious / La Noche Del Demonio», pero bueno, desde que se creó este universo cinematográfico (y van…) de terror con «The Conjuring», en los que el ya mencionado Wilson y Vera Farmiga toman la piel de Ed y Lorraine Warren (N del Ed: que en paz descanse, se dedicó esta película a su memoria), dos demonólogos y exorcistas en la vida real, que sus historias inspiraron estas películas. Habiendo dado esta introducción, tuvimos la chance de ver la tercera entrega de Annabelle, llamada «Annabelle III: Annabelle Comes Home», que queremos creer que es la última de la muñeca demoníaca.

Annabelle-Comes-Home-R-Rated-Reasons

Primero y principal, no entiendo el por qué de la elección de que sea apta para mayores de 18 años. Una incógnita que realmente me sorprende, ya que después de ver el film, el cual ya de por sí es el más flojo de la saga, nos damos cuenta que no pasó prácticamente nada. Esto no se entiende ahora, así que les recomiendo que lean más abajo.

Annabelle-Comes-Home-header

Centrada explícitamente luego del final de la segunda entrega, los Warren deciden alojar al espíritu de Annabelle en su casa, en donde hace su aparición McKenna Grace, quien hace de Judy, la hija del matrimonio. Teniendo el don de su madre de ver cosas del más allá, la pequeña se convierte en protagonista rápidamente.
Con la excusa de un viaje, Judy queda bajo el cuidado de Mary Ellen, encarnada por Madison Iseman, que junto a su amiga Daniela (Katie Sarife), una joven traumada que se culpa por la muerte de su padre, cuidan a la niña.
Y ahí pasa lo clásico de siempre. Daniela queriendo contactarse con su papá fallecido, irrumpe en la habitación de los Warren LLENA de aparatos demoníacos, espíritus, maldiciones y etc, y desata la maldad de Annabelle, que despierta a varios de sus compañeros de habitación. Si, si se acuerdan de la peculiar escena de «The Cabin In The Woods» en la que bajan al sótano y prácticamente eligen su muerte, es exactamente así.
Por eso, en la casa, comienza a haber avistamientos de casos de los Warren que sirven como buenos easters eggs, mucha maldad dando vueltas,screamers que a esta altura ya no asustan a nadie, casi nada de sangre que al final son ilusiones y listo, a contener el mal nomás con los poderes de Judy y a dejar a Annabelle nuevamente en su cajita que claramente dice NO ABRAN ESTA PUERTA, pero se abrió igual.
¿Así o más claro?
La tercera parte de Annabelle deja muchísimo gusto a poco, siendo solo la primera entrega la única que realmente vale la pena. Veremos como seguirá este «universo».

Pesadilla Al Amanecer: Rusia haciendo lo que Estados Unidos… hace

«Quiet Comes The Dawn», y la premisa del cine de terror europeo intentando destronar lo hecho este año por el país norteamericano que tanto nos tiene acostumbrados a liderar las salas de cine del globo.

5c5ae8785f830197b93ad9235

Viniendo de un país como Rusia, la historia del género de ese país viene muy bien secundada por films como «Viy» (1967), «Las Difuntas Hijas» (2007) o «Phobos» (2010), y en el caso de «Pesadilla Al Amanecer», tenemos un estilo norteamericano, pero con fuerza y trama europea, destinado a públicos masivos y sin tanta vuelta de tuerca en el guión, con sustos bien introducidos y algún que otro momento de incomodidad digno del terror psicológico.

Pavel Sidorov, su director, se encargó de darle justamente este tipo de matices, y teniendo a Aleksandra Drozdova y Oksana Akinshina como protagonistas para dar vida a esta nueva intromisión del costado más enfermizo del cine contemporáneo.

La trama tiene reminiscencias a Stephen King, con la alegoría de sueños lúcidos colectivos que inducen a retorcidos cambios de personalidad que llevan a desesperadas medidas, pero la realidad, es que la trama se vuelve incoherente, vacía, con buenos factores de susto pero sin potencia en la historia, lo que la vuelve insulsa e ilógica, dejando gusto a poco pudiendo haber tenido en cuenta el explotar más a los personajes y el rol del monstruo que nunca aparece.

Como intento cuenta, pero en lo demás… agua.