19° Festival de Cine Alemán: Una cita imperdible

Con la presencia del director Marcus Rosenmüller, responsable de “Trautmann”, la película que abre el 19° Festival de Cine Alemán, la muestra comenzará mañana y se extenderá hasta el próximo 18 de septiembre en las salas del Village Recoleta.

En la conferencia de prensa, además, estuvieron Maja Dimitroff, encargada de Asuntos Culturales de la Embajada Alemana; Simone Baumann, directora de German Films; Gustav Wilhem, también perteneciente a esa empresa; y Uwe Mohr, director del Instituto Goethe.

Destacado por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, durante esta semana se podrán conocer importantes títulos de la industria germana incluida “Never Look Away”, que fuera la representante ante los Oscars este año.

Rosenmüller habló sobre la vida de Bert Trautmann, arquero del Manchester City durante la década del ´50: “Lo que tratamos de hacer en este filme es hablar sobre el odio. Nací en la Baviera rural y nuestro primer acercamiento con SudAmérica fue con el fútbol. Maradona, Zico eran nuestros ídolos”.

“Trautmann” ha viajado a Suiza, Dinamarca, Francia, pero es la primera vez que lo hace junto a su realizador. Inclusive se llevó en Pekín el premio al Mejor Actor de Reparto, John Henshow, que fue el único intérprete en la mente del director cuando comenzó a gestar su obra.

Rosenmüller entrevistó al deportista durante un año y en esas notas basó su guión. A eso sumó investigación en museos de la guerra. Trautmann fue prisionero de guerra de Inglaterra, pero luego firmó contrato con el club y se quedó en el país. Allí fue cuando comenzaron las agresiones, no sólo de la prensa sino también de los hinchas. “El prejuicio siempre es más fuerte contra alguien que uno no conoce, pero cuando lo conocieron ya no se expresaban tan fuertemente”.

“Yo tampoco lo conocía, pero me di cuenta que era una historia espectacular. Podría profundizar en las cuestiones, en la culpa, en la elección que uno tiene, aunque Trautmann dice que él no tuvo opción al tener que participar del ejército nazi. Uno de los personajes es un rabino que pide que permitan que demuestre quién es a través de sus acciones”, cuenta Rosenmüller, “La escena de la matanza de un chico en el filme está basada en un fusilamiento de judíos que lo persiguió durante su vida. Fue en Ucrania y, por temor, no dijo nada. Uno tiene que agradecer vivir en una sociedad donde no te ponen en ese rol, de la pasividad por temor a perder la propia vida

“Soy un apasionado del cine. Necesito filmar. Al igual que los vinilos, el cine va a sobrevivir. El fútbol también es un fenómeno. Está en el recuerdo de la niñez e intenté recrear el fútbol cómo es en vivo, en una cancha”.

Antes de Rosenmüller, los cineastas que se habían acercado a Trautmann querían hablar de la fractura que sufrió en el cuello en la final del Campeonato de 1956, “pero lo que queríamos nosotros era distinto, y lo que más nos costó fue mostrar la parte futbolística”.

La película fue muy bien recibida en Alemania, tanto por el público como por la crítica, “aunque se dijo que era curso, y está bien porque yo también soy cursi”.

“Descubrí nuevos temas, movilizantes. Estamos en una época muy frágil, en la que hay que respetar la democracia, la Constitución”.

El protagonista, David Kross, se hizo famoso cuando protagonizó “La lectora” junto a Kate Winslet: “Leyó mucho ya que no pudo conocer a Trautmann, quien falleció en 2013. Trabajó sobre el acento de Bremen”.

 

Anuncios