Reviews: Entre trap y pop

Paulo Londra “Homerun” (2019) Warner Music Argentina
Género: Trap / Pop
Puntaje: 40/100

1

La primera conclusión después de escuchar la hora y monedas que dura “Homerun”, el primer disco de Paulo, la sensación del trap y de la música hispana, es que estamos ante una oportunidad desperdiciada. 18 canciones, es decir, TODOS los temas que sacó desde “Condenado Para El Millón” (2017), unidos en una recopilación que carece de coherencia y cohesión a la hora de unir canciones que funcionan como singles, pero en pos de un disco larga duración, aburren, desentonan y terminan mostrando una saturación y sobreutilización de recursos que hicieron famoso al artista cordobés. Si tomamos por separado a “Tal Vez”, “Adan Y Eva”, el ya mencionado “Condenado Para El Millón”, o “Dímelo”, tenemos grandes exponentes del “trap sano” del chico bueno del momento, pero lamentablemente, falla estrepitosamente en el intento. Esperemos que sus productores comiencen a pensar más en su carrera que en los billetes. ¿Qué iluso de mi parte, no?

Cazzu “Error ’93” (2019) Rimas Entertainment
Género: Trap / Reggaeton
Puntaje: 90/100

2

Si hablamos de Cazzu, hablamos de pensar cada paso con meticulosidad y de rodearse de artistas y de personas que se centran en la música y en intentar pegarla de la manera correcta. Comenzando con “Visto A Las 00:00”, manejando climas con un trap más melancólico y “emo”, como clama la jujeña, para comenzar uno de los mejores discos de trap del momento, con la mayor exponente del género. “Mucha Data” trae consigo un lado más directo, superado y que muestra la pequeña falla del álbum, que es que se repite el ritmo de base en casi todas las canciones, pero por suerte, Cazzu hace estragos con cada uno de los tracks. “Rally”, “Penas Y Problemas”, “Mentiste”, “Al Revés” y “Ya No Quiero”, van jugando con estos dos lados de la cantante, de manera introspectiva con estribillos pegadizos y reflejos de saber cuándo y dónde enfocar el verdadero talento de Cazzu. Dejando “Fuego” como una suerte de interludio, para dar lugar a los hits del disco: “Nada” junto a Lyanno, Rauw Alejandro y Dalex, y “La Clase” con #ModoDiablo, es decir, Duki, Neo Pistea e YSY A. Gran trabajo de años para una propuesta que todavía tiene muchísimo para dar.

The Japanese House “Good At Falling” (2019) Dirty Hit
Género: Experimental / Pop / Lo-fi / Indie
Puntaje: 80/100

3

Enfrentarse a un disco de The Japanese House es tener en cuenta que en algún momento, va a caer una inmensidad de emociones esporádicas causadas por los magistrales sonidos que emanan de esta banda que disco a disco se autosuperan constantemente buscando nuevos sonidos y nuevas personalidades que quedan perfectamente a tono con el mensaje que quieren dar. “Good At Falling” explora todos los límites del grupo sin miedos, tapujos o techos, y si los llega a haber, derribarlos es la única opción viable. Nombrar una canción es hacerle caso omiso a la simpleza hermosa que envuelven a las demás canciones. De lo más recomendable del año.

Lisboa “Portal” (2019) Paper Heart Discos
Género: Indie Rock
Puntaje: 85/100

4

“Películas”, “Rayo”, “Paredón”, “Tobogán”, “A Faltas” y “LWF” son las 6 canciones que componen el primer material de Lisboa, una banda que en su calma y catarsis, centran una elasticidad natural para hacer bellas canciones con reminiscencias a Mi Amigo Invencible o Un Planeta, pero dándole una vuelta de tuerca personal a base de sintetizadores, elementos pop bailables, muy buenos estribillos y letras personales que tranquilamente se pueden sentir a flor de piel. Gran trabajo para una banda que de a poco se alzará como uno de los referentes de la nueva oleada de agrupaciones indie rock nacional.

Annabelle III: no hacía falta que volviera a casa

Admito que en un momento me mareé, sobre todo teniendo en cuenta el rol de Patrick Wilson en la saga de “Insidious / La Noche Del Demonio”, pero bueno, desde que se creó este universo cinematográfico (y van…) de terror con “The Conjuring”, en los que el ya mencionado Wilson y Vera Farmiga toman la piel de Ed y Lorraine Warren (N del Ed: que en paz descanse, se dedicó esta película a su memoria), dos demonólogos y exorcistas en la vida real, que sus historias inspiraron estas películas. Habiendo dado esta introducción, tuvimos la chance de ver la tercera entrega de Annabelle, llamada “Annabelle III: Annabelle Comes Home”, que queremos creer que es la última de la muñeca demoníaca.

Annabelle-Comes-Home-R-Rated-Reasons

Primero y principal, no entiendo el por qué de la elección de que sea apta para mayores de 18 años. Una incógnita que realmente me sorprende, ya que después de ver el film, el cual ya de por sí es el más flojo de la saga, nos damos cuenta que no pasó prácticamente nada. Esto no se entiende ahora, así que les recomiendo que lean más abajo.

Annabelle-Comes-Home-header

Centrada explícitamente luego del final de la segunda entrega, los Warren deciden alojar al espíritu de Annabelle en su casa, en donde hace su aparición McKenna Grace, quien hace de Judy, la hija del matrimonio. Teniendo el don de su madre de ver cosas del más allá, la pequeña se convierte en protagonista rápidamente.
Con la excusa de un viaje, Judy queda bajo el cuidado de Mary Ellen, encarnada por Madison Iseman, que junto a su amiga Daniela (Katie Sarife), una joven traumada que se culpa por la muerte de su padre, cuidan a la niña.
Y ahí pasa lo clásico de siempre. Daniela queriendo contactarse con su papá fallecido, irrumpe en la habitación de los Warren LLENA de aparatos demoníacos, espíritus, maldiciones y etc, y desata la maldad de Annabelle, que despierta a varios de sus compañeros de habitación. Si, si se acuerdan de la peculiar escena de “The Cabin In The Woods” en la que bajan al sótano y prácticamente eligen su muerte, es exactamente así.
Por eso, en la casa, comienza a haber avistamientos de casos de los Warren que sirven como buenos easters eggs, mucha maldad dando vueltas,screamers que a esta altura ya no asustan a nadie, casi nada de sangre que al final son ilusiones y listo, a contener el mal nomás con los poderes de Judy y a dejar a Annabelle nuevamente en su cajita que claramente dice NO ABRAN ESTA PUERTA, pero se abrió igual.
¿Así o más claro?
La tercera parte de Annabelle deja muchísimo gusto a poco, siendo solo la primera entrega la única que realmente vale la pena. Veremos como seguirá este “universo”.