SHOWS: Neo Pistea en Groove

El pasado sábado 18 de mayo, el trap argentino se vería vestido de gala nuevamente para la ocasión. Y la ocasión justamente sería la presentación oficial de “Tumbando El Club”, aquella gema del género que en 2016 Neo Pistea, Mike Southside, Coqeein Montana y C.R.O. darían a conocer. Y así sería, en la que el chico Tony comenzaría con su show más grande en “solitario” hasta ahora. Notesen las comillas por todo lo que pasó… Esto es lo que sucedió en Palermo…

NEOPISTEA

Luego de las presentaciones de Cumbia Trap, OSX Mob y Lucho SSJ & Dani Ribba, como actos secundarios pero no por eso menos importantes, Neo Pistea se subiría al escenario para dar rienda suelta de, prácticamente, todas las canciones en su haber hasta ahora, junto a muchísimos invitados. Tirando temazos como “Otra Botella”, “Messi”, “Medusa”, “Makina De Armado”, “Ponte Pa Mi” o “Rivotril”, e incluso darse el enorme gusto de tocar con banda incluida, mediante un tecladista, baterista y guitarrista que dieron un show más encaminado al crossover e incluso aires del metal alternativo con voces trap y melodías pegadizas.
También los #ModoDiablo dieron el presente, en los que Duki, Neo, YSY A y C.R.O. se mandaron con “Xanax”, “QUAVO” y “Guapo”, entre otros, a lo mismo que un tema nuevo pronto a lanzarse junto a Dante Spinetta.
El final iba a ser obviamente con “Tumbando El Club”, en su versión remix, junto a sus hermanos Lucho SSJ, Marcianos Crew, los ya mencionados Duki, YSY A y C.R.O., Cazzu, Obie Wanshot y Coqeein Montana, con la particularidad de la ausencia de Khea. Todos, o la mayoría, los exponentes del estilo del momento estuvieron acorde a la situación y dieron un show enorme, en el que Neo Pistea se vio como protagonista.
Hasta acá, pareciera una velada increíble, pero debo aclarar que el público dejó muchísimo que desear. Arriba del escenario se sentía el aroma y las ansias de fiesta, mientras que debajo, unas pocas decenas de personas vibraban ante las canciones de la manera que siempre se estuvo acostumbrado. Con un mar de celulares intentando captar cada momento en vez de vivirlo, la dicotomía en su máxima expresión entre realmente disfrutar o sacar la camarita todo el tiempo, deja un gusto algo amargo, en el que, justamente, el trap, género y estilo más en tendencia, tenga tanta reproducción y mucha red social, pero en su público, falta sangre.