Reviews: Demon Hunter, I Prevail, Whitechapel y Lotus Eater

Demon Hunter «War» & «Peace» (2019) Solid State Records

Género: Modern Metal

Puntaje: 50/100

En estos tiempos difíciles, que una banda como Demon Hunter se atreva a sacar un disco doble, es realmente un desafío, una apuesta y una actitud algo arriesgada, que de hecho, es muy notable. No es por hablar mal de Demon Hunter ni por asomo, en mi adolescencia los escuché muchísimo y son dueños de demasiados hitazos, oficiando como una versión norteamericana de Soilwork. Pero bueno, mucha introducción, vamos a lo que nos concierne. Ambos discos son conceptuales. Primero, tenemos a «War», que se presenta como cualquier otro disco del quinteto. A estas alturas, no se les puede pedir mucho, tienen una fórmula que funciona, que es accesible, a base de estrofas aguerridas y gritadas, con un leve dejo de pesadez orientado al groove, y estribillos pegadizos y aceptables, algún que otro breakdown, como el de «Close Enough» (estamos en 2019 muchachos, como para poner ese pre break…), locura thrash metal en «Ash», un acercamiento a Lamb Of God en los riffs en «No Place For You Here», y un aire de epicidad en «Lesser Gods». Digo epicidad por la composición algo heróica. Y es así, como «War» concluye, y es agradable, no muy rebuscado, como para pasar el rato. Por otro lado, está «Peace», que desde el vamos, muestra un costado más rockero, contrastando a su contraparte metalera, con composiciones más lentas y simil a baladas, oficiando como la vieja confiable de sacar un disco doble que contrasten y tengan conceptos opuestos. Bostezos aparte, realmente se hace muy difícil distar de los temas en «Peace», sonando casi todos iguales, con muy pocas variaciones y a la larga, se torna soporífero. Una lástima, la primera parte al menos hace pasar el rato. Demon Hunter, a tener en cuenta muchos factores para lo que se viene.

 

I Prevail «Trauma» (2019) Fearless Records

Género: Post Hardcore

Puntaje: 75/100

Si bien es su tercer disco de estudio, «Lifelines» (2016) fue el que los puso en el mapa, y dejando la vara bien alta para su sucesor. Y así llegó «Trauma». Con algunas atajadas sobre qué opción iba a tomar el grupo a la hora de su sonido, aparece la inicial «Bow Down» a puro breakdown y gritos, como para recordarnos de dónde vienen y a qué vienen, con riffs sincopados y algo grooveros oscilando entre las voces limpias, y que hacen que el disco arranque bien arriba. Pero de repente, «Paranoid» muestra un lado cuasi trap con arreglos a lo nuevo de The Browning, y baterías sincronizadas, dando una bocanada de aire fresco a nivel compositivo y mostrando las distintas facetas del grupo. Lo mismo pasa en «Every Time You Leave» junto a la solista Delaney Jane, con aires a lo Our Last Night, en pos de la canción y lo contemporáneo, y «Rise Above It», a puros remixes y toques electrónicos. De ahí, van intercalándose las canciones con ese nuevo estilo que va a lograr que I Prevail termine teniendo su sonido tan particular, con los temas más pesados a lo «Gasoline» o «Deadweight». Extraño pero, la verdad que algo previsible paso para una banda que se agiganta a cada paso. El truco les terminó saliendo bien.

Lotus Eater «Social Hazard» (2019) Hopeless Records

Género: Chaotic Hardcore / Downtempo

Puntaje: 82/100

En solo 15 minutos, Lotus Eater entrega un frenesí regurgitante de 7 temas disonantes, densos, pesados, intrincados, sincopados, por momentos inentendibles, a puro breakdown, bronca, desidia y odio, generando temas sentidos a flor de piel con un sonido muy moderno y poderoso. Luego de una intro enloquecida en «Thug», «Yuck» arranca a rienda suelta con un downtempo hardcorizado que pondría nervioso a más de uno. Tremendamente visceral. Lotus Eater lo volvió a hacer. EP breve. Review aún más breve. A hacer mosh con los muebles.

Whitechapel «The Valley» (2019) Metal Blade Records

Género: Death Metal / Modern Metal

Puntaje: 88/100

Voy a defender a Whitechapel hasta el día de mi muerte. Los que dicen que se vendieron y etc, realmente deberían parar la oreja y quitarse los prejuicios de encima. Disco a disco, esta banda se encargó de crecer de la manera que ellos quisieron, en todo momento. Comencemos por este «The Valley», en el que su cantante Phil Bozeman, dejó de enfocar sus letras en fantasía explícita y gore, para hablar de cosas personales. Arranca «When A Demon Defiles A Witch», con una potencia avasalladora e imparable, mezclando el death metal más virulento y rápido, con voces limpias enormemente logradas, climas y bajadas de cambio que solo anticipan más y más sangre por parte de las guitarras, la batería, el bajo y la envidiable voz del ya nombrado Phil. Su rango lírico no para de sorprender, entre guturales del inframundo y voces cristalinas. «Forgiveness Is A Weakness» podría haber estado tranquilamente en «Our Endless War», a lo mismo que «Brimstone», con riffs aplastanucas que suenan como serruchos. Mientras que «Hickory Creek» se adentra en el costado más oscuro desde las letras, con un corte a lo balada como si fueran Metallica en el «Black Album» con un laburo de guitarras increíble. Rápidamente aparece «Black Bear» a plena guitarra limpia, para dar paso a un estilo cercano al djent, cada vez más pesado. Lo mismo sucede en «We Are One», con «The Other Side» sonando más fuerte y rudimentario, cercano al thrash. «Third Depth» hace lo suyo, intercalando voces y ritmos como si fuese un tema post metal y tintes doom, recordándome por momentos al trabajo de Tool. Luego «Lovelace» vuelve al death metal hecho y derecho, dejando para el final a «Doom Woods», para concluir con el mejor disco de la W desde «A New Era Of Corruption» (2010). Si, lo dije.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s